image

El mercado de valores está ignorando el riesgo de una doble caída en la economía

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El double-dip no es el nombre de un baile. Es la tendencia tradicional de la economía estadounidense a recaer en recesión después de una recuperación temporal. A lo largo de los años, ha sucedido con mucha frecuencia. A pesar de las recientes subidas en los mercados financieros, que actualmente están descontando el nirvana de una recuperación ininterrumpida en forma de V, existe un caso convincente para otra doble caída después del devastador impacto del COVID-19.

La desalentadora historia del ciclo económico de Estados Unidos advierte contra la complacencia. Se han producido dobles caídas, definidas simplemente como una disminución del producto interior bruto real trimestral tras un repunte temporal, en ocho de las 11 recesiones desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Las únicas excepciones fueron las recesiones de 1953-54, la breve contracción de 1980 y la leve recesión de 1990-91. Todos los demás contenían caídas dobles, y dos presentaban caídas triples: dos salidas en falso seguidas de recaídas.

Imagen

- Debilidad persistente

El doble retroceso, por supuesto, no surge de la nada. Refleja la combinación de una vulnerabilidad persistente en la economía subyacente y las réplicas del golpe recesivo inicial.

Es poco probable que los temores de los consumidores, y su impacto en los servicios sensibles a una pandemia, disminuyan en un clima así y podrían intensificarse si llega una nueva ola.

Como regla general, cuanto más grave es la recesión, mayor es el daño, mayor es la curación y mayor es la probabilidad de una doble caída. Ese fue el caso de las fuertes recesiones de 1957-58, 1973-75 y 1981-82, así como de la gran contracción que acompañó a la crisis financiera mundial de 2008-09.

La recesión actual es un escenario clásico para una doble caída. La vulnerabilidad persistente está presente después de la caída anualizada del 32,9% en el segundo trimestre de 2020, con mucho, la caída trimestral más pronunciada registrada. Dañada como nunca por el bloqueo sin precedentes para combatir el brote inicial de COVID-19, la economía apenas ha comenzado a recuperarse.

Un fuerte repunte en el trimestre actual es simple aritmética, y está virtualmente garantizado por la reapertura parcial de negocios cerrados. Pero, ¿se mantendrá o habrá una recaída?

Los mercados financieros no están preocupados lo más mínimo por una recaída, debido en gran parte a una flexibilización monetaria sin precedentes, que ha evocado la máxima consagrada: "no luches contra la Fed". La comodidad adicional proviene de un alivio fiscal igualmente sin precedentes destinado a mitigar el impacto relacionado con la pandemia para las empresas y los hogares.

- No es la Fed, es el virus

Esto podría ser una ilusión. El problema básico es el virus, no la necesidad de inyecciones de liquidez inducidas por la Fed o el apoyo temporal de un paquete fiscal. Las medidas monetarias y fiscales pueden mitigar las dificultades de los mercados financieros, pero poco o nada pueden hacer para resolver los problemas subyacentes de seguridad sanitaria que pesan sobre la economía real.

Con Estados Unidos que sigue en las garras de la pandemia, los argumentos a favor de la recuperación sostenible parecen endebles. Si bien los repuntes en la producción y el empleo subrayan un progreso significativo en el lado de la oferta de la economía, estos avances están lejos de ser completos.

Hasta julio, el empleo no agrícola había recuperado solo el 42% de lo perdido en febrero y marzo, y la tasa de desempleo, del 10,2%, sigue siendo casi el triple del nivel anterior al COVID del 3,5%. Asimismo, la producción industrial en julio se mantuvo un 8% por debajo de su máximo de febrero.

La curación ha sido aún más tentativa por el lado de la demanda. Ese es especialmente el caso de los componentes clave del consumo discrecional, en particular, las compras minoristas, así como el gasto en restaurantes, viajes y ocio. La participación plena en estas actividades —todas las cuales implican contacto humano cara a cara— implica riesgos para la salud que la mayoría de la población no está dispuesta a asumir, especialmente debido a las elevadas infecciones, la falta de terapias sólidas y la ausencia de una vacuna.

Para poner el impacto de la pandemia en perspectiva, considere que el transporte, el entretenimiento, los restaurantes y el alojamiento, los segmentos de la demanda de los consumidores más sensibles al COVID, representaron el 21% del gasto total de los hogares en servicios en el primer trimestre de 2020, antes de que la pandemia impactara con la mayor fuerza. El gasto combinado en estas categorías se desplomó a una tasa anual del 86% en términos reales (ajustados a la inflación) en el segundo trimestre.

Los datos mensuales hasta junio subrayan los vientos en contra persistentes en estos importantes segmentos de consumo discrecional. Si bien el gasto combinado de los consumidores en bienes duraderos y no duraderos se recuperó hasta un 4,6% por encima de los niveles anteriores a la pandemia (en términos reales), el gasto de los hogares en el total de servicios, con mucho, el componente más grande del consumo total, solo ha recuperado el 43% de su bloqueo inducido. pérdidas.

- Recuperación asincrónica

A fin de cuentas, esto apunta a lo que se puede llamar una normalización asincrónica: una recuperación parcial que está obteniendo mayor apoyo del lado de la oferta que del lado de la demanda.

Esto no está sucediendo solo en Estados Unidos. Resultados similares son evidentes en otras economías, incluso China, cuyo sistema dirigido por el estado es mucho más efectivo en el mando y control del lado de la oferta que en influir en las normas de comportamiento que configuran el consumo familiar sensible a la pandemia del lado de la demanda.

Pero la normalización asincrónica de la economía estadounidense es muy diferente en un aspecto clave: el abismal fracaso de Estados Unidos para contener el virus no solo subraya los temores persistentes de infección, sino que también plantea la clara posibilidad de una nueva ola de COVID-19.

Si bien ha habido una reducción en la incidencia de nuevos casos durante el último mes, el recuento diario de infecciones de casi 48.000 en la semana que finalizó el 20 de agosto es más del doble del ritmo registrado en mayo y junio.

Junto con una tasa de mortalidad que ha promediado un poco más de 1,000 por día desde fines de julio, y que se prevé que se mantenga en ese nivel durante el resto del año, este ritmo elevado de infección adquiere una importancia aún mayor como predictor de lo que se avecina.

Es poco probable que los temores de los consumidores, y su impacto en los servicios sensibles a una pandemia, disminuyan en un clima así y podrían intensificarse si llega una nueva ola.

Ahí radica el caso de una doble caída. La normalización parcial y asincrónica tras la peor conmoción económica registrada indica una vulnerabilidad persistente en la economía estadounidense. Y el hecho de no contener el virus subraya la clara posibilidad de que se produzcan réplicas. Esta es precisamente la combinación que ha dado lugar a anteriores dobles caídas.

Sin embargo, los mercados financieros están casados con la narrativa de una recuperación clásica en forma de V. La historia sugiere un resultado muy diferente.

Stephen S. Roach

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+