image

El gráfico semanal: Buscando retornos en el espacio exterior

por Renta 4 Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El euro ha logrado esta última semana mantener su cambio frente al dólar, cerrando el pasado viernes en el entorno de los 1,083 dólares por euro al que había llegado la anterior semana. Tal vez ayudaron los buenos PMIs preliminares de la zona euro, que se publicaron el viernes, y que contrastan con el mal PMI compuesto de EE.UU., también preliminar, que se conoció el viernes y que bajó a 49,6 puntos frente a los 53,3 de enero.

Los malos signos de la economía norteamericana, unidos a la extensión del coronavirus, han vuelto a someter a los tipos de interés a otra nueva bajada, y la semana pasada el tipo de interés del bono del Tesoro americano a 30 años ha llegado a su mínimo histórico de todos los tiempos.

Esos bajos tipos de los activos del Tesoro están obligando a los ahorradores a buscar retorno para las inversiones y esa búsqueda se está convirtiendo en una auténtica obsesión para los gestores y para los inversores. Probablemente eso explique algunos de los movimientos que hemos visto en las últimas semanas en compañías como Tesla, Virgin Galactic o Plug Power, entre otras. La fiebre inversora en las tres compañías citadas las ha llevado a doblar o incluso triplicar su valor desde que empezó el año.

En concreto Virgin Galactic, que cotiza en Bolsa desde el pasado otoño, ha triplicado su valor en Bolsa desde uno de enero, dejando pequeña la subida de Tesla, que se ha tenido que conformar con doblar su cotización. Tras la fuerte subida de las últimas semanas Virgin Galactic ha llegado a superar los siete mil millones de dólares de valor en Bolsa, lo cual no está nada mal para una compañía que, como mandan los cánones de la innovación tecnológica, pierde aún bastante dinero.

Parece que los inversores, que el viernes pasado debieron soportar una caída de más del 9%, buscan así en ese espacio exterior al que Virgin va a llevar a sus futuros clientes los retornos que no encuentran ni en los bonos del Tesoro ni en las compañías más tradicionales.

El caso de Virgin Galactic, como el de Tesla, nos obliga a preguntarnos, como lo hacíamos en nuestro Gráfico del pasado 20 de enero, dedicado a Tesla, si estamos ante una burbuja especulativa fruto de la euforia irracional provocada por la abundancia de liquidez y por los bajos tipos de interés, o más bien se trata de realidades empresariales que el marcado valora, anticipándose en el tiempo a lo que serán en el futuro grandes beneficios producidos por la innovación.

Como decíamos el 20 de enero pasado en relación con Tesla, honestamente no somos capaces de responder a esa pregunta, pero no nos vemos tampoco con capacidad para recomendar la compra de acciones de Virgin Galactic, por lo que nos mantendríamos completamente al margen de este tipo de valores.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+