image

Para que los mercados sigan al alza deben bajar antes con fuerza

por Moisés Romero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Decía Benjamín Graham, entre otras magnificas cosas, que “El Señor Mercado es un esquizofrénico en el corto plazo, sin embargo, recupera la cordura en del largo plazo”. Ahora, los analistas de Goldman ven potencial para una venta masiva de acciones a corto plazo. "Si bien un mercado bajista sostenido no parece probable, una corrección a corto plazo parece mucho más probable".  Muy grave en términos de valoraciones bursátiles: con el 71% de las empresas del S&P500 ya con sus resultados publicados, el crecimiento del beneficio por acción del índice es gracias a sólo 5 acciones (FAAMG) sin ellas el BPA quedaría plano. Y por supuesto: ¿Para cuándo el sentido común en los mercados? Pero, nNo busque un desencadenante para la caída repentina de los mercados y rendimiento de bonos. Mejor pensar en el contexto: Mercados impulsados ​​técnicamente que se han desacoplado cada vez más de los fundamentos, las realidades políticas y algunas valoraciones. Se negocian bien en el camino, superando un viento en contra después del otro al tiempo que crea una narrativa de seguridad y refuerzo. Pero también están cada vez más expuestos a bolsas de aire repentinas. La gran prueba ahora: la robustez del condicionamiento de "comprar el chapuzón", incluida la forma en que los comerciantes internalizan las señales de política menos moderadas de la Fed.

Imagen

La idea de comprar acciones y bonos corporativos fue debatida internamente y rechazada por completo durante la crisis. MBS fue un puente más que suficiente en la relajación crediticia. El descubrimiento de precios, como Dave reconoce correctamente, ya ha sido diezmado. Uno solo puede esperar que el sentido común prevalezca nuevamente

Danielle DiMartino

Imagen

Añado. Para que los mercados sigan al alza deben bajar antes con fuerza. No hay ideas

Hay muchas advertencias negativas desde hace semanas, pero las máquinas que mueven los mercados, porque el inversor final dejó de existir hace tiempo, han estado sumidas en la complacencia. Hasta que una máquina decide dar un giro y, a continuación, le siguen el resto.

Este fenómeno es recurrente en los mercados. Volvemos a repasar una crónica de hace dos años: Semblante serio y sonrisa forzada. L.P. es uno de los mejores operadores de la Bolsa española. Desayunamos en su despacho hace unos días. Tras el obligado apretón de manos, mi interlocutor inició un movimiento circular y en silencio, que duró 3 minutos, según el reloj de mi teléfono (otra industria, la relojera, que se ha cargado Appel ¿han visto a algún joven con reloj en su muñeca?). Tres minutos de silencio espeso, que fue roto con "esto es una mierda. La Bolsa nos animó hace unas semanas con un rally prometedor, con ilusiones sobre la Gran Rotación desde el mercado de bonos hacia las acciones, pero todo ha sido una pequeña carrera de apenas 100 metros obstáculos. Ni una puta orden. No hay dinero, no hay ideas. Los índices se mueven todos los días, porque están obligado a hacerlo. Los medios de comunicación lo repiten dándole una profundidad al asunto, que no la tiene..."

"Llevo preocupado muchos meses. Treinta años en este negocio y no he aprendido nada ¿O sí? Me desvelo por las noches al comprobar que las volatilidades vienen y van a su antojo. Que los bancos se han convertido en auténticos chicharros. Que los chicharros se convierten en estrellas de la Bolsa. Que los índices no se detienen. Lo que preveíamos que iba a suceder no ha sucedido. Y mientras, ni un euro en la caja ¿Miedo? No, no hay negocio para nosotros. Todo está en manos de los grandes, que son cada vez más grandes. Ese es el gran miedo, porque nos hemos planteado cerrar la sociedad de valores . La otra alternativa es reconvertirnos, pero ¿cómo, cuándo y en qué? Hemos hecho un seguimiento de los sucesos en los mercados de acciones desde que estalló la Crisis y asomaron los primeros brotes de verdad en la economía española. Hemos hablado con una docena de colegas y más de lo mismo: ni una puta orden y cero comisiones por corretaje. Muchos días nos hemos ido a almorzar sin haber cursado una sola operación. Argumentos suficientes para cerrar y dedicarnos a otra cosa…”

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+