image

En el mercado se debate una fuerza irresistible versus un objeto inamovible

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Esta es la fuerza irresistible que se encuentra con el objeto inamovible. Tenemos la mayor y más fuerte disminución del PIB en la historia, esto no tiene precedentes. Esta no es una crisis financiera donde los problemas de crédito se transmiten a la economía real. La economía simplemente se detuvo. No hay modelo, no hay precedentes, no hay nada que pueda ver para lo que acaba de suceder. Por lo tanto, es inherentemente impredecible. Por otro lado, tenemos un estímulo fiscal y monetario significativamente mayor que en cualquier otro momento de la historia, cualquier otra recesión. De cualquier manera medible, esta es la Fed más agresiva que hemos visto", afirmaba recientemente el analista Gavin Baker de una manera muy descriptiva.

Por tanto, los mercados se enfrentan ahora a la confrontación entre "una fuerza irresistible y un objeto inamovible". ¿Quién vencerá? Por un lado, estamos estamos experimentando la destrucción más rápida en los fundamentos comerciales que hemos visto, y por otro, tenemos la mayor inyección de liquidez que jamás hayamos presenciado. Cualquiera sea el resultado, este período de tiempo será estudiado y diseccionado mientras existan mercados.

Pero, ¿y las valoraciones de los mercados? ¿Ha la sobrevaloración echado gasolina al ya enorme fuego? Michael Batnick contesta:

Es imposible decirlo con certeza, pero no lo creo. Tiendo a pensar que las valoraciones no importan durante la venta de pánico.

Sin embargo, creo que es digno de mención que la relación CAPE de la bolsa estadounidense pasó de 33 el año pasado a 23 hoy.

Los múltiplos se verán desordenados en los próximos trimestres, por lo que creo que ahora más que nunca tiene sentido mirar la relación CAPE, que suaviza la variabilidad de ganancias que estamos a punto de experimentar.

Imagen

El índice CAPE todavía está por encima del promedio a largo plazo de 17, pero teniendo en cuenta que bajó por debajo de él en 2009 durante solo un par de meses, incluso después de una disminución de casi el 60%, eso debería decirnos todo lo que necesitamos saber sobre esta serie de datos. El promedio a largo plazo, que incluye números de 1800, debe tomarse con un gran grano de sal. El promedio ha estado aumentando durante algunas décadas y, de hecho, el CAPE está actualmente por debajo del promedio desde 1990 hasta hoy.

La relación CAPE hace un trabajo bastante decente al predecir retornos a largo plazo, pero es inútil a corto plazo. Si bien creo que los rendimientos a largo plazo son más atractivos hoy que hace unos meses, los próximos días y semanas serán una fuerza irresistible versus un objeto inamovible.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+