image

Sobre Orson Welles y los mercados financieros

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

¿Han visto “Fraude” de Orson Welles? El docudrama de 1973 trata de un falsificador profesional de arte, Elmyr de Hory, y sobre las falsificaciones en el mundo del arte que podría extenderse al resto de la vida. La crítica es buena, a mí me resultó que ha envejecido mal.  Pero bueno, no les vengo aquí a hablar de cine, sino de las similitudes que esta película tiene con los mercados financieros. Joachim Klement, CFA, comentaba al respecto:  La película no tiene mucho que decir sobre las noticias falsas, pero revela mucho sobre los mercados financieros, las burbujas financieras y nuestro entorno actual de tasas de interés. Uno de los conceptos clave que examina la película es cómo una falsificación puede hacerse pasar por auténtica en el ecosistema de la industria del arte. 

En ese mundo, hay verdaderos artistas que crean pinturas, esculturas y obras literarias que realmente se destacan y proporcionan una visión profunda de la humanidad. Luego están los falsificadores que imitan estas verdaderas obras de arte para obtener ganancias financieras. Lo que estos falsificadores necesitan es un experto  para certificar que la falsificación es realmente auténtica y luego un  comerciante de arte para vender lo falso como real a inversores  y coleccionistas desprevenidos  . 

La industria financiera de hoy tiene verdaderos empresarios que crean productos y servicios que mejoran nuestras vidas y brindan un progreso real a nuestra sociedad. Luego están los empresarios (o  gerentes ) falsos que imitan a los verdaderos empresarios para aumentar el valor de mercado de las empresas para las que trabajan, y su riqueza financiera personal a través de precios más altos de las acciones, sin crear realmente nada nuevo. 

En el mundo de los negocios, tienden a lograr esto mediante la reducción de costos y la actividad de fusiones y adquisiciones. Lo que estos empresarios falsos necesitan son expertos (o analistas) para certificar que sus acciones constituyen un auténtico valor añadido para la empresa. Y necesitan que los corredores de bolsa vendan el progreso falso como algo real a los inversores desprevenidos. 

Si los corredores de bolsa tienen el éxito suficiente para elevar el precio de las acciones o del mercado en su conjunto, obviamente se separará tanto de la realidad que algunos analistas lo llamarán una burbuja.  

¿Cuándo una burbuja es una burbuja? 

En el mundo del arte, una falsificación es una falsificación cuando la opinión consensuada de los expertos lo declara como tal. Como Oja Kodar pregunta en la película: "Si no hubiera expertos, ¿habría falsificaciones?"  Sin expertos, todo el arte sería real.  

Un amigo me dijo que está tratando de encontrar una manera de clasificar las burbujas antes de que exploten. Lo que plantea la pregunta: ¿cuándo una burbuja es una burbuja? ¿Una burbuja que nunca explota sigue siendo una burbuja? ¿Podemos identificar burbujas solo después de que exploten? Se ha dedicado mucho esfuerzo a identificar burbujas en tiempo real, hasta ahora con un éxito muy limitado. 

Entonces, ¿qué pasa si no hay burbujas en los mercados financieros? ¿Qué pasa si las burbujas solo se pueden identificar en función de su estallido? Sin estallar, no hay burbujas. 

O para decirlo en palabras del falsificador de arte  Elmyr de Hory  en Fraude. 

“Si los cuelgas en un museo en una colección de grandes pinturas, y si están el suficiente tiempo allí, se vuelven reales” 

En los mercados financieros de hoy, vivimos en constante temor de que estalle la burbuja de los bajos tipos de interés. Desconfiados de las tasas de interés extremadamente bajas o incluso negativas, muchos analistas y economistas esperan una devaluación masiva de los activos una vez que las tasas de interés se normalicen . 

Pero más de 10 años después de la crisis financiera, las tasas de interés aún no se han normalizado en los Estados Unidos o Europa. Y en Japón, 30 años después del estallido de la burbuja, las tasas de interés tampoco se han normalizado. 

¿Cuánto tiempo deben colgar las tasas de interés bajas o negativas antes de que se vuelvan reales? ¿Qué pasa si esto no es una burbuja o aberración histórica sino un estado permanente de la realidad? 

Según la sabiduría actualmente aceptada en los mercados financieros: 

Las tasas de interés reales y nominales no pueden permanecer tan bajas para siempre. 

Las tasas de interés reales permanecen estables a largo plazo y fluctúan alrededor de un nivel del 1%. 

La diferencia entre la tasa de interés real y la tasa de crecimiento real es constante en el tiempo y alimenta la creciente desigualdad entre los propietarios del capital y los trabajadores. 

¿Qué pasa si todos estos supuestos están equivocados? 

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+