image

"Hay que huir del ruido, evitar las rocas, los cantos de sirena"

por Moisés Romero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Solo una adecuada disciplina mental te permitirá seguir en el mundo de la inversión y de la Bolsa. En situaciones de máxima agitación, como la actual, hay que huir del ruido. He leído que uno de los gestores que más dinero ha ganado en la Bolsa española en 2019 ha sido un canadiense, que ha operado desde Canadá. Fuera del ruido político y otras andanzas en el Reino de España. Hay que navegar alejados de las costas. Evitar las rocas y los cantos de sirena. Las sirenas, mitológicamente, estaban constituidas por el cuerpo de una hermosísima mujer en su mitad y el de un ave en su otra mitad, aunque hoy las representemos más con el cuerpo de pez en su mitad inferior. Vivían en el Mediterráneo, concretamente en el estrecho de Mesina. Se pasaban la vida entonando unos hermosos y melodiosos cantos que ejercían sobre los navegantes una atracción irresistible y fatal que les obligaba a dirigir sus barcos hacia la costa, lugar que nunca alcanzaban, pues las naves terminaban varadas y destruidas en los acantilados.

En el canto XI de la Odisea, Homero nos cuenta cómo Ulises consigue librarse del desastre al emplear un curioso y fácil sistema antisirena, consistente en tapar sus oídos y los de sus marineros con unas bolitas de cera y atándose al palo mayor del Argos. También hay que decir que el dios Orfeo echó una mano y contrarrestó con su dulce música los embaucadores cantos de las sirenas.

El afamado banquero Lord Overstone pronunció y dejó escritas siete palabras mágicas sobre el discurrir de los ciclos bursátiles: tranquilidad, mejora, confianza, prosperidad, excitación, convulsión y presión.

Los seguidores del banquero dicen que el estadio actual es el de la convulsión, uno de los más difíciles, porque la convulsión destroza la confianza. Es un estado de ánimo, pura psicología, sujeta a multitud de fuerzas que la hacen tambalearse a cada instante. Quizá la volatilidad sea la peor compañera de viaje. Por eso, aconsejan reflexión y análisis y no dejarse llevar, ni ahora ni nunca, por los cantos de sirena. Los especialistas en el estudio de estas citas y su plasmación en los textos añaden que a partir de este periodo de convulsión y el siguiente de presión, los restantes son más largos, muy generosos y exuberantes.

Y un apunte final. "Mientras los bancos centrales estén inundando el sistema con liquidez, los inversores están dispuestos a esperar que los bancos centrales solucionen los problemas económicos y la política solucione los problemas geopolíticos -- y es por eso que los mercados de valores siguen siendo bastante plácidos ".

Imagen

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+