image

Ni en la peor pesadilla de los científicos, previeron unas consecuencias climáticas como las actuales

por Carlos Montero Hace 3 semanas
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Se tiende a pensar que los científicos son los "pepitos grillos" de la sociedad, es decir, la voz prudente que se susurra al oído los peores escenarios posibles para que te prepares en caso de que se cumplan. Sin embargo, eso no se ajusta a los datos. En realidad, los propios científicos han sido demasiado optimistas con las consecuencias de los cambios climáticos, como recoge un estudio elaborado por el New York Times, que analizaremos en el artículo de hoy y en el de mañana:

Durante décadas, la mayoría de los científicos vieron el cambio climático como una perspectiva lejana. Ahora sabemos que eso estaba mal. Este verano, por ejemplo, una ola de calor en Europa penetró en el Ártico, empujando las temperaturas en gran parte del extremo norte y, según el climatólogo belga Xavier Fettweis , derritió unas 40 mil millones de toneladas de la capa de hielo de Groenlandia.

Si un científico a principios de la década de 1990 sugiriera que dentro de 25 años una sola ola de calor elevaría de manera considerable el nivel del mar, a un estimado de dos centésimas de pulgada, hornearía el Ártico y produciría temperaturas similares al Sahara en París y Berlín, sería despedido por alarmista. Pero muchos de los peores escenarios de ese momento son ahora realidades.

La ciencia es un proceso de descubrimiento. Puede moverse lentamente a medida que las piezas de un rompecabezas se unen y los científicos refinan sus herramientas de investigación. Pero en el caso del clima, esta deliberación ha sido acompañada por la inercia nacida de la precaución burocrática y la política. Un ensayo reciente en Scientific American argumentó que los científicos "tienden a subestimar la gravedad de las amenazas y la rapidez con la que podrían desarrollarse" y dijo que una de las razones era "la necesidad percibida de consenso". Esto ha tenido graves consecuencias, diluyendo el sentido de urgencia y reduciendo enormemente la necesidad de los costos inminentes de adaptación y dislocación a medida que el planeta continúa calentándose.

En 1990, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el grupo de miles de científicos de las Naciones Unidas que representa a 195 países, dijo en su primer informe que el cambio climático presentaría un ritmo moderado, que el permafrost ártico cargado de metano no estaba en peligro de descongelarse , y que las capas de hielo antárticas eran estables.

Basándose en la evaluación del panel de cambio climático, los economistas estimaron que el impacto económico sería pequeño, proporcionando más municiones contra un enfoque agresivo para reducir las emisiones y aumentar la resiliencia al cambio climático.

Como sabemos ahora, todas esas predicciones resultaron estar completamente equivocadas. Lo que hace que te preguntes si los riesgos proyectados de un mayor calentamiento, por terribles que sean, aún pueden ser subestimados. ¿Cómo de mal se pondrán las cosas?

Hasta ahora, los costos de la subestimación han sido enormes. El sistema de metro de la ciudad de Nueva York no se inundó en sus primeros 108 años, pero la marejada ciclónica del huracán Sandy en 2012 causó daños por agua por casi $ 5 mil millones, muchos de los cuales aún no se repararon. En 2017, el huracán Harvey dio a Houston y la región circundante una lección de $ 125 mil millones sobre los costos de juzgar mal el potencial de las inundaciones.

El panel de cambio climático parece finalmente haberse puesto al día con la gravedad de la crisis climática. El año pasado , la organización detalló la dificultad extraordinaria de limitar el calentamiento a 2.7 grados Fahrenheit (1.5 grados Celsius), durante los próximos 80 años, y las sombrías consecuencias que resultarán incluso si se cumple ese objetivo.

Lo más probable, concluyó un informe separado de las Naciones Unidas, nos dirigimos a un calentamiento de al menos 5,4 grados Fahrenheit. Eso vendrá con un daño casi inimaginable para las economías y los ecosistemas. Desafortunadamente, esta dosis de realidad llega más de 30 años después de que el cambio climático causado por el hombre se convirtiera en un problema general.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+