image

No se dejen engañar por los cantos de sirena. Hay temibles señales en el horizonte.

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Las incertidumbres de corto plazo poco a poco se van a ir aclarando. Eso es lo que esperan los inversores para entrar en las bolsas con más decisión y tener, al menos en la primera parte del año, un buen 2020 en los mercados", me comentaba recientemente un amigo gestor. Tengo varias cosas que decir al respecto. Lo primero es que estoy de acuerdo que es previsible acontecimientos positivos en el corto plazo. Enumeremos: 1. A pesar del ruido, es previsible un acuerdo comercial de fase uno entre EE.UU. y China. 2. Boris Johnson ganará las elecciones previsiblemente, y parece que todo lleva a pensar a que el Reino Unido sufrirá un Brexit suave. 3. Los principales bancos centrales del mundo han vuelto a salir al rescate de las economías con nuevos alivios de sus políticas monetarias. 4. Los conflictos geopolíticos no tienen actualmente la magnitud suficiente como para dañar sensiblemente la economía. 

Por tanto, estoy de acuerdo con mi amigo en lo de "las incertidumbres de corto plazo se van a ir aclarando". Ahora bien, en el medio/largo soy mucho más pesimista. Comparto la opinión del famoso economista Nouriel Roubini, que en un excelente artículo expone una serie de señales que sugieren que "no todo está bien en la economía mundial". Veamos esas señales:

Primero, datos recientes de China, Alemania y Japón sugieren que la desaceleración aún continúa, incluso si su ritmo se ha vuelto menos severo.

En segundo lugar, mientras que Estados Unidos y China pueden acordar una tregua, el desacoplamiento continuo de las dos economías más grandes del mundo casi seguramente se acelerará nuevamente después de las elecciones estadounidenses de noviembre próximo. En el medio y largo plazo, lo mejor que se puede esperar es que la inminente guerra fría no se caliente.

Tercero, mientras que China ha mostrado moderación al enfrentar el levantamiento popular en Hong Kong, la situación en la ciudad está empeorando, lo que hace probable una fuerte represión en 2020. Entre otras cosas, una respuesta china militarizada podría descarrilar cualquier acuerdo comercial con los EE.UU., así como empujar a Taiwán en la dirección de las fuerzas que apoyan la independencia, una línea roja para Beijing.

Cuarto, aunque un "Brexit duro" puede estar fuera de la mesa, la eurozona está experimentando un malestar cada vez más profundo que no está relacionado con la inminente partida del Reino Unido. Alemania y otros países con espacio fiscal continúan resistiendo las demandas de estímulo. Peor aún, la nueva presidenta del BCE,  Christine Lagarde , probablemente no podrá proporcionar mucho más en cuanto a estímulo de política monetaria, dado que un tercio del Consejo de Gobierno del BCE ya se opone a la actual ronda de flexibilización.

Más allá de los desafíos derivados del envejecimiento de la población, el debilitamiento de la demanda china y los costos de cumplir con los nuevos estándares de emisiones, Europa también sigue siendo vulnerable a la amenaza repetida de Trump de imponer aranceles de importación a los automóviles alemanes y otros europeos. Y las principales economías europeas, como Alemania, España, Francia e Italia, están experimentando rumores políticos que podrían traducirse en problemas económicos.

Quinto, con las paralizantes sanciones lideradas por Estados Unidos que ahora alimentan los disturbios callejeros, el régimen iraní no verá otra opción que continuar fomentando la inestabilidad en la región en general, para aumentar los costos del enfoque actual de Estados Unidos. El Medio Oriente ya está en crisis. Han estallado protestas masivas   en Irak y Líbano, un país que está efectivamente en bancarrota y en riesgo de una crisis monetaria, de deuda soberana y bancaria. En el vacío político actual allí, el Hezbolá respaldado por Irán podría decidir atacar a Israel. La incursión de Turquía en Siria ha introducido muchos riesgos nuevos, incluido el suministro de petróleo del Kurdistán iraquí. La guerra civil de Yemen no tiene un final a la vista. E Israel actualmente no tiene un gobierno. La región es un barril de pólvora; Una explosión podría desencadenar una descarga de petróleo y un episodio renovado de riesgo.

Sexto, los bancos centrales están llegando al límite de lo que pueden hacer para respaldar la economía, y la política fiscal sigue limitada por la política y las altas deudas. Sin duda, los formuladores de políticas podrían recurrir a políticas aún menos convencionales, es decir,  déficit fiscales monetizados, cada vez que ocurra otra recesión, pero no lo harán hasta que la próxima crisis ya sea severa.

Séptimo, la reacción populista contra la globalización, el comercio, la migración y la tecnología está empeorando en muchos lugares. En una carrera hacia el fondo, más países pueden aplicar políticas para restringir el movimiento de bienes, capital, trabajo, tecnología y datos. Si bien las recientes protestas masivas en Bolivia, Chile, Ecuador, Egipto, Francia, España, Hong Kong, Indonesia, Irak, Irán y Líbano reflejan una variedad de causas, todas están experimentando malestar económico y un creciente resentimiento político por la desigualdad y otros problemas.

Octavo, los Estados Unidos bajo Trump pueden convertirse en la mayor fuente de incertidumbre. Las políticas exteriores comerciales de "América primero" de Trump corren el riesgo de destruir el orden internacional que Estados Unidos y sus aliados crearon después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos en Europa, como el presidente francés  Emmanuel Macron, temen que la OTAN ahora esté en coma, mientras que Estados Unidos está provocando en lugar de apoyar a sus aliados asiáticos, como Japón y Corea del Sur. En casa, el proceso de destitución conducirá a un estancamiento y guerra aún más bipartidistas, y algunos demócratas que se postulan para la nominación del partido tienen plataformas políticas que ponen nerviosos a los mercados financieros.

Finalmente, las tendencias a medio plazo pueden causar aún más daños e interrupciones económicas: el envejecimiento demográfico en las economías avanzadas y los mercados emergentes inevitablemente reducirá el crecimiento potencial, y las restricciones a la migración empeorarán el problema. El cambio climático ya está causando daños económicos costosos a medida que los fenómenos meteorológicos extremos se vuelven más frecuentes, virulentos y destructivos. Y si bien la innovación tecnológica puede ampliar el tamaño del pastel económico a largo plazo, la inteligencia artificial y la automatización primero perturbarán los empleos, las empresas y las industrias enteras, exacerbando los ya altos niveles de desigualdad. Siempre que ocurra la próxima recesión severa, las deudas públicas y privadas altas y crecientes resultarán insostenibles, lo que desencadenará una ola de incumplimientos desordenados y quiebras.

La desconexión entre los mercados financieros y la economía real es cada vez más pronunciada. Los inversores se centran felizmente en la atenuación de algunos riesgos de cola a corto plazo y en el retorno de los bancos centrales a la flexibilización de la política monetaria. Pero los riesgos fundamentales para la economía global permanecen.

De hecho, desde una perspectiva a medio plazo, en realidad están empeorando.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+