image

Bancos y la fusiones que no llegan ¿Cuánto vale una poltrona?

por Moisés Romero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Meses y meses con la misma cantinela. Las fusiones bancarias son necesarias en el mundo. Sobran bancos, sucursales y empleados. La rentabilidad se ha ido por el desagüe. Desde las instituciones supranacionales se insta a las bodas bancarias. Ha habido alguna aventura velada, sin éxito ¿Y esto por qué? a Presidentes y altos ejecutivos bancarios, como sucedió en anteriores ocasiones, no será fácil echarlos de la poltrona, tan pegados a ellas como están. Demasiada dispersión localista, con los poderes políticos ejerciendo su influencia, cuyo desastre ya lo vimos con las cajas de ahorro españolas. No ha prosperado la llegada al altar de lo que algunos medios alemanes denominan dos cojos, el DeutscheBank con el Commerzbank. Habría sido interesante ver y examinar cuál pudo haber sido la fórmula elegida. O fusión o adquisición pura y dura", me dice el analista jefe de una importante gestora, que añade:

"Como se ha dicho en otras ocasiones, los balances bancarios son una caja negra. Si se levantara la alfombra se descubrirían un montón de cosas debajo. Estamos en un mundo diferente y los bancos deben retirar ya todas las alfombras de los balances y cavar los jardines sin olvidar ningún rincón..."

"En España, como en otras partes del mundo, la pérdida de rentabilidad es evidente y la que se proyecta es peor. El sector inmobiliario, según todos los expertos, reflejará en los próximos meses una fuerte desaceleración de las ventas y caída de los precios ¡Ya veremos! No podemos decir nunca jamás..."

"Con el reciente rebote de los bancos, en unos más que en otros, hay que insistir en que la Autoridad Europea habla alto y claro: con el período de transición en curso, los bancos deben acelerar y completar la implementación de sus modelos operativos objetivo posteriores al Brexit. Deben reservar y gestionar los productos de la UE dentro de la UE, sin crear una complejidad excesiva...O lo que es lo mismo, como pueden leer en el enlace oficial más abajo: los que no han hecho los deberes los tendrán que hacer y los que consideran que los han hecho no deben dormirse en los laureles. La competencia es fuerte. La competencia leal y la desleal. Las nuevas tecnologías van implementándose, aunque no tanto como pregonan y presionan determinados lobbys. Pero ya están aquí. Hay bodas en ciernes. O no, que las poltronas pesan más que cien carretas. Entonces ¿Apostamos por los bancos a la hora de invertir en Bolsa?..."

bankingsupervision.europa.eu/press/publications/newsletter/2020/html/ssm.nl200212.en.html?utm_source=ecb_twitter&utm_medium=social&utm_campaign=200214_basu_newsletter_feb_2020 European Central

Y en este encuadre, una nota de noviembre pasado: Bancos, "la clase de activo más odiado del mundo. Quizá por ello pueden ser interesantes en Bolsa"

Esta es la clase de activo más odiada del mundo. Olvidados y dados por muertos por algunos, mientras que otros predicen la quiebra de apoyos y una crisis bancaria en toda regla (Tiho Brkan@TihoBrkan). Atentos a la siguiente: No hay casi nada que inspire un mayor odio entre los participantes del mercado global que el SX7E: su símbolo debería ser HATE. La combinación del sentimiento bajista, visto desde la perspectiva de sentimiento contrario, y la acción del precio de fondo en nuestro trabajo nos mantiene interesados (Wolfe Daily Howl@WolfeDailyHowl). Escenario, por tanto, muy interesante desde el análisis técnico, el que mide con precisión las fuerzas, que mueven los mercados y, principalmente, las órdenes de sentimiento contrario. Cuando todo el mundo piensa y actúa en la misma dirección, el mercado hace justamente lo contrario ¿Se encuentran los bancos en esta directriz?", me explica uno de los mejores analistas técnicos de la Bolsa española, que añade:.

Imagen

Y muy interesante ¿Cómo podrían las nuevas tecnologías de pago interrumpir los mercados bancarios existentes? 

Imagen

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+