image

Sorpresa en la comunidad científica por el gran número de depresiones provocadas por la pandemia

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Recientes estudios publicados muestran que los efectos psicológicos producidos por la pandemia del coronavirus son más intensos que en otros episodios traumáticos semejantes. Según un estudio recogido por npr.org, casi una cuarta parte de las personas en Estados Unidos experimenta síntomas de depresión. Eso es casi tres veces el número de antes de que comenzara la pandemia de COVID-19. Y aquellos con ingresos más bajos, ahorros más pequeños y personas gravemente afectadas por la pandemia, ya sea por la pérdida del trabajo, por ejemplo, o por la muerte de un ser querido, tienen más probabilidades de soportar la carga de estos síntomas. 

Cuando una población experimenta algo traumático, como una pandemia o un desastre natural, los investigadores generalmente esperan un aumento de las enfermedades mentales en las semanas y meses posteriores al evento. 

Pero el costo de salud mental de la pandemia de coronavirus parece ser mucho mayor que los traumas masivos anteriores, dice Catherine Ettman, estudiante de doctorado en salud pública en la Universidad de Brown y autora del estudio, que fue publicado en la edición actual de American Medical.  

"Nos sorprendieron los altos niveles de depresión", dice Ettman. "Estas tasas fueron más altas que las que hemos visto en la población general después de otros traumas a gran escala como el 11 de septiembre, el huracán Katrina y los disturbios en Hong Kong". 

"Creo que refleja tanto la naturaleza generalizada de este trauma en particular como el hecho de que existen múltiples traumas", dice el Dr. Sandro Galea, epidemiólogo y decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston. Galea fue coautora del nuevo estudio con Ettman. 

Los traumas relacionados con la pandemia han incluido la ansiedad y el miedo continuo de contraer la enfermedad, y el dolor por la enfermedad o la pérdida de seres queridos, así como las consecuencias económicas. 

"No es uno de estos tipos de cosas de que 'nos golpean y se acabó'. Eso es, psicológicamente hablando, de lo más fácil de recuperarse", dice George Everly , psicólogo de la Universidad Johns Hopkins, que no participó en la investigación. Una vez que termina un desastre en particular, dice, las personas a menudo pueden comenzar a reconstruir sus vidas y recuperar un sentido de normalidad. 

'Si los árboles pueden seguir bailando, yo también': un poema comunitario para hacer frente a la crisis 

Pero con los casos de COVID-19 aún aumentando en todas las partes del mundo, el curso de la pandemia es aún incierto, lo que provoca un constante estrés, sin saber lo que esperar, dice. Y eso dificulta que las personas se recuperen emocionalmente. 

"Lo más difícil de recuperar es esperar a que caiga ese ... segundo zapato", dice Everly. "Nunca se sabe cuándo va a caer". 

Galea señala un par de estudios recientes que también han documentado el costo emocional de la pandemia. Un estudio publicado en JAMA en junio encontró niveles elevados de angustia psicológica y soledad entre los adultos en los primeros meses de la pandemia. Y en otro estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, publicado a mediados de agosto, un número significativo de estadounidenses informó haber experimentado síntomas de salud mental durante la pandemia, como depresión, ansiedad, abuso de sustancias y pensamientos suicidas. 

"Me parece que la ciencia está convergiendo, que esto es exactamente lo que está sucediendo en la población", dice Galea. 

Además, algunas de las medidas de salud pública necesarias para mantenernos a salvo del virus han eliminado nuestras formas más efectivas de amortiguar el estrés, dice Everly: la conexión social dentro de una comunidad. 

"En prácticamente todos los desastres a gran escala que estudié, hay una sensación de resiliencia humana: las personas se unen", dice. "El apoyo interpersonal es el mejor predictor de la resiliencia humana. Este desastre socava nuestro factor protector más importante". 

Al igual que los otros efectos de la pandemia (sanitarios y económicos), los efectos sobre la salud mental están siendo soportados de forma desproporcionada por personas que empezaron con menos apoyos sociales y recursos económicos, según el estudio. 

"Las personas con ingresos más bajos tenían el doble de probabilidades de tener depresión", dice Ettman, "y entre las personas dentro del mismo grupo de ingresos, [aquellos] que tenían menos ahorros tenían 1,5 veces más probabilidades de tener depresión". 

Aquellos que habían perdido un trabajo o habían experimentado la muerte de un ser querido tenían un riesgo significativamente mayor de tener síntomas de depresión. 

Ese efecto desproporcionado, dice Galea, "agrava los problemas existentes y corre el riesgo de crear más divisiones entre los que tienen y los que no tienen salud". 

Esto se debe a que la depresión y otras enfermedades mentales ponen a las personas en riesgo de una serie de problemas de salud física, que a su vez afectan su capacidad para trabajar y mantener sus conexiones sociales. "Una mala salud mental está en el corazón de la mala salud", dice Galea. "En términos más generales, está en el corazón de una función económica deficiente, una función social deficiente". 

"La segunda pandemia, sugeriría, no solo se avecina, sino que está aquí", dice Everly. "Creo que se intensificará porque ... habrá un efecto dominó. Una vez que recibamos un tratamiento y una vacuna, es ingenuo creer que las consecuencias para la salud mental desaparecerán de la noche a la mañana". 

 

 Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+