image

La Universidad de Harvard recomienda técnicas para aliviar la preocupación por el coronavirus

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

A medida que se desarrolla la información sobre el Coronavirus y se implementan los planes de respuesta, puede sufrir una amplia gama de pensamientos, sentimientos y reacciones: Ansiedad, preocupación o pánico Retiro social, dificultad para concentrarse o dormir, sobreexposición a los medios, sentirse impotente o confundido, hipervigilancia para su salud, ira, sentimientos de pérdida o dolor, escepticismo o bravuconería, emoción, alivio, curiosidad. La Universidad de Harvard nos da unas referencias de como poder gestionar estas emociones. Veamos:

Aunque el coronavirus es un problema de salud que hay que tomar muy en serio, no dejes que tu preocupación por este virus controle tu vida. Hay muchas formas simples y efectivas para manejar tus miedos y ansiedades:

Conozca los hechos.

Mantente informado, pero no en exceso. Mantenga las cosas en perspectiva. Limite la preocupación y la agitación disminuyendo el tiempo que pasas viendo o escuchando sobre la enfermedad. Tómate un descanso de las noticias y enfócate en cosas que son positivas en tu vida y cosas sobre las que tienes control. La ansiedad es una emoción que tiende a buscar la confirmación. Mientras a veces esto puede ser válido, también puede intensificar las emociones, dejándote impotente y abrumado. Reconoce tu emoción con comprensión, y entonces luego dirija su mente a otras cosas: "Es entendible que estoy preocupado por la corriente situación, y entiendo que esa preocupación no es una forma efectiva de responder "

Practica la atención plena y aceptación.

Concéntrese en preguntar "ahora qué" en lugar de "por qué". paciencia contigo mismo y con los demás. Deje que las cosas se desarrollen y asuma que otros intentan hacer lo correcto. Céntrese en lo racional en lugar de en respuestas emocionales y participe en la resolución activa de problemas. Encuentre quién está disponible para responder sus preguntas, brinde información precisa Encuentra actividades que te den un sentido de dominio, incluso simple tareas como empaquetar, hacer su cama, lavar la ropa, hable con un amigo o practique una nueva habilidad. Participe en actividades que son lo opuesto al enfoque de la preocupación. Escuche música alegre, mire un comedia, lea un libro, etc.

En lugar de vivir en pensamientos e imágenes de desesperanza, imagínese afrontando la situacióm con eficacia. Observe cómo actuaría, lo que haría o diría. Mírate a ti mismo siendo eficaz. Piensa en lo que podrías decirle a un amigo sobre la corriente situación que le apoyaría, animarlos o tranquilizarlos. Ahora dite esas cosas a ti mismo.

Practica una mentalidad de gratitud. Pase tiempo cada día pensando en tres cosas por las que estás agradecido. Imagine sosteniendo estas cosas en tu manos abiertas

Intenta no morar en el arrepentimiento. Ten cuidado con rumiar pensamientos catastróficos. Algo tan simple como decir "esto es interesante" en lugar de "esto es horrible" puede ser de gran utililidad. Sé consciente de cómo tu cuerpo puede reforzar la ansiedad.

No te quedes en la cama. Tómese el tiempo para respirar profundamente. Cuida de una mascota o planta. Organiza o limpia tu habitación. Estira a menudo. Haz contacto visual con los demás y sonríe.

Ten en cuenta tus suposiciones sobre otros. Alguien que tiene tos o fiebre no necesariamente tiene coronavirus. La autoconciencia es importante en no estigmatizar a los otros en nuestra comunidad.

Mantente conectado. Mantener las redes sociales pueden ayudar a mantener un sentido de normalidad y proporcionar salidas valiosas para compartir sentimientos y aliviar el estrés. Mantén el sentido de humor.

Utiliza tus pensamientos para manejar efectivamente la preocupación. por ejemplo, use el "contenedor de las preocupaciones". Esta es una actividad en la que imagina en detalle un contenedor o caja con una tapa que se cierra. Encuentre la cosa en tu mente que te preocupa y llévala hacia el contenedor. Esta caja guardará todo aquello que metas en ella. Muévela suavemente a un lado, quizás colocándola en un estante. Puedes volver cuando quieras y sacar la preocupación, o simplemente dejarla allí para centrarte en otras cosas. 

 

Lacartadelabols


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+