image

¿A dónde irán las Bolsas, el Oro, las Materias Primas y el Sector Inmobiliario en 2020?

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Quedan dos semanas para que finalice el año y dependiendo de cómo se hagan las cuentas, también comience una nueva década. Naturalmente, este es el momento en que los sesudos analistas del mercado emiten sus pronósticos de lo que se puede esperar, y hoy queremos acercarles la opinión del equipo de análisis de Invesco. En pocas palabras, esperan un ajuste continuo de la política monetaria con poco estímulo fiscal. Por lo tanto, son más optimistas sobre los mercados de acciones que sobre la economía en general  ¿Qué esperan de la economía mundial? Los bancos centrales impulsarán el crecimiento. "Al mirar hacia 2020, está claro que los bancos centrales todavía están asumiendo la carga de estimular la economía a través de la política monetaria. Eso debería ser un buen augurio para 2020, en nuestra opinión. Sin embargo, creemos que dicha relajación monetaria debería tener un impacto más positivo para los precios de los activos que para la economía en general. Es probable que la incertidumbre económica continúe deprimiendo el gasto de capital, en nuestra opinión, y debemos estar atentos para asegurarnos de que no se extienda a los planes de contratación."

En pocas palabras: esperan un crecimiento económico general de alrededor del 3% para el mundo.

¿Perspectivas para la zona euro? Las respuestas políticas al lento crecimiento pueden seguir siendo esquivas

Creemos que la debilidad en el sector manufacturero puede extenderse al sector de servicios en mayor medida el próximo año. En respuesta, esperamos que el Banco Central Europeo (BCE) siga siendo acomodaticio en 2020, continuando las compras de flexibilización cuantitativa y posiblemente incluso reduciendo las tasas nuevamente. Además, si los gobiernos, especialmente Alemania, parecen no estar dispuestos a proporcionar un estímulo fiscal, podríamos ver al BCE explorar más herramientas monetarias experimentales. Sin embargo, somos conscientes de que esta no es una tarea fácil. Por lo tanto, una mayor relajación monetaria puede no ser posible en ausencia de una recesión más profunda o una recesión total.

Conclusión: esperan un crecimiento económico de aproximadamente el 1% o menos para la eurozona en 2020.

¿Y qué harán las acciones? Una visión alcista general, con algunas excepciones regionales

Acciones de EE.UU.: Creemos que el entorno de la política monetaria seguirá apoyando a las acciones en 2020. Sin embargo, creemos que los inversores deberán ser más exigentes en este entorno. Las valoraciones parecen estiradas para las acciones estadounidenses, desde nuestro punto de vista, pero reconocemos que las valoraciones no siempre han sido un buen predictor del rendimiento en el corto plazo. Además, creemos que las tasas de interés más bajas y la baja inflación hacen que las acciones estadounidenses sean más atractivas. Además, el dólar se ha debilitado recientemente debido a las políticas de "flexibilización cuantitativa" que se espera que continúen. Eso debería ser positivo para las acciones estadounidenses. Por lo tanto, somos optimistas con respecto a las acciones de EE.UU., con la advertencia de que los inversores deberían esperar una mayor volatilidad en el próximo año.

Acciones europeas y británicas. Somos neutrales con respecto a las acciones europeas (ex Reino Unido). Las valoraciones son muy atractivas (basadas en un análisis del rendimiento de dividendos y la relación precio-beneficio ajustada cíclicamente), pero aún no hemos visto signos de que la economía de la eurozona haya alcanzado un punto de inflexión. Somos bajistas en las acciones del Reino Unido. Creemos que es razonable esperar una disminución de las ganancias y un crecimiento más lento de los dividendos, especialmente dado que una gran parte del mercado del Reino Unido está expuesto a productos básicos o bancos.

Acciones japonesas. Somos moderadamente optimistas con respecto a las acciones japonesas dado que prevemos una imagen económica moderadamente más brillante para Asia y esperamos una desventaja limitada del rendimiento a largo plazo de los EE.UU. en nuestro escenario base, lo que probablemente resulte en un yen más estable o incluso más débil. (A menudo, un yen más fuerte funcionó negativamente para las acciones de Japón, incluido este año).

Acciones de mercados emergentes. En general, somos optimistas con respecto a las acciones de los mercados emergentes. Los catalizadores incluyen una Fed más acomodaticia, así como la búsqueda de rendimiento por parte de los inversores, lo que puede conducirlos a acciones de mercados emergentes. Las acciones emergentes asiáticas deberían beneficiarse del estímulo fiscal en China e India. Las acciones chinas en particular deberían beneficiarse de la liberalización financiera china y la mayor ponderación de las acciones chinas A en los índices MSCI. Somos pesimistas con respecto a las acciones latinoamericanas, muchas de las cuales están demasiado vinculadas a la suerte de los precios de las materias primas y algunas de las cuales esperamos que sufran la incertidumbre política. Tenemos una visión neutral de las acciones de la Europa emergente dado el crecimiento desacelerado en la zona del euro.

¿Y las inversiones alternativas? El potencial de rendimiento inmobiliario puede ser beneficioso

Sector Inmobiliario. Entre las clases de activos alternativos, somos más positivos en el sector inmobiliario, dados sus rendimientos relativamente altos y su potencial de rendimiento superior en lo que esperamos sea un entorno de rendimiento relativamente bajo. Estamos a favor de los bienes inmuebles de la eurozona y de los mercados emergentes, pero estamos a favor de evitar los bienes inmuebles del Reino Unido hasta que se resuelva el Brexit.

Oro. Somos bajistas en el oro. Si bien reconocemos los beneficios de diversificación del oro, así como un menor coste de oportunidad dadas las tasas más bajas a nivel mundial, esperamos bajos rendimientos para el oro en el próximo año, dada la recuperación que experimentó este año. Además, el oro generalmente se comporta mejor en entornos recesivos o estanflación, ninguno de los cuales esperamos para el próximo año.

Productos básicos. Somos pesimistas con los productos básicos, ya que creemos que las valoraciones son mucho más altas que las normas históricas para productos en términos reales. Además, nuestro análisis histórico sugiere que los productos industriales han tenido un mal desempeño cuando la Fed está bajando las tasas.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+