image

Esta pandemia no hará descarrilar todo a menos que el pánico y el miedo gobiernen

por Carlos Montero Hace 3 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El Covid-19 fue declarado oficialmente una pandemia el pasado miércoles, y las acciones ingresaron oficialmente en un mercado bajista, cayendo más del 20 por ciento desde su pico el mes pasado, ese mismo día. Los dos hitos están relacionados. Hay razones para preocuparse y prestar atención, y también razones para no descartar movimientos más extremos, ahora bien, recuerden esto: Los mercados se recuperarán antes de que el cielo esté despejado. ¿Pero qué están descontando los inversores con las ventas de pánico de la semana pasada? Según el analista Zachary Karabel: "Que el virus amortiguará la actividad económica y reducirá las ganancias. Hata que el alcance de esa disminución sea más claro, la reacción natural será vender".

Karabel también es claro en una cosa, "los mercados se recuperarán antes de que el mundo se estabilice". 

Eso sucedió en 2009, cuando los mercados alcanzaron su punto más bajo a principios de marzo, mucho antes de que la recuperación económica mundial fuera segura. Y sucedió en octubre de 2002, mucho antes de que la actividad económica repuntara después de la burbuja tecnológica y la recesión del 11 de septiembre. 

En resumen, los mercados nos dicen que nos preparemos para una contracción económica intensa en todas partes con poca respuesta por parte de los gobiernos de todo el mundo. Eso es posible y grave, pero dada la experiencia pasada, no es probable que suceda.

Cuando el virus se propagó por Europa y los EE. UU., los mercados mundiales absorbieron que esto ya no es un síndrome de China. Cada suposición económica que parecía válida hace un mes ahora se está reevaluando, y ninguna se está revisando al alza. El resultado ha sido un nivel de volatilidad y pánico ocasional en los mercados financieros no vistos desde 2011. 

A menos que esté empleado en la industria de servicios financieros o disfrute de operar activamente con sus ingresos de jubilación, a menudo es aconsejable ignorar los giros del mercado. Este no es uno de esos momentos. Los mercados financieros nos dicen algo a lo que debemos prestar atención: la trayectoria económica que parecía razonable hace unas semanas, no será la trayectoria durante meses, ni para las aerolíneas, ni para las minoristas discrecionales, ni para los conglomerados industriales o las pequeñas empresas, y no para las compañías tecnológicas que lubrican todo.

La pregunta sin respuesta, por supuesto, es cuánto duran estos shocks de mercado y cómo son de profundos. La ola de cancelaciones de conferencias corporativas, restricciones de viaje, directivas para trabajar desde casa y el cese casi completo de la actividad corporativa global supondrá un costo real en el resultado final de las empresas. Con más cierres de escuelas y restricciones en grandes reuniones, las ondas de estos efectos se expandirán. Esto se debe a que el gasto de los consumidores impulsa gran parte de nuestra actividad económica y está a punto de disminuir drásticamente. Agregue a esto la caída en los precios del petróleo causada por la disminución de la demanda, más una disputa entre Arabia Saudita y Rusia sobre la producción.

A esta mezcla se sumaron inútilmente los efectos de aumento de los mercados actuales alimentados por la tecnología. Los algoritmos dirigidos por computadora que funcionan en milisegundos ahora representan la mitad de todos los intercambios según algunas estimaciones; estimaciones más agresivas sugieren que la cifra podría estar más cerca del 75 por ciento. Esos programas se alimentan de la volatilidad. De ahí las grandes oscilaciones hacia arriba y hacia abajo.

Por supuesto, los mercados colapsaron y se dispararon mucho antes de que las máquinas se hicieran cargo. Pero una persona no puede realizar 1,000 operaciones por minuto. En los períodos en que los precios y las expectativas se restablecen repentinamente, durante un desastre natural, una guerra, un ataque terrorista o, como lo hemos hecho ahora, una pandemia, los mercados amplifican la incertidumbre.

Por otro lado, el virus nos está afectando en un momento en que la mayoría de las empresas están bien capitalizadas y la economía global ha estado avanzando. Sí, hay muchos puntos débiles y áreas problemáticas, que van desde la ausencia de un colchón significativo para los asalariados de los Estados Unidos hasta los sistemas de atención médica no equipados para una pandemia. Pero imagine si el virus hubiera golpeado en 2010, justo cuando el mundo comenzaba a salir de la crisis financiera. Por el contrario, los mercados recientemente han sido extremadamente robustos. Si las acciones globales caen alrededor de un 10 por ciento más, volverán a donde estaban en diciembre de 2018. Esa es una fuerte caída, pero no histórica. Además, los mercados son por ahora altamente funcionales y relativamente resistentes. No son infinitamente resistentes, pero tampoco son increíblemente frágiles.

Momentos como estos son raros. De hecho, es probable que este sea un momento dramático y, esperemos, singular en la historia global, ya que la actividad en todo el mundo casi se detiene. Si esta es o no una reacción legítima a esta enfermedad, es la reacción. Sería una tontería descontar los riesgos, pero tampoco sería prudente esperar que se den todos los peores escenarios. Esta pandemia no hará descarrilar todo a menos que el pánico y el miedo gobiernen. Los mercados son barómetros, y en estos momentos intensos dicen algo sobre las esperanzas y los temores que se avecinan. Y debido a que los mercados generalmente integran el peor de los escenarios, en el momento en que haya algún signo de estabilización de los mercados será el primer indicio de que estamos más cerca del final de esta crisis global que del comienzo.

 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+