image

Lo que Erasmus nos enseñó sobre los mercados financieros

por Carlos Montero Hace 4 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"No soy una persona religiosa, pero a veces leo textos religiosos antiguos para extraer sus enseñanzas filosóficas. Y recientemente, me topé con un viejo texto escrito por Erasmo de Rotterdam en 1503. Según los informes, el libro es un manual para un soldado que parecía incivilizado, pero amigable, cuando conoció a Erasmo. La esposa del soldado le pidió a Erasmus que escribiera un texto que ayudaría a su esposo a rectificar su comportamiento. El producto final es el Manual del Caballero Cristiano, que se hizo muy influyente y ampliamente leído en el siglo XVI", afirma el analista Joachim Klement en un interesante artículo que releí recientemente.

"Pero esta es una publicación que trata básicamente temas financieros, ¿qué relación tiene entonces un manual de caballería del siglo XIV?", podrían preguntarse. Bien, pues ahora lo entenderán:

Lo que me intrigó sobre este texto son dos cosas, prosigue Klement: Primero, Erasmo no enfatizó la necesidad de observar rituales y ceremonias cristianas. En cambio, escribió un manual sobre cómo vivir una buena vida sin la necesidad de participar en rituales superficiales que parecían sin sentido para el soldado. Me encanta este enfoque, porque con demasiada frecuencia, las personas religiosas intentan exhibir su religiosidad públicamente siguiendo rituales y ceremonias celosamente mientras viven una vida que está lejos de las enseñanzas de la religión que tanto aprecian. En cambio, Erasmus se centra en la vida cotidiana y las enseñanzas del cristianismo cuando se considera una escuela de filosofía.

La segunda cosa que encontré intrigante sobre el texto es que las 22 lecciones que contiene pueden traducirse fácilmente en 22 lecciones para los inversores y lo que significa ser un inversionista bueno o virtuoso. Y esto es lo que me inició en este camino. En este post, enumeraré las 22 lecciones para el inversor virtuoso derivadas del manual de Erasmus. En las próximas semanas, profundizaré en cada una de las 22 reglas y explicaré lo que estas reglas significan para los inversores, creando efectivamente un manual para el inversor virtuoso.

Por lo tanto, sin más preámbulos, aquí están las 22 reglas del inversor virtuoso:

-Luche contra el mal de la ignorancia: el conocimiento es la base del éxito

- Tenga confianza en su conocimiento, incluso si le trae pérdidas temporales

- Analice sus miedos: le llevarán por mal camino si pueden

- Mantenga sus objetivos siempre a la vista: el inversor virtuoso dedica todos sus esfuerzos a sus objetivos

- No se distraiga, evite las tentaciones de un mundo materialista.

- Ignore el juicio de los demás, lo único que importa es usted

- Práctica: nadie es perfecto, pero podemos esforzarnos por mejorar

- No se preocupe por las tentaciones: comience a preocuparse si cree que no tiene tentaciones, porque es cuando no puede distinguir el bien del mal

- Siempre prepárese para una pelea: no deje que un mundo tranquilo le detenga

- Ríase ante el peligro: mantenga un eslogan para alentarle

- Evite los dos mayores peligros: el desaliento y el orgullo

- Convierta sus debilidades en fortalezas: refuerce sus virtudes cuando sea tentado

- Trate cada pelea como si fuera la última, porque si no lo hace, podría serlo

- No deje que sus virtudes se desvanezcan, solo porque lo esté haciendo bien, no significa que pueda escapar a algunos vicios

- No busque ganancias a corto plazo: evalúe los resultados a largo plazo con resultados a corto plazo

- Nunca se rinda: el mundo puede parecer sombrío a veces, pero puede recuperarse

- Siempre tenga un plan: es su arma más efectiva

- Deje de preocuparse por cuestiones insignificantes: algunas cosas simplemente no valen la pena

- Sea un ejemplo: ¿qué pensarían los demás de su comportamiento?

- La virtud tiene sus propias recompensas: solo el inversor virtuoso conocerá estas recompensas

- La vida es corta: haz que cuente para algo

- Admita sus faltas: aquellos que no lo hacen, tienen más que temer

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+