image

No cometa el error de comparar la gripe con el coronavirus

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

La palabra coronavirus se encuentra entre las más buscadas de internet en las últimas semanas. Los sentimientos cercanos al pánico que han generado entre los ciudadanos chinos de las ciudades más afectadas serán digno de estudio sociológico en los próximos años. El miedo del resto de la humanidad a una propagación masiva también. Una de las herramientas que se está utilizando para mitigar ese “pánico” es el de restar importancia a esta enfermedad. Seguro que ha escuchado afirmaciones como estas: “En perspectiva, la gripe es una amenaza mayor que el coronavirus”. “No se preocupe por el coronavirus, preocúpese por la gripe” “Hay alrededor de 5 millones de casos graves de gripe en todo el mundo cada año, y 650.000 muertes, en otras palabras, si tienes pánico del coronavirus pero no te vacunaste contra la gripe, estás haciéndolo al revés”, afirmaba recientemente Axios. 

Ahora bien, ¿es correcta esta forma de intentar reducir el miedo a esta enfermedad? Creemos que no. ¿El motivo? Porque podría banalizar los efectos de la misma.  

Los analistas de Wired afirmaban recientemente sobre este hecho: 

“Sí, sabemos que la gripe es mala, a nadie le gusta la gripe. Pero la táctica de posicionar al virus de la gripe como el más aterrador de los enemigos es tan peligroso como trillado. Durante el brote de fiebre hemorrágica mortal que afectó a África occidental en 2014, a los estadounidenses se les aseguró, una y otra vez, que "aunque el Ébola es malo. La gripe es peor".  

Es cierto que el Ébola no se convirtió en una verdadera amenaza sobre los países occidentales y se registraron pocos casos de infecciones. También es cierto que 148 niños en los Estados Unidos, y miles de adultos, morirían de gripe durante el invierno siguiente. Pero estas estadísticas no tienen la intención de agudizar nuestra vigilancia sobre la gripe, ni siquiera de alentarnos hacia tasas más altas de vacunación. Se supone que simplemente nos calman y nos hacen darnos cuenta de que no necesitamos preocuparnos por alguna otra enfermedad que suene más exótica. 

Detener el pánico puede ser un objetivo justo, especialmente cuando ese pánico es infundado. El ébola ciertamente no ha desaparecido de la tierra: un brote reciente en el Congo ha infectado a más de 3.000 personas desde agosto. Pero ahora tenemos una vacuna contra la enfermedad y estamos mejor equipados para calmar su propagación. Mientras tanto, el pánico tiene consecuencias no intencionadas y dañinas. Por ejemplo, justo en la última semana, supimos que el acaparamiento de máscaras faciales por parte de consumidores sanos podría causar una escasez peligrosa para los trabajadores de la salud que más los necesitan. 

A diferencia del ébola, que se descubrió hace décadas, la cepa del coronavirus detrás del brote que comenzó en China es completamente nueva para los científicos. Hasta ahora, este patógeno se ha cobrado más de 1000 vidas, y simplemente no sabemos cómo se comportará en las próximas semanas y meses. Al decirle a la gente que no se preocupe, o que deberíamos preocuparnos "más" por la gripe, podemos terminar erosionando la confianza pública en los medios. ¿Qué sucede si este coronavirus resulta mucho peor de lo que esperábamos? El gobierno chino ya está bajo escrutinio por minimizar los riesgos. ¿Por qué los medios de comunicación occidentales quieren repetir el error? 

Incluso tomadas en sus propios términos, las comparaciones de la gripe dependen de matemáticas torpes y miopes. La gripe puede matar a los estadounidenses por decenas de miles, pero eso se debe a que ha existido durante tanto tiempo y ha tenido mucho tiempo para propagarse. Millones de personas contraen el virus cada año, y menos del 0.1 por ciento de ellas mueren a causa de él. ¿Cuál es la tasa de muerte por el nuevo coronavirus? Nadie puede decirlo con certeza, pero las estimaciones han oscilado alrededor de 20 veces la tasa de la gripe, o el 2 por ciento. Algunos virólogos afirman que esto es una sobreestimación, porque los casos más leves podrían estar siendo pasados por alto; otros responden que, dada la falta de acceso a las pruebas de diagnóstico, muchas muertes pueden no contarse. En resumen, es demasiado pronto para decirlo. Tampoco está claro cómo de eficientemente este coronavirus se propaga de persona a persona.. Es posible que la propagación disminuya. O de lo contrario podría acelerarse. A la luz de esta incertidumbre, tal vez no deberíamos ser tan rápidos para aconsejar a todos a " controlar " sus preocupaciones. 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+