image

Lo que dice la historia sobre las acciones y la próxima recesión

por Carlos Montero Hace 3 semanas
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Cada vez hay más medios que se hacen eco de las previsiones de una desaceleración importante en el crecimiento mundial e incluso de recesión ¿Cómo deberían reaccionar los inversores? Podrían optar por ignorarlo y seguir empleando una estrategia pura de "comprar y mantener”, que probablemente generará retornos sólidos a largo plazo. Pero muchos inversores no tienen los medios, ya sea en cuestión de fe o el efectivo necesario para mantenerse a flote, para resistir una caída abrupta y prolongada. Eso nos lleva a la pregunta: ¿Hay un buen momento para vender acciones y evitar pérdidas bruscas?

Algunos inversores vigilan las señales macroeconómicas en un esfuerzo por predecir cuándo llegará la próxima recesión. Otros las ignoran y se centran más en la capacidad de las empresas para obtener beneficios.

Si uno pudiera elegir, ¿sería mejor saber que una recesión está a la vuelta de la esquina o saber que caerán los beneficios? El economista de Bernstein Philipp Carlsson-Szlezak abordó esa pregunta en un informe de investigación esta semana.

Es difícil predecir cualquiera de los dos, por supuesto. Un hipotético inversor que en los últimos 150 años se cambiara a bonos cuando las ganancias estaban a punto de caer más del 7% en seis meses, y regresara al S&P 500 seis meses antes de que las ganancias estuvieran a punto de recuperarse, habría generado un rendimiento anual del 12,1%, según Carlsson-Szlezak. Un inversor que simplemente ignorara el ciclo de ganancias durante ese período y mantuviera el índice S&P 500 durante ese período habría generado un rendimiento del 9.1% al año.

Por otro lado, si un inversor se hubiera cambiado a bonos seis meses antes de que ocurriera una recesión y volviera al S&P 500 seis meses antes de que terminara, habría generado un rendimiento anual del 12.8%.

Hay una manera aún mejor de jugar las recesiones, si sabes qué tipo de recesión se avecina. Si bien cada recesión es única y ninguna es causada por una sola razón, cada una tiene una dinámica líder que conduce a diferentes reacciones en el mercado de valores.

Mirando la historia de los Estados Unidos desde 1900, Carlsson-Szlezak clasificó las recesiones en tres grupos: recesiones de la economía real, errores de política y crisis financieras: "lo bueno", "lo malo" y "lo feo", respectivamente, dada la caída de las acciones asociada dependiendo de cada tipo.

Entre las 22 recesiones desde 1900, nueve fueron recesiones de la economía real como resultado de antiguas expansiones, nueve fueron causadas por errores en la política de la Reserva Federal y cuatro se consideran crisis financieras derivadas del estallido de una burbuja financiera especulativa. Los tres grupos han visto al S&P 500 caer un promedio de 23%, 30% y 42%, respectivamente, antes de finalmente recuperarse.

Sin duda, el resultado real puede ser volátil, y este ejercicio no debe usarse para predecir los rendimientos. Pero las conclusiones son claras, dice Carlsson-Szlezak: conocer de antemano las recesiones es mejor que conocer las caídas de las ganancias, y pensar en los tipos de recesión ayuda aún más.

¿Dónde estamos ahora en el ciclo actual? Según Carlsson-Szlezak, parece que no hay desequilibrios importantes en el mercado que puedan perturbar la economía y terminar el ciclo de  forma repentina.

La inversión y el endeudamiento son moderados, los ahorros familiares son más altos que el promedio histórico y la actividad en el mercado de vivienda no es excesiva. Los riesgos financieros también parecen estar contenidos, con bancos mucho mejor capitalizados y financiados que en el pasado.

Si bien muchos inversores están preocupados por el nivel de deuda corporativa, tales préstamos se han dedicado principalmente a fusiones y adquisiciones, dividendos y recompras de acciones y a los balances de los bancos. Eso significa que si estas deudas cayeran en incumplimiento, tendrían un impacto limitado en la economía en general. Los riesgos de política monetaria también han disminuido, ya que la Fed ha girado a una posición moderada desde principios de 2019.

Aun así, eso no significa que estemos a salvo de una recesión. A medida que la tasa de desempleo cae a mínimos históricos y el mercado laboral se vuelve cada vez más tenso, el crecimiento económico tiene que desacelerarse, como estamos viendo ahora, lo que hace que sea menos capaz de absorber los choques. "Lo que se absorbe con un crecimiento del 3% puede ser un shock recesivo si la economía solo crece al 2%", escribió Carlsson-Szlezak.

En este escenario, dice Carlsson-Szlezak, las acciones tienden a hacerlo bien. Después de todo, señala, aproximadamente un tercio de los mercados bajistas no están acompañados por una recesión, y aproximadamente un tercio de las recesiones no coinciden con un mercado bajista.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+