image

Hasta que no haya una mayor visibilidad sobre el coronavirus será difícil un suelo en las bolsas

por Renta 4 Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Iniciamos la tercera semana de confinamiento con caídas en las bolsas europeas tras un inicio de sesión al alza. Los analistas de Renta 4 Banco señalan en esta apertura:

El primer ministro de Japón ha dejado la puerta abierta a un nuevo paquete de estímulos para hacer frente al impacto del coronavirus que podría suponer cerca de un 10% del PIB del país según distintas fuentes, y tras la aprobación de los presupuestos del país el pasado viernes. Entre las medidas se incluirían la inyección de efectivo en los hogares así como el incremento de líneas de crédito y de garantías, pudiendo llegar a alcanzar los 525.000 mln usd, más de lo que gastó para la recuperación tras la crisis de 2008. No se descartan subsidios y recortes de impuestos para mantener el actual nivel de empleo.

Por su parte, el crudo cae otro -6% hasta niveles inferiores a 24 USD/b, lo que supone una caída cercana al 70% desde los máximos de enero y situarse en mínimos de nov-2002. La presión de la menor demanda global ante las crecientes restricciones a la movilidad se suma a la presión por el lado de la oferta ante la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia. Esta última considera que “25 USD/b es desagradable, pero no es una catástrofe para el país”.

En este contexto, continúan sumándose iniciativas gubernamentales para luchar contra los efectos de la pandemia sobre los sistemas sanitarios. Se extiende la alerta sanitaria en EEUU. Trump, ante el riesgo de un elevado número de fallecidos, ha desechado su idea inicial de retomar la actividad económica para Easter (Semana Santa) y mantiene el distanciamiento social hasta el 30-abril. TIR 10 años americana 0,66% estable. En nuestro país, el gobierno ha decretado el cierre temporal de todas las actividades no esenciales hasta el próximo 9-abril, y teniendo en cuenta las festividades de Semana Santa debería alargarse en principio hasta el día 13-abril, en lo que el gobierno calificó como un esfuerzo necesario para la contención de la enfermedad. Así, actividades relacionadas con las telecomunicaciones, el suministro de energía, entidades financieras y productores y distribuidores de alimentación y bienes de primera necesidad quedan fuera del ámbito de aplicación del decreto mientras importantes sectores como el de construcción o automoción sí se verán afectados.

Además, también se eliminó la Causa Objetiva como motivo de despido lo que supondrá de hecho un mayor coste para las empresas que no puedan acogerse a ERTEs. Además, en lo relativo a bancos centrales, China ha bajado el tipo repo a 7 días en 20 pb hasta el 2,2%, en la que es la bajada más intensa desde 2015, al inyectar 50.000 mln CNY. Lo ha hecho en reunión ordinaria y es la primera bajada desde las anunciadas en febrero. Se esperan nuevas bajadas en el tipo a un año, el tipo depo y la institución ha insistido en que cuenta con margen de actuación suficiente. También se prevé que los bancos aumenten los préstamos especialmente a empresas pequeñas, con el fin de reducir el daño económico del Coronavirus. También el Banco Central de Canadá se unió el viernes a la miríada de autoridades monetarias que reducen tipos, en este caso -0,5% hasta 0,25%, al igual que el Banco de la Reserva de la India que los redujo en -0,75% hasta 4,4%. Estos casos se unen a los 36 bancos centrales que bajaron tipos la semana pasada.

Por otra parte, en Europa, el BCE en su intento de evitar un “credit crunch” actualizó su recomendación sobre las políticas de dividendos de los bancos de la Eurozona instándoles a la suspensión de sus dividendos y programas de recompra de acciones al menos hasta octubre, medida encaminada a fortalecer los balances bancarios y prepararlos para la absorción de pérdidas, el incremento de la morosidad y el apoyo al crédito que tan necesario será en la contención y recuperación de la crisis. Esta recomendación se dirige tanto al dividendo con cargo a 2019 como al de 2020. Hasta el momento Caixabank, Santander y Bankia han sido las entidades que ya han anunciado modificaciones.

