image

¿Estamos en la madre de todas las burbujas?

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Muchos analistas y economistas están genuinamente preocupados por si las acciones de Wall Street están en un periodo de burbuja al estilo de la punto com o la que precedió a la Gran Crisis Financiera de 2008. A pesar del terrible panorama económico, el mercado de valores de Estados Unidos cuenta una historia totalmente diferente. El S&P 500 ha bajado solo un 8% por ciento desde los máximos. Eso significa que está al mismo nivel que en diciembre de 2019. ¿Cómo es eso posible?

La relación precio/beneficios (PER) que dice que el precio de una acción debe estar relacionado de alguna manera con las ganancias de una empresa, ha sido uno de los principales criterios de los inversores para valorar las acciones desde los días de Benjamin Graham. ¿Cuándo descubrirá el mercado que las ganancias en el S&P 500 han caído en picado en el primer y segundo trimestre?

Quizás ya lo haya hecho. Según los analistas de Goldman Sachs, a finales de abril, solo cinco empresas (Microsoft, Apple, Amazon, Alphabet y Facebook) subieron alrededor del 10 por ciento, pero el resto del índice bursátil S&P 500 bajó un 13 por ciento. El rendimiento superior de estas compañías ha enmascarado el verdadero dolor en el mercado, y eventualmente los vientos en contra macro también los alcanzarán.

Hay otros factores que hacen que los precios de las acciones aumenten, mientras que una gran parte de la economía real, como las quiebras de las pequeñas empresas y el desempleo, continúa sufriendo. Desde la crisis financiera de 2008, los bancos centrales de todo el mundo han asumido enormes cantidades de deuda e inundado el mundo con dinero barato. Ese movimiento redujo las tasas de interés y creó burbujas de activos en acciones y bienes raíces.

Algunos observadores del mercado también piensan que la pandemia del COVID-19 se resolverá sustancialmente para fin de año, lo que significa que el colapso autoimpuesto en la actividad económica se recuperará rápidamente en una "forma de V". La falta de gasto que ocurrió durante el cierre global tiene un lado negativo: los ahorros de los hogares en los EE.UU. aumentaron al 33% en abril. Toda esa demanda acumulada podría crear un boom económico, si las condiciones son las correctas.

- El superciclo de la deuda

En este momento, la economía sigue funcionando debido al enorme estímulo fiscal y monetario que se aprobó en marzo y abril. Pero a menos que salga una cura total para el COVID-19 la próxima semana, es poco probable que los consumidores vuelvan a restaurantes, cines y todas las otras cosas en las que gastamos dinero mientras estamos cerca de otras personas (piense en los centros comerciales).

¿Qué puede hacer el gobierno para mantener los efectos indirectos de la baja demanda persistente? Una opción es continuar subsidiando a los trabajadores cuyos trabajos desaparecieron para siempre hasta que la economía se reajuste y cree empleos en nuevos sectores o industrias. Sin embargo, esa es una gran cantidad de préstamos del gobierno, y se suma a una pila de deudas ya enorme creada a raíz de la Gran Recesión.

El resultado será una aceleración del superciclo de la deuda, que es "el crecimiento de la deuda durante décadas desde niveles pequeños y fáciles de manejar, hasta un punto donde los mercados de bonos se rebelan y la deuda tiene que ser reestructurada o reducida, llevando a cabo un programa de austeridad para devolver la deuda a proporciones manejables, o nos enfrentaríamos una inflación significativa que reduce nuestra obligación de deuda en dólares reales, pero también disminuye el poder adquisitivo de todos los ahorros e ingresos actuales". Ninguna de estas opciones es muy deseable y, lo que es peor, es posible que no lleguemos a ese punto durante otra década, lo que dificulta que las personas planifiquen su estrategia ahora.

- Esta vez nunca es diferente

El argumento a favor de un superciclo de la deuda se basa en la idea de que los países jóvenes y dinámicos crecerán hasta que se vuelvan débiles y comiencen a flojear. Los gobiernos pedirán prestado dinero para ocultar su estancamiento económico hasta que no tengan más remedio que inflar sus deudas, creando burbujas de activos y destruyendo la riqueza. Como lo expresaron los economistas de Harvard Rogart y Reinhart en su documento (que más tarde se convirtió en un libro superventas) "Esta vez es diferente: una vista panorámica de ocho siglos de crisis financieras", esta vez nunca es diferente.

Pero el coronavirus fue llamado "novedoso" por una buena razón. Nada como esto ha sucedido antes en el mundo moderno. Jeremy Grantham, un administrador de activos con décadas de experiencia y que gestiona $ 60 mil millones, cree que este podría ser uno de esos momentos en que todo es diferente.

Grantham analiza el ahorro y la inversión a largo plazo. ¿Por cuánto tiempo, por ejemplo, podemos continuar haciendo crecer la economía mundial incluso en un miserable uno por ciento? No tanto como crees. Si los antiguos egipcios hubieran aumentado su población al uno por ciento durante 3.000 años, ahora habría más egipcios de los que podrían caber en la Tierra y Marte.

Esta perspectiva lo lleva a pensar que la forma en que hemos hecho las cosas durante al menos 150 años tendrá que cambiar radicalmente en los próximos 150 años. No se crearán nuevas tecnologías en torno a la extracción de recursos, se crearán alrededor de la reparación del daño que la primera revolución industrial causó al planeta. La captura de carbono, las energías renovables y la repoblación de la naturaleza serán las áreas de crecimiento del futuro, suponiendo que nuestra experiencia COVID-19 sea suficiente como una llamada de atención.

¿Qué puede hacer un inversor racional para protegerse?

Cualquiera que esté tratando de ahorrar e invertir dinero en este entorno tiene que acercarse al mundo con los ojos bien abiertos. Los riesgos son grandes: décadas de estancamiento económico por un lado, e hiperinflación por el otro. Pero las oportunidades también son grandes.

El primer paso es crear un plan que tenga en cuenta muchos escenarios diferentes y luego verificar esos planes a medida que haya nueva información disponible. Los inversores deben tener listos planes B y C si las cosas no van como se esperaba.

El segundo paso es mantenerse diversificado y disciplinado. La diversificación puede significar invertir en Green Tech y en activos tan diversos como bonos, metales preciosos, criptomonedas y bienes raíces. Ser disciplinado significa no perseguir las subidas extremas o vender todas las acciones durante los períodos de pánico en el mercado.

Finalmente, los inversores, los ahorradores y todos los humanos deben aceptar la responsabilidad de actuar por un futuro mejor. La era de "instálalo y olvídate" ha terminado.

Artículo completo.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+