image

El gráfico semanal: Amadeus como ejemplo

por Renta 4 Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Tras el repunte de la semana previa, estas últimas sesiones no han sido buenas para los bonos de alto riesgo (high yield), a los que dedicábamos nuestro gráfico de la semana pasada.  

Aunque las caídas han sido moderadas en relación con las de mediados de marzo, pensamos que los bonos high yield no han tocado todavía su "suelo", y seguiríamos recomendando estar básicamente apartados de ellos, salvo muy escasas excepciones. Nos alineamos así con la opinión de muchos analistas y Bancos de inversión, entre ellos Goldman Sachs, de que lo peor para los "high yields" está todavía por llegar ya que, a pesar del plan de estímulo de la Fed, las condiciones económicas podrían deteriorarse adicionalmente.

Es precisamente esa previsión cautelosa la que probablemente ha llevado a Amadeus a recaudar 1.500 millones de euros para fortalecer sus reservas de liquidez y su balance, a la vista de las malas perspectivas para los volúmenes de tráfico aéreo, incluso cuando la epidemia haya pasado.

Amadeus ha optado por dividir esa cantidad entre 750 millones de ampliación de capital y 750 millones de bonos convertibles en acciones. De esta forma Amadeus no solo se garantiza la devolución holgada de los préstamos que vencen este año, sino que además consigue un colchón de liquidez que le permite afrontar, según sus cálculos, una reducción del 64% del tráfico aéreo en 2020, que es casi el doble de la disminución prevista por la Asociación Internacional de Transporte aéreo (IATA).

Los bonos pagan un moderado cupón del 1,5% hasta el 2025 y solo pueden convertirse a 54,6 euros, muy por encima del precio de colocación (39 euros por título) y de la cotización de cierre del viernes (42 euros por acción).

Aplaudimos esta decisión de Amadeus, y su agilidad y valentía al entender perfectamente la magnitud del reto que se avecina y al haber sido capaz de priorizar el fortalecimiento de la compañía, y su capacidad de competir por el futuro, sobre cualquier otra consideración. Esa agilidad y valentía muestran, una vez más, que estamos ante una gran empresa que dará muchas alegrías a sus accionistas, sobre todo si es capaz de diversificarse utilizando su magnífica plataforma tecnológica para otro tipo de reservas, además de las vinculadas al tráfico aéreo.

Apostamos por Amadeus a los precios actuales y más aún en caídas que eventualmente pudiesen situar sus acciones por debajo de estos niveles.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+