image

Todos son optimistas en el mercado de acciones en este momento. Esto es lo que podría salir mal

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Los mercados han sabido sobreponerse del miedo a una guerra entre Estados Unidos e Irán y un aumento en los precios del petróleo y han aprovechado las correcciones para seguir aumentando posiciones en las acciones. Los riesgos geopolíticos son siempre un motivo de precaución, pero son impredecibles y se ven marginados en un mercado alcista. Ahora, están en el centro de la atención. Han "saltado a la cima de la lista de preocupaciones", dijo Alan Blinder, ex vicepresidente de la Reserva Federal y profesor de economía de la Universidad de Princeton. Tras la noticia del ataque, los estrategas de UBS aconsejaron a los inversores que mantuvieran el rumbo.

"Los riesgos geopolíticos individuales tienden a no ser suficientes para impulsar una recesión sostenida en los mercados", escribieron, "y es importante que los inversores mantengan un enfoque a largo plazo".

Aun así, la escalada en las tensiones de Medio Oriente es un recordatorio de que un mercado de valores que alcanza máximos históricos se enfrenta a riesgos, incluidas altas valoraciones de valores y una expansión económica envejecida.

Esto es lo que podría salir mal este año para los inversores.

1) El crecimiento de las ganancias pierde impulso.

Las ganancias representan uno de los mayores riesgos para las acciones en 2020. Muchas compañías han estado revisando sus pronósticos de ganancias a la baja, una tendencia que no respalda las elevadas expectativas que ha establecido el aumento de los precios de las acciones.

Savita Subramanian, estratega jefe de cuantía y acciones del Bank of America Merrill Lynch, recientemente publicó una nota diciendo que las perspectivas de ganancias corporativas son planas y que el mercado "parece haber tocado un techo".

"Las revisiones débiles no son un buen augurio para principios de 2020", escribió Subramanian.

Bob Pisani de CNBC informó recientemente que los analistas han reducido las estimaciones del primer trimestre en una serie de compañías innovadoras.

Los recortes de tasas de la Reserva Federal han permitido a los inversores apartar la vista de las ganancias, dijo el analista de Societe Generale Albert Edwards.

2) Muchas acciones pueden estar sobrevaloradas.

En algún momento, las empresas deben demostrar el crecimiento de las ganancias para justificar el valor de sus acciones. Históricamente, la relación precio/beneficios con miras al futuro para el S&P 500 es de alrededor de 15. Hoy en día, es de aproximadamente 18.

Las acciones de crecimiento, particularmente los gigantes tecnológicos Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google, han impulsado el mercado alcista. También han acumulado las valoraciones más altas.

Las altas valoraciones han tenido a muchos inversores mirando acciones de valor con índices PER más bajos desde septiembre pasado. Michael Wilson, estratega jefe de acciones de EE.UU., cree que esta rotación continuará en 2020.

"Todavía creemos que el mayor riesgo en el mercado de acciones sigue estando en las acciones de crecimiento", escribió en diciembre, "donde las expectativas son demasiado altas y ya están descontadas en el precio".

3) Las empresas están acumulando deuda.

Los analistas de UBS escriben que 2020 puede traer una ola de rebajas de crédito para las acciones estadounidenses. Si las ganancias son planas, el crecimiento económico es lento y la fabricación se mantiene débil, la carga de la deuda corporativa podría pesar sobre los precios de las acciones.

"No es un gran secreto que las compañías estadounidenses hayan acumulado deuda en la última década", escriben los analistas. "Apenas diez años después de la crisis financiera, la deuda corporativa no financiera total es apenas inferior a los 10 billones de dólares, o alrededor de un 50% más que en los mínimos vistos en 2009. Curiosamente, la deuda NO es un tema importante en el mercado actual".

Sin embargo, la deuda corporativa puede convertirse en un tema clave si las compañías se enfrentan a rebajas de crédito en medio de la disminución de las ganancias o tienen que refinanciar a tasas de interés más altas.

4) La curva de rendimiento invertida aún podría haber predicho correctamente una recesión.

Los bonos del Tesoro a corto plazo comenzaron a pagar un rendimiento más alto que los bonos del Tesoro a largo plazo el verano pasado, que es una señal recesiva clásica conocida como curva de rendimiento invertida.

Por lo general, presagia una desaceleración en el horizonte, pero no de inmediato. Últimamente, la curva ha vuelto a su pendiente ascendente normal en los gráficos y los inversores lo han olvidado por completo.

