image

¿Qué tipo de inversor es usted? Narrador, estadístico…

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Adam. M. Grossman es un brillante analista financiero estadounidense, que recientemente publicó parte de un amplio estudio en el que identificaba las distintas mentes de un inversor, y los distintos enfoques a la hora de invertir. Realmente consideramos muy acertadas las categorías de Grossman, y por ello vamos a publicar una serie de artículos en las próximas semanas, en la que las comentaremos. El objetivo de estos artículos serán que el inversor, tanto particulares como profesionales, se conozca de una manera más honesta, se catalogue, y que tenga la posibilidad de valorar si sus perfiles o sus formas de invertir tienen que corregirse o potenciarse.

Hoy les hablaremos de los estilos de inversión, y concretamente del estilo “narrador” y “el estadístico”. Mañana comentaremos “el pistolero”, “el filósofo” y el pragmático”. Veamos entonces:

-El narrador. Un narrador no es un narrador cualquiera. Según el diccionario Merriam-Webster, un narrador es "una persona que sobresale en contar anécdotas". Eso es exactamente lo peligroso de este enfoque de inversión. Aunque su evidencia puede ser anecdótica, los narradores realmente creen que están usando hechos para respaldar sus puntos de vista.

Suponga que un narrador intenta investigar una empresa de electrónica de consumo. Es posible que hable con alguien que trabaje para la empresa o que pruebe uno de sus productos. En ambos casos, el narrador está recopilando datos reales, pero son demasiado limitados para ser concluyentes. No obstante, esa información se puede entretejer en una historia que suene convincente.

De hecho, a los narradores les encanta invocar el concepto de “compre lo que sabe”, una idea popularizada por el veterano de Fidelity Investments, Peter Lynch. En la introducción a su libro  One Up on Wall Street , Lynch argumentó que los inversores individuales deberían comprar acciones de empresas que conocen y comprenden. "Si permanece medio alerta", escribió, "puede elegir a los artistas espectaculares directamente desde su lugar de trabajo o fuera del centro comercial del vecindario ...".

Continúa describiendo cómo descubrió varias acciones ganadoras, incluidas Taco Bell, Dunkin 'Donuts y Apple, utilizando precisamente ese método. Pero los narradores pasan por alto un hecho clave:  no es tan simple. Sí, Lynch recomendó que los inversores mantuvieran los ojos abiertos a nuevas ideas. Pero no se detuvo ahí. Lea el resto del libro de Lynch y verá rápidamente que las anécdotas fueron solo su punto de partida. Luego pasó a un análisis riguroso.

El resultado final: Lynch no logró sus asombrosos resultados simplemente merodeando por el centro comercial. Claro, ahí es donde recopiló muchas ideas. Pero luego pasó horas leyendo estados financieros y hablando con ejecutivos corporativos para aprender más.

2. El estadístico. Si la debilidad de los narradores es que pasan por alto la necesidad de datos fiables, los estadísticos van al extremo opuesto: nunca han conocido una hoja de cálculo que no les haya gustado.

A los estadísticos les encanta estudiar detenidamente los estados financieros de las empresas, incluidas las cifras de ventas, los márgenes de beneficio y más. Luego, construyen modelos para pronosticar hacia dónde podrían ir esas cifras en el futuro. Pídale a los estadísticos que le digan el r cuadrado de su último análisis de regresión y les alegrará el día.

El problema con este enfoque: si bien las matemáticas pueden ser impresionantes, las hojas de cálculo aún no pueden predecir el futuro. No pueden prever cosas que afectarán la economía en general, como una  pandemia. No pueden predecir cosas que podrían afectar a industrias específicas, como cambios tecnológicos,  guerras de precios o incluso  inundaciones. Y no pueden predecir cosas que podrían afectar a empresas específicas, incluida la  competencia y los desafíos regulatorios. Hablo por experiencia. Solía hacer este tipo de trabajo y aprendí la dura realidad de que los eventos mundiales pueden cambiar incluso el análisis más detallado.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+