image

"¿Invertir? Nada ha cambiado en 2.000 años"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Al examinar cómo inversiones familiares típicas (riqueza promedio de $ 1.2 mil millones) asignan sus activos, inmediatamente queda claro que nada ha cambiado en 2.000 años. Básicamente, es la cartera de Talmud (33 % para acciones, bonos, activos reales) lo que es realmente difícil de superar (vía Marc Feber) ¿Y en España? Hablo con uno de mis gurus favoritos: "Hemos retrocedido 10 años en términos y conceptos bursátiles. La española es una Bolsa de sota, caballo y rey. Si la mejora económica se debilita, como apuntan todos los indicadores adelantados, poco nada hay que esperar. El mercado español es estrecho por definición y además no es representativo del cuadro económico general, porque ni cotizan todas las empresas que son ni son todas las que cotizan. Existen amplios sectores industriales y de crecimiento que no están presentes en la Bolsa y, lo que es peor, nunca lo estarán..."

Imagen

"Por eso, la española es una Bolsa clásica, de sota, caballo y rey. Los sectores denominados estratégicos acaparan el 90 % de la capitalización total. La actuación de los grandes gestores, en un gesto de mimetismo, se limita a comprar-vender bancos, telecomunicaciones, eléctricas, petróleo, construcción-inmobiliaria y algún valor de capitalización media. Frente a la actuación de estos denominados profesionales de la gestión, destaca la de inquietos especialistas de la Bolsa, que miran con detenimiento los valores más pequeños susceptibles de protagonizar situaciones brillantes, o desastrosas, llegado el caso..."

"Una Bolsa de sota, caballo y rey que genera, con harta frecuencia, movimientos unidireccionales sin ton ni son, sin distinciones, para pasmo de los más incautos. Por eso, cuando pintan bastos todo baja aunque resulte difícil extrapolar la situación bancaria con la energética o inmobiliaria. No sucede lo mismo, sin embargo, en los procesos alcistas, porque hay valores, como se ha demostrado todos los años, que no han logrado levantar la cabeza debido al empeoramiento de sus fundamentos. Son compañías que han reflejado una incapacidad manifiesta para subir, pero que se han subido las primeras al carro de las bajadas cuando este se ha puesto en marcha de manera esporádica durante el año..."

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+