image

¿Terminará EE.UU. atacando a Irán?

por Carlos Montero Hace 5 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Tenía bastante ilusión de que llegara este verano. Y digo tenía porque el motivo de esa ilusión era el viaje que había planeado para finales de Agosto: Irán. Me han hablado también de él amigos que lo han visitado, de la hospitalidad de sus gentes, de su maravillosa cultura, de su deliciosa comida, que era uno de los viajes que con mayor ilusión esperaba en los últimos años. Pero, apareció Donald Trump, que parece que en los últimos tiempos espera a ver que viaje planeo para decidir alguna acción unilateral que me lo chafe. Aunque viendo que son cada vez menos los países con quien Donald Trump no tenga conflictos, pues tampoco es de extrañar.  

La duda es si EE.UU. tiene realmente pensado atacar Irán. Yo creo que no, y el analista Barba tampoco. En una nota a clientes recoge diferentes opiniones de especialistas sobre el tema que me gustaría compartir. Veamos: 

Mientras escalan las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, en Medio Oriente el ambiente es más hostil, específicamente contra Irán, otro enemigo geopolítico estadounidense. La organización terrorista Hezbollah advirtió que, si se inicia una guerra contra esta república islámica, el primero en sufrir las consecuencias será Israel, aliado de Washington.

Recordemos que Hezbollah es una organización con bastante poder. Según la revista Forbes, edición Israel, tiene más de 1,000 millones de dólares en efectivo, cuenta con una fuerte influencia en el gobierno del Líbano y es aliado de Irán, que le provee financiamiento.

Diversos medios reportaron el 1 de junio que el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, afirmó que cuentan con suficientes misiles que pueden alcanzar con precisión diversos objetivos en el estado israelita y que podrían cambiar “la faz de la región”.

La cabeza de la organización chiita declaró que las amenazas de una guerra contra Irán han disminuido porque Washington se dio cuenta de que cualquier guerra contra Teherán se extendería