image

Si quiere sobrevivir en los mercados financieros, evite los “ceros”

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Un antiguo jefe de inversiones siempre me decía: “Lo importante en una operación no es qué es lo que compras, o cuándo lo compras, lo realmente importante es tener claro cuándo vendes”. A lo largo de los años me di cuenta lo acertado de este consejo. Comprobé como operaciones exitosas en un principio terminaron generando enormes pérdidas por ser demasiado ambicioso a la hora de vender, y demasiado orgulloso para aceptar que me había equivocado. O al contrario, operaciones que parecían equivocadas en un principio porque el precio se iba claramente en contra, tener claro que no eran precios de venta, armarse de paciencia, y dejar que el tiempo pusiera las cosas en su sitio. Generalmente lo hacía. 

Estas claves del mercado son las que el joven y brillante analista Nick Maggiulli define como “ceros”. Maggiulli afirma en una reciente nota: 

Mi fábula favorita cuando era niño era la de la tortuga y la liebre de Esopo. Para aquellos que no están familiarizados, la historia se centra en una carrera entre una rápida y arrogante liebre, y su contraparte mucho más lenta tortuga. Pero lo que hace que esta carrera sea intrigante es que, después de obtener una ventaja considerable, la liebre decide tomar una siesta durante la carrera, creyendo que su victoria está casi asegurada. 

Desafortunadamente, la liebre se despierta para encontrar que la tortuga la ha pasado. A pesar de un loco sprint hacia la línea de meta, la liebre se queda corta y pierde la carrera. 

Si bien la mayoría de la gente ve la moraleja de la historia como "no confíes demasiado" o "gana la carrera lenta y constantemente", yo lo veo como una advertencia contra la terrible toma de decisiones. Después de todo, son las malas decisiones de la liebre y no las buenas decisiones de la tortuga, la que las lleva a la derrota de la liebre.  

Es la misma premisa que hay detrás de Winning the Loser's Game de Charles Ellis. En el libro, Ellis describe lo que él llama "juegos de ganadores" y "juegos de perdedores": 

En el juego de un ganador, el resultado está determinado por las acciones correctas del ganador. En el juego de un perdedor, el resultado está determinado por los errores cometidos por el perdedor. 

Ellis continúa explicando cómo invertir es un juego de perdedores, porque la mayoría de los inversores que intentan vencer al mercado (es decir, aquellos que intentan ganar) generalmente tienen un rendimiento inferior a largo plazo. Por ejemplo, usar un apalancamiento excesivo o pagar tarifas altas por el rendimiento superior esperado son dos formas comunes en las que los posibles ganadores se convierten en perdedores definitivos. 

La mejor estrategia para los inversores es no tratar de ganar, sino no perder. Demasiadas personas en la comunidad financiera se obsesionan con la forma "óptima" de invertir, cuando su tiempo se invertiría mejor evitando acciones que podrían conducir a la ruina.  

Warren Buffett lo dijo mejor en su carta de Berkshire Hathaway de 2005 a los accionistas : 

A lo largo de los años, varias personas muy inteligentes han aprendido por las malas que una larga serie de números impresionantes multiplicados por un solo cero siempre es igual a cero. 

La advertencia de Ellis y Buffett es clara como el cristal: evite los ceros.   Evítalos a toda costa.  

¿Por qué? Porque los ceros son esas cosas que pueden retrasarte años o décadas en un instante. ¿Qué son exactamente "los ceros"? 

En el mundo de las inversiones, los ceros son generalmente cosas asociadas con altos costos (es decir, tarifas, impuestos, gastos extravagantes, etc.) o altos riesgos (es decir, apalancamiento, concentración, etc.). Todas estas cosas, si no se manejan adecuadamente, pueden causar estragos en sus finanzas. 

Pero, evitar resultados financieros negativos también va más allá de sus decisiones de inversión. Evitar los ceros no es solo para su cartera de inversiones, también se puede aplicar a otras partes de su vida. 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+