image

Razones para invertir en Fondos Cotizados

Cuáles son las ventajas que ofrecen los Fondos Cotizados o ETFs
por Busconómico Hace 4 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Los Fondos Cotizados, a los que también se conoce por ETFs, siglas de su nombre en inglés “Exchange-Traded Funds” son un tipo específico de Fondos de Inversión con características significativas que le pueden hacer interesante a la hora de diversificar la cartera y de ajustarse a la tendencia del mercado.

Vamos a repasar en este artículo algunas razones para invertir en Fondos Cotizados ETFs y las principales características de los mismos.

Imagen

Fondos de Inversión y Fondos Cotizados

Los fondos de inversión son productos financieros en los que un grupo de inversores realizan diversas aportaciones a un fondo común el cual está administrado por un grupo o sociedad gestora que decide qué productos, en qué cantidad y cuándo comprarlo para conseguir la máxima rentabilidad al dinero del Fondo.

Como las opciones de inversión son casi ilimitadas, cada Fondo tiene una política de inversión que hace llegar a sus partícipes para que estos sepan qué tipo de inversión se va a realizar y que riesgo se puede correr.

Los Fondos Cotizados son un tipo específico de fondo de Inversión en el cual su política de inversión es la de replicar un índice ya existente en el mercado. Este tipo de fondos que son frecuentes en el extranjero también están disponibles en España y permiten replicar nuestro IBEX35.

Diversificación en los ETFs

Con lo expuesto anteriormente, es fácil darse cuenta que la diversificación tantas veces aconsejada, pero difícil de llevar a la práctica en muchos casos, está garantizada con este tipo de fondos.

Los índices no son productos en sí sino marcadores de la dirección de un mercado o de un sector del mismo. Para conseguir la réplica del índice, los gestores compran el número correcto de acciones o elementos que lo componen para conseguir una evolución similar al índice al que quieren referenciar.

Ser titular de este tipo de fondos nos permite tener una diversificación de una manera muy sencilla, comprando un solo producto y teniendo a un grupo gestor profesional encargado de mantener las proporciones adecuadas de acciones que lo integran.

Liquidez de los ETFs

La liquidez de los Fondos Cotizados en superior a los tradicionales, ya que en estos últimos su valor liquidativo solo se conoce al final del día, tras cerrar la sesión del mercado correspondiente. En cambio los ETFs operan como si fueran acciones y se pueden comprar y vender durante el horario en el que el Mercado de Valores está abierto.

Este aumento de liquidez no solo da al gestor un mayor control de su inversión sino que también es posible operar en el corto plazo haciendo operaciones intradía si lo considera necesario.

En realidad, pueden darse pequeñas variaciones entre el valor liquidativo estimado que figura en la Bolsa y el importe final por el cual se realiza la transmisión.

Lo más habitual es que si queremos formalizar una compra el precio sea ligeramente superior al indicado y si lo que queremos hacer es una venta, el precio final de la operación sea un poco menor. De todas formas, estas diferencias entre valor liquidativo estimado y real no suelen ser significativas.

Obligación de información por parte de los gestores de los ETFs

Los Fondos de Inversión tradicionales están obligados a tener un Folleto explicativo en el que se recojan una serie de datos sobre la política de inversión e importes del mismo. Este folleto, que la ley exige poner a disposición de los partícipes, no es obligado en el caso de los Fondos Cotizados.

No obstante, esto no suele ser un problema a la hora de obtener información del mismo, ya que el inversor puede solicitar en cualquier momento al intermediario que gestione el EFT dicho folleto o podrá consultar los datos del mismo y su documentación oficial en la página web que tienen a disposición del cliente/partícipe.

Operativa de compra-venta en los ETFs

En este apartado, los Fondos Cotizados funcionan de forma muy similar a las acciones. Las operaciones de compra-venta se formalizan al precio que se ofrezca por la contrapartida en cada momento, lo que da al producto una mayor liquidez ya que la información sobre su valor en tiempo real otorga al titular una ventaja a la hora de decidir sus operaciones.

Una vez cursada la orden correspondiente y la misma consumada, los cargos y los abonos de los importes correspondientes se realizan en la cuenta del partícipe en los mismos plazos que cuando se opera con acciones.

Comisiones en los ETFs

De lo que no se libran los Fondos Cotizados es del pago de comisiones. Igual que en cualquier otro tipo de fondos habrá que satisfacer tanto las comisiones resultantes que se deriven de sus gastos generales, como las que resulten de su operativa.

En los primeros, los gastos generales del Fondo, está incluida la comisión que cobra la entidad gestora del fondo por la administración del mismo. Los cálculos de este porcentaje se hacen de manera anual y se incluyen en su folleto y en la información que se hace llegar al partícipe. En los gastos de la operativa del fondo se incluyen otros conceptos como los servicios de custodia.

Todas estas comisiones y gastos se satisfacen directamente con el dinero del propio fondo, no con importes del partícipe, y conllevan una reducción de la rentabilidad del Fondo. Estos gastos y comisiones pueden ser muy diferentes de un fondo a otro, por lo que es conveniente revisar las cifras y hacer una comparativa si queremos tener unos datos más precisos.

Fiscalidad de los ETFs

La fiscalidad de los Fondos Cotizados es más similar al de las acciones que a la de los restos de fondos, y las ganancias obtenidas con los mismos se declararán como ganancia patrimonial, independientemente de su reinversión posterior.

Riesgo de los ETFs

Los ETFs suelen operar en la renta variable y como tal tienen un alto riesgo, pero a la hora de valorar las razones para invertir en Fondos Cotizados tenemos que considerar que ese riesgo será siempre mucho menor, dada su diversificación, que si inviertes directamente en un valor específico, donde la exposición a las subidas y bajadas de cotización son mucho mayores.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+