Las consecuencias de la pandemia también está llevando a revisiones de ratings y perspectivas. En esta línea, hemos tenido a Ficth que ha procedido a rebajar el rating del Reino Unido a AA- apuntando a una previsible subida en el endeudamiento del país como consecuencia del impacto del coronavirus. Además la agencia dejó la puerta abierta a nuevas rebajas llevando la perspectiva a negativa. Fitch estima que la economía británica podría ceder -4% en 2020 para rebotar por encima del +3% en 2021, no obstante consideran como un factor de riesgo a estas perspectivas el posible acuerdo comercial al que lleguen con la UE tras el Brexit, así como la posibilidad de que la deuda sobre PIB supere el100% en los próximos años (en 2019 en 85%). La agencia de calificación también ha revisado a la baja la perspectiva de bancos españoles y alemanes recogiendo el impacto económico que tendrá la pandemia a medio plazo. Por su parte, divisas de emergentes caen con fuerza (Sudáfrica, México) ante la expectativa de recorte de rating de su deuda.

Respecto a datos macroeconómicos, durante la semana los principales datos a vigilar serán los PMIs finales de marzo a nivel global, donde no esperamos sorpresas y deberán ratificar los mínimos históricos vistos esta semana. Además, en EE.UU. habrá datos de empleo de marzo donde, acorde a las cifras conocidas esta semana, esperamos un importante aumento en la tasa de paro que podría volver a tasas cercanas al 4% desde los mínimos de 3,5% actual. También en EE.UU. se publicará la encuesta de confianza del Conference Board del mismo que probablemente mostrará debilidad en línea con los datos de la Universidad de Michigan. Así mismo, conoceremos los datos de balanza comercial de febrero que descuenta un aumento en el déficit comercial. En Europa, por su parte, la atención se centrará en los datos de clima empresarial en marzo en la Eurozona que probablemente mostrará un importante deterioro. También tendremos datos de precios del mismo mes, con la publicación de IPC en Eurozona, Alemania y España, en todos los casos por debajo del objetivo de estabilidad de precios del BCE. Por último, tanto en la Eurozona como en Alemania se publicarán datos de ventas minoristas de febrero, mientras en España conoceremos la producción industrial del mismo mes. En Asia, además de los PMIs de marzo en China y Japón, conoceremos las cifras de producción industrial y ventas minoristas japonesas del mes de febrero, que deberían mostrar el impacto del coronavirus.

En cuanto a nuestra visión de los mercados, el temor al impacto y duración de la epidemia de Coronavirus sobre la economía global sigue siendo muy elevado y, pese al reciente rebote en los activos de riesgo, la visibilidad sobre el crecimiento económico y los beneficios empresariales sigue siendo baja. Así, con la vista puesta en las revisiones a la baja de las perspectivas de crecimiento económico y en los BPAs, consideramos que hasta que no haya una mayor visibilidad sobre la evolución del coronavirus y su impacto será difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas a pesar de las fuertes caídas acumuladas desde máximos del año. Prevemos que el entorno de fuerte volatilidad que ha dominado los mercados en el último mes se mantenga y creemos que pese a los estímulos monetarios y fiscales implementados, la ralentización en el ritmo de contagios continúa siendo una condición necesaria para ver un rebote sostenido en los mercados. Aunque las caídas pueden presentar algunas interesantes oportunidades de entrada en valores con elevada generación de caja, visibilidad de negocio, liquidez y sólidos fundamentales, no descartamos que las dudas sobre la intensidad y duración de la esperada recesión podrían llegar a propiciar niveles todavía más atractivos que los actuales. En este contexto, mantenemos en nuestras carteras la exposición a valores que puedan comportarse mejor en la situación actual, como aquellos pertenecientes a sectores regulados y compañías con mayor flexibilidad para adaptarse al entorno actual (consumos básicos garantizados) y con posiciones financieras más conservadoras.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+