image

Lecciones de las Burbujas del Pasado: La riqueza no equivale a la sabiduría

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Cada burbuja del mercado revela lecciones importantes después de estallar. Algunas de esas lecciones son puntuales, vinculadas a una burbuja específica. Las lecciones importantes surgen cada vez que los precios alcanzan alturas eufóricas. Algunos analistas consideran que la burbuja bursátil que han desarrollado algunos mercados de valores del mundo, entre ellos el de EE.UU., no ha explotado aún con las recientes subidas. De hecho, el que se haya recuperado tan fuertemente desde los mínimos de marzo, a pesar de la debacle económica, es una muestra perfecta de que la irracionalidad ha vuelto a dominar el mercado. 

Ahora bien, sería interesante analizar las lecciones que nos ha mostrado la historia en burbujas anteriores, para poder anticipar las próximas. Para ello utilizaremos las reflexiones de John Kenneth Galbraith, que destacó dos de esas lecciones de la burbuja de la década de 1920, pero que se pueden aplicar a las posteriores. Veamos:

Una buena idea llevada demasiado lejos

Los precios primero subieron debido a las positivas ganancias. Luego se despidieron de la realidad. El mercado fue tomado por personas para quienes el único hecho importante era que los precios estaban subiendo. Su compra subió los precios, pero con la certeza de que cuando la oferta de tales especuladores se agotara, como eventualmente lo haría, el movimiento al alza llegaría a su fin, y los precios colapsarían por la prisa de salir del mercado lo antes posible. Esto es la secuencia especulativa clásica.

Si la única razón para comprar una acción es porque el precio subió ...tenga cuidado.

No se puede negar que la posibilidad de hacerse rico rápidamente es difícil de ignorar. Especialmente cuando parece estar pasando a todos los demás.

Es una secuencia que se repite a lo largo de la historia: Burbuja de los Mares del Sur, de los ferrocarriles británicos, la Burbuja de Missisippi, la Burbuja de los Tulipanes, la de las punto com, la más reciente inmobiliaria. 

Lo que comienza como una inversión por los motivos correctos, se convierte en especulación por los motivos equivocados. Los pocos que llegan temprano pueden escapar ilesos, pero el que llega tarde a la fiesta, sufre fuertes pérdidas.

La riqueza no equivale a la sabiduría.

Sin embargo, hay otras lecciones de esa época. Una de ellas es la asociación personal de las grandes sumas de dinero con la sabiduría. 

Es notable cuánto peso ponen las personas en las palabras de los ricos ... sin lugar a dudas. A veces es merecido, pero no siempre.

Un ejemplo de ello fue la creencia en 1929 de que ciertas personas tenían un don para evitar las crisis. El Gran Crash reveló la verdad.

Muchas personas "superdotadas" pasaron de la riqueza a los harapos en el crash. Sin embargo, antes de eso, compartían libremente una visión optimista del mercado. ¿Por qué no lo harían? Su creciente riqueza estaba ligada a que la burbuja no estallara.

Por ejemplo, tome Charles E. Mitchell, presidente de National City Bank. Él y su banco tomaron una famosa medida de prestar dinero después de que las tasas marginales aumentaran al 20% en una venta masiva en el mercado a finales de marzo de 1929.

El mensaje constante de Mitchell fue que las acciones eran "fundamentalmente sólidas".

"No hay nada de qué preocuparse en la situación financiera de los Estados Unidos", - 20 de septiembre de 1929

"... la condición industrial de los Estados Unidos es absolutamente sólida y nuestra situación crediticia no es de ninguna manera crítica", - 8 de octubre de 1929

"Aunque en algunos casos la especulación ha ido demasiado lejos en los Estados Unidos, los mercados generalmente están ahora en condiciones saludables. Las últimas seis semanas han hecho un inmenso bien en bajar los precios. Muchos títulos industriales líderes se encuentran ahora en niveles que habrían sido considerados perfectamente sólidos y conservadores incluso para los estándares de hace diez años", - 15 de octubre de 1929

"La disminución en los precios del mercado de valores ha llevado a muchas empresas por debajo de su verdadero valor", - 23 de octubre de 1929

"Sigo opinando que esta reacción se ha desbordado", - 25 de octubre de 1929

Mitchell apostó una gran parte de su riqueza personal, junto con préstamos a unos tipos considerables, que las acciones continuarían aumentando.

Y Mitchell no estaba solo:

Thomas Lamont tuvo que explicar por qué él y George Whitney, otro socio de Morgan, no le dijeron a la policía cuando supieron que Richard Whitney, vicepresidente de la bolsa, había robado algunos millones de dólares de sus clientes. El propio Richard Whitney fue a Sing Sing, donde, sin embargo, se distinguió como primera base del equipo de béisbol.

Puede que su riqueza los haya metido en círculos de élite, pero definitivamente no los hizo más inteligentes. Al final, probablemente los hizo más desesperados por proteger su dinero.

Nadie en estos días necesita ser advertido o debe ser advertido contra las predicciones económicas. Se sabe que son lo que el economista en cuestión quiere creer o lo que el funcionario público ... necesita que suceda ...

Insto encarecidamente a que seamos tan cautelosos como siempre al depositar demasiada confianza en los hombres con una gran posición financiera ... Debemos ser tan escépticos ahora como la gente debió ser en aquel momento.

Las personas con dinero o posición social pueden ser tontos sabios o afortunados. Podrían compartir "generosamente" su opinión.

Tenga cuidado de asociar lo que dicen con los hechos. Especialmente, cuando el tema queda fuera del campo de especialización de la persona. Y finalmente, cuando se trata de invertir, es mejor preguntar primero: ¿cómo podrían beneficiarse de ello?

Fuente: Novel Investor.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+