Michael Darda, economista jefe y estratega de mercado, dice que esto es un error y advierte a los inversores que respeten el ciclo económico y sus indicadores.

"Estamos algo desconcertados por la pandilla de estrategas de Wall Street que animan el aterrizaje suave basado en lo que creemos que es una lectura defectuosa de los macro indicadores", escribe. “Un comentario frecuente es que ahora tenemos una curva de rendimiento con pendiente ascendente y, por lo tanto, el riesgo de recesión se ha desvanecido. Sin embargo, la curva se adelanta, en promedio, 12 meses antes del ciclo, no es un indicador instantáneo del riesgo de recesión en tiempo real".

5) La economía puede ser más débil de lo esperado.

La mayoría de los economistas no pronostican una recesión en 2020, pero tampoco pronostican un crecimiento económico revolucionario. "La expansión económica de Estados Unidos está en su undécimo año", señalaron recientemente los analistas de Nomura. "Esperamos que el crecimiento continúe, pero a un ritmo más lento".

El estímulo fiscal de los recortes de la Fed y la reforma fiscal está disminuyendo, y puede que no haya más.

"El crecimiento en los socios comerciales de EE.UU. se ha ralentizado", escribieron los analistas de Nomura. “La incertidumbre en torno a la política económica y el entorno empresarial ha aumentado y deprime la inversión. La actividad en el lado industrial de la economía sigue siendo particularmente débil".

Un aumento brusco y sostenido en los precios de la energía, debido quizás a las tensiones en el Medio Oriente, también podría impactar negativamente en la economía y en el mercado de valores.

"Una de las cosas que pueden hacer descarrilar un mercado alcista es un aumento en los precios del petróleo que puede causar una recesión", dijo Paul Hickey, cofundador de Bespoke Investment Group. "Cuando hay precios del petróleo más altos, hay un impacto en un costo clave para muchas empresas diferentes".

6) Una crisis en las bolsas no requieren recesiones.

Recuerde que las acciones se acercaron a un mercado bajista en diciembre de 2018 sin recesión a la vista. "No es necesario estar en recesión para obtener un rendimiento extremadamente negativo", escriben los analistas de Bernstein Philipp Carlsson-Szlezak y Paul Swartz. Los analistas señalaron que no hubo recesión el lunes negro de 1987, ni durante los mercados bajistas de 1966 y 1962.

7) Podríamos ver un aumento en la inflación.

Los precios de los productos básicos están subiendo. El petróleo, en particular, podría subir a lo largo de 2020 en medio de eventos en el Medio Oriente. Además, el desempleo en EEUU está en el 3.5% y los salarios están en aumento, lo que puede obligar a las empresas a subir los precios,

"Habrá un susto de inflación", predice Marc Chandler, estratega jefe de mercado de Bannockburn Global Forex. "La inflación general va a subir".

Chandler dijo que podría ser suficiente para asustar a los mercados, pero no suficiente para mover a la Reserva Federal.

8) Será un año electoral divisivo.

Estados Unidos estará aún más dividido con un juicio de juicio político inminente y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ahora desafiando la decisión del presidente Donald Trump de lanzar el ataque aéreo que mató al principal comandante de Irán, el general Qasem Soleimani, en Bagdad.

La creciente polémica podría afectar la confianza del consumidor y ralentizar el gasto del consumidor, lo que ha mantenido a la economía en marcha hasta 2019.

"Esperamos que las elecciones presidenciales de este año sean aún más polémicas que en 2016, lo que probablemente perjudicará las ventas minoristas", escribieron analistas de Loop Capital Markets.

9) La guerra comercial no ha terminado.

Las tensiones comerciales se han aliviado con la promesa del presidente Donald Trump de firmar un acuerdo comercial de fase uno con China el 15 de enero. Además, el mercado espera que las tensiones sigan siendo moderadas en un año electoral.

Aun así, no está completamente claro qué contiene el acuerdo de fase uno, y las mayores diferencias entre las dos naciones aún no se han resuelto

Además, el optimismo respecto a la guerra comercial del presidente Trump, que con frecuencia hizo subir los mercados al alza en 2019, ya no funciona, dice el ex ejecutivo de J.P.Morgan Chase, Adam Crisafulli, ahora fundador de Vital Knowledge Media.

"Ya no tendremos los tuits al estilo "¡Estamos cerca de un gran acuerdo!" para que impulsen a los mercados de acciones", escribe. "Ahora habrá que ver una mejora genuina en el crecimiento/beneficios empresariales para justificar más subidas"

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+