image

Consejos para refinanciar deudas

Como refinanciar tus deudas para ahorrar intereses o conseguir más dinero
por Busconómico USA Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El endeudamiento es un recurso que no todos saben aprovechar para conseguir aquellas cosas que les resultan necesarias para su estilo de vida.

No obstante, abusar del sistema financiero puede llevarte a una situación en que necesitas refinanciar tus deudas para no tener la soga al cuello. Es una herramienta que exploraremos para darte nuestros consejos más efectivos.

Cómo entender el refinanciamiento de deudas

Los préstamos, créditos y otros financiamientos están gobernados por contratos que tienen condiciones a las que ambas partes acceden por mutuo acuerdo.

Imagen

Esto también significa que las reglas de juego pueden cambiar en un momento dado si los involucrados logran un entendimiento. De esta premisa nace la opción del refinanciamiento de deudas.

Este recurso consiste en hacer una reestructuración de las condiciones actuales de pago que tienes con una financiera, banco o prestamista. Sólo debes solicitar una modificación del acuerdo para adaptarlo a tu situación económica.

Esto no necesariamente implica que estás en una posición de sobre endeudamiento, también puedes solicitarlo para algún proyecto o emprendimiento.

Las características principales de esta herramienta, las podemos resumir así:

  • Se extiende el plazo de la deuda para conseguir mensualidades más pequeñas en caso de que tu liquidez esté comprometida.
  • Buscas una mejor tasa de interés con el acreedor actual o con otro, de tal forma que puedas ahorrar dinero sobre el monto total.
  • Previenes la posibilidad de caer en impago con sus respectivas consecuencias, ya que esto afectaría seriamente tu historial crediticio.

Tips para refinanciar tus deudas

Nuestra falta de acción e investigación es lo que a menudo nos lleva a situaciones comprometedoras que pudimos haber resuelto de otra forma.

La refinanciación es uno de esos ases bajo la manga que están para ayudarte cuando tu situación económica se complica. Además, es difícil prever las oportunidades o inconvenientes que podrían surgir de un día para otro.

En consecuencia, hay que aplicar un poco de sentido común, disciplina y planificación financiera. A la hora de reestructurar tu endeudamiento, nuestros expertos aconsejan:

Analizar con cuidado tu situación

Las deudas más importantes pueden ser el resultado de malas decisiones, una administración descuidada o malos hábitos en tu economía personal. Antes de refinanciar, necesitas entender qué productos financieros son los que consumen la mayor parte de tus ingresos.

Mediante esta evaluación detallada, puedes entender mejor qué condiciones necesitas mejorar en función de los objetivos que te planteaste al contratar dicho financiamiento.

Organizar tus finanzas personales

Gran parte de las familias viven endeudadas por no aplicar algunos principios básicos de la planificación financiera. El ahorro, el uso del presupuesto y la prevención son ideas que no son aprovechadas por múltiples razones que van más allá de la objetividad.

En vista de que nuestra situación económica puede cambiar sin previo aviso, lo ideal es estar preparados para cualquier contingencia. Esto es crucial cuando tienes varios financiamientos, como la hipoteca, préstamo automotriz, tarjetas de crédito o préstamos online, entre otros.

Establecer una estrategia de control de gastos

En combinación con lo anterior, el refinanciamiento debe estar respaldado por un enfoque menos consumista y más inclinado a apretarse el cinturón. Si tienes una tendencia al gasto compulsivo, a usar la tarjeta de crédito para todo o simplemente no te sueles preocupar por tus acciones, este comportamiento debe cambiar.

De muy poco te servirá reestructurar las deudas adquiridas cuando tienes la inclinación de no administrar tus recursos. Cualquier medida, por pequeña que sea, puede ser de gran ayuda.

Tomar en cuenta la consolidación de deudas

Otra forma de refinanciación la encontramos en la consolidación de deudas. Esto significa agrupar cada uno de tus préstamos y convertirlos en un solo. La ventaja principal de este método es que puedes usar el interés más bajo para pagar el monto total resultante.

Por otra parte, el problema con esta opción es que dependes de las condiciones del banco o financiera. Con frecuencia, primero tienes que sopesar los gastos para obtener las mejoras que buscas.

Para hacer esto, cuentas con recursos como la novación, que es la negociación con el acreedor actual y que suele alargar el plazo de pago. También dispones de la subrogación, que es el cambio de acreedor en caso de que consigas mejores condiciones en otra parte cuando no puedes llegar a un acuerdo con el prestamista que ya tienes.

Seleccionar un servicio profesional

En el supuesto de que no quieras negociar directamente para refinanciar tus deudas, puedes decidir contratar a alguien para hacerlo. Esta asesoría personalizada puede ser de gran ayuda cuando no tienes suficientes experiencia o no tienes tiempo para atender tu caso como debe ser.

Lo importante en esta elección es que se trate de una empresa con buena reputación y con resultados probados.

Refinanciar deudas requiere ingresos estables, un buen historial de crédito y un consumo inteligente. Como especialistas en finanzas personales, en Busconómico queremos ayudarte a cuidar tu economía.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+