image

"El Gran Pronóstico: Europa, Tierra Prometida. Eso lo tendrán que ver mis ojos"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

La misma canción se repite desde hace cuatro años: el dinero se desplazará en 2020 desde los mercados de Estados Unidos, muy sobrecalentados, hacia Europa, la Tierra Prometida. Pero eso lo tendrán que ver mis ojos. No me lo creo, hasta que no se demuestre lo contrario. En los últimos cuatro años se ha repetido la misma canción, con una orquesta, que cada día desafina más y expulsa a los espectadores del auditorio. El título de la canción: Europa será la tierra prometida de la inversión extranjera en Bolsa. Se ha producido el fenómeno contrario: éxodo del dinero extranjero, que, según todos los pronósticos, continuará. Se han producido fuertes divergencias entre los mercados de acciones EE UU y los europeos. Los diferenciales en el comportamiento de numerosas magnitudes económico financieras de EE UU y Europa son abundantes. Además de políticas monetarias, tipos de interés oficiales y secundarios, inflación y expectativas o PIB, las bolsas también muestran una enorme brecha en su evolución desde los mínimos de la pasada crisis en 2009. Las empresas de EE UU también se han comportado mejor, entre otras cosas, por la gran ventaja que supuso una rebaja en la factura fiscal de 15 puntos porcentuales. No obstante, las bolsas americanas han subido mucho más allá que los beneficios y las valoraciones del mercado son más elevadas que en Europa. Los ratios de valoración de EE UU evidencian niveles de sobre valoración extremos. Se trata de las lecturas más altas solo por detrás de las de récord absoluto, registrado en el año 2000", med dice el CEO de una importante gestora, que añade:

"Antes del verano pasado, los analistas de Barclays revelaban que se ha producido un éxodo en Europa. Los inversores estadounidenses se han convertido en vendedores netos a 12 meses de renta variable europea por primera vez en 4 años. El problema no es tanto que haya algo inherentemente negativo en Europa, sino que tampoco hay motivos para ver en ella las mejores oportunidades. En una reciente visita a Madrid, Geraldine Sundstrom, responsable de gestión de carteras de asignación de activos de PIMCO para EMEA, resumía todo lo que buscaba para confiar en una apuesta. Y la realidad es que la bolsa europea no lo ofrece. A la experta le preocupa China, porque un importante peso de las exportaciones de Europa son para el país asiático. Teme por el auge del populismo, pues Europa tiene que luchar con ello en varios frentes políticos..."

"El apetito por la bolsa europea no termina de despertar. Es cierto que BlackRock ha mejorado sus perspectivas para la clase de activos, pero se mantiene en neutral ante los tres riesgo que menciona Sundstrom: la guerra comercial, una ralentización de China y riesgo político. Coincide en esa cautela Nadege Dufosse, responsable de asignación de activos de Candriam:  “La zona euro parece incluso más vulnerable: dispone de márgenes de maniobra presupuestarios limitados, unos tipos que ya están en territorio negativo, y se encuentra expuesta a numerosos riesgos políticos internos y externos a la zona”. La experta no descarta que el pesimismo actual con la bolsa europea pueda dar lugar a una sorpresa positiva, incluso una rotación “brutal y rápida” de estilos de inversión (del sesgo crecimiento actual al value). Pero insiste en recordar las complicaciones. “Esto se encuentra probablemente condicionada a la publicación de mejores datos económicos y a un aumento de los tipos”, lamenta..."

"Pero la Gran Apuesta se mantiene. Ya veremos"

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+