image

¿Qué la diversificación ha muerto? Vean este gráfico y comprobarán que no

por Carlos Montero Hace 8 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Quizás una de las actividades más difíciles a la hora de invertir en los mercados financieros es elegir la adecuada asignación de activos según  nuestro perfil de riesgo. Durante más de tres décadas en los mercados puedo asegurar que la teoría de asignación eficiente de carteras, que hay mucha, se enfrenta en el día a día con los sesgos emocionales, entrando en confrontación en numerosas ocasiones. Básicamente, cuando nos sentimos confiados queremos asumir más riesgos en nuestras carteras de lo que la teoría recomienda, y al contrario. Para salvar esta dificultad, hace mucho aprendí a estudiar el posicionamiento de los gestores financieros que tengo como referencia, y en base a un análisis conjunto de sus posiciones elaborar una cartera con la ecuación rentabilidad potencial/riesgo acorde a mis escenarios de mercado.

Y es que la diversificación es fundamental, recalco, fundamental para poder sobrevivir financieramente. En la siguiente imagen, elaborada por el analista Ben Carlson, se ve los rendimientos de los distintos activos desde 2010.

Imagen

Algunas consideraciones sobre este cuadro:

- 2018 fue el año en que nada funcionó, por lo que no es de extrañar 2019 fue el año en que todo funcionó. 

- La brecha entre los mejores y peores artistas es enorme. La clase de activos con mejor rendimiento de este grupo (acciones de gran capitalización de EE.UU.), superó al peor (efectivo) en más del 29% en 2019 y eso en realidad está por debajo del rango promedio de los últimos 10 años.

- La diferencia promedio entre el mejor y el peor desempeño de las 10 clases de activos utilizadas aquí desde 2010 es del 32,3%. La mayor diferencia entre los mejores y los de menor rendimiento se produjo en 2013, cuando las acciones de pequeña capitalización superaron a los productos básicos en más del 52%.

- Esto nos dice que la diversificación no está muerta por mucho, pero también muestra cuántas oportunidades tienen los inversores para estar bien o mal si llegan a los extremos en cualquier clase de activo o región.

- El mercado de bonos no colapsó. Los retornos de los bonos no han sido nada del otro mundo durante la última década. El 3.6% anual para el agregado de Barclays y el 3.2% para los valores protegidos contra la inflación del Tesoro (TIPS) no se parecen en nada a los rendimientos experimentados por los inversores en los años 80, 90 o 2000.

- Pero esos rendimientos llegaron con aproximadamente un 75% menos de volatilidad que el mercado de valores durante este tiempo. Las mayores reducciones fueron solo del 5% y del 11% respectivamente, para el agregado y los CONSEJOS, mientras que el S&P cayó cerca del 20% en dos ocasiones diferentes.

- Y los inversores en bonos no fueron aplastados por la inflación, la muerte de las monedas fiduciarias, los niveles de deuda del gobierno o la "impresión de dinero" por parte de la Fed. Estas son todas las cosas de las que los apocalípticos estaban advirtiendo en 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, y se entiende.

- Debido al nivel actual de las tasas de interés (incluso más bajas ahora que cuando comenzó la última década), los rendimientos a largo plazo de los bonos continuarán siendo más bajos que en el pasado. Pero eso no significa que el mercado de bonos vaya a explotar.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+