image

El estrés es un mal consejero en los mercados

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

“Una pandemia global. Pérdidas masivas de trabajo. Escasez de productos de consumo. Brutalidad policial. Imágenes inquietantes de disturbios violentos yuxtapuestos contra la desobediencia civil pacífica. 2020 ha sido una cosa y otra, y decir que ha creado mucho estrés para muchas personas sería quedarse corto”, así comenzaba Institutional Investor un interesante artículo sobre el estrés que ha provocado este “histórico año”, y esta vez el calificativo está más que merecido, en la población mundial, y concretamente entre los inversores.

Pero como afirman estos analistas: “A pesar de estos factores, la vida continúa”.

Es cierto, la vida continúa. Aún se deben tomar decisiones, grandes y pequeñas, significativas o triviales. Desafortunadamente, no somos los mejores en tomar decisiones complejas en el mejor de los casos. Y el estrés solo lo empeora.

La investigación psicológica ha señalado algunas causas potenciales. Algunas investigaciones han demostrado que los niveles elevados de estrés hacen que nuestra atención se reduzca. Los humanos ya tienden a centrarse en características a menudo irrelevantes, pero fácilmente accesibles, al tomar decisiones. Factores como el sesgo de familiaridad y el efecto reciente hacen que los inversores institucionales sobreponderen las acciones de las empresas locales, hábitos que dan como resultado una rentabilidad más baja.

Cuando todos los titulares son malos, y nos sentimos abrumados, adoptamos un modo más simple de procesamiento de información, confiando aún más en esa información superficial para tomar decisiones. La venta de pánico en la parte inferior solo porque todo está en rojo puede aliviar nuestro estrés agudo, pero es poco probable que sea una gran decisión de inversión.

Otra investigación ha demostrado que cuanto más estrés sienten las personas, más inclinados están a ver patrones que no existen. Los investigadores de la Universidad de Texas formaron dos grupos de estudiantes de pregrado: a un grupo se le asignó una tarea simple y al otro una tarea imposible y frustrante. Cuando se les presentó el experimento real, que tenía la intención de medir su capacidad para reconocer patrones, los estudiantes estresados informaron haber visto más imágenes que no existían en imágenes digitales y seleccionaron consistentemente ciertas acciones en función de lo que en realidad eran datos aleatorios no correlacionados.

Una y otra vez, el grupo que sintió más estrés afirmó ver imágenes donde no las había y encontró patrones de existencias que realmente no existían. No es terriblemente difícil ver cómo esto podría impedir las decisiones de inversión del mundo real.

Sin embargo, luchar por permanecer racional ante el estrés no es simplemente una prueba de voluntad. Existen mecanismos fisiológicos reales en el trabajo cuando estamos muy estresados que afectan nuestra capacidad de tomar decisiones racionales y claras.

Los estresores agudos provocan que nuestras glándulas liberen niveles elevados de la hormona cortisol en nuestro sistema circulatorio como parte de la llamada respuesta de "lucha o huida". Parte de este proceso también reduce la actividad en nuestra corteza prefrontal, donde ocurre el pensamiento, mientras que la adrenalina eleva simultáneamente la actividad fisiológica básica, como aumentar nuestro ritmo cardíaco y la respiración. Nuestro cuerpo está siendo preparado para una decisión binaria pero crítica: atacar la amenaza o huir de ella. Estos mecanismos ayudan con ese trabajo simplista.

Pero la investigación muestra que las personas con niveles elevados de cortisol toman decisiones más arriesgadas, y peores, cuando se enfrentan a problemas más complejos. Un estudio administró esteroides orales a los sujetos de prueba, mientras que el grupo control recibió un placebo. Luego se les pidió a los sujetos que seleccionaran entre varias apuestas diferentes. Aquellos individuos que habían ingerido la tableta de hidrocortisona constantemente hicieron las apuestas más riesgosas y peores.

El cortisol puede dispararnos cuando decidimos rápidamente defendernos o huir de una amenaza física, pero es altamente contraproducente cuando se trata de sopesar rápidamente las probabilidades complejas.

Incluso algo tan aparentemente inocuo como estar un poco cansado o hambriento puede afectar nuestro juicio. Otro estudio interesante investigó los factores que afectan las decisiones de los jueces de libertad condicional. Si bien los autores esperaban que variables como los hechos del caso, la gravedad del delito y los precedentes anteriores impulsaran la toma de decisiones judiciales imparciales, se consternaron al descubrir que el factor más altamente correlacionado con la decisión era la hora del día. En la mañana, temprano en la tarde, y después de un descanso al final del día, los condicional recibieron una sentencia favorable alrededor del 65 por ciento del tiempo. Sin embargo, aproximadamente una hora antes del almuerzo y antes del descanso de la tarde, el porcentaje de prisioneros a los que se les concedió la libertad condicional cayó precipitadamente a cero.

Los jueces cansados y hambrientos simplemente no tenían la resistencia mental necesaria para deliberar racionalmente, por lo que tomaron la decisión más eficiente energéticamente posible: no a todo. Nuevamente, no es terriblemente difícil concebir cuáles serían los paralelos de inversión.

Anhelamos certeza y usamos atajos mentales al tomar decisiones. El estrés aumenta nuestra dependencia de estas heurísticas y nos hace más propensos a patrones de proyecto que no existen, lo que a su vez nos hace más confiados de lo que normalmente estamos. Y las respuestas biológicas a estos estresores nos impulsan a tomar decisiones más extremas precisamente cuando debemos ser más circunspectos.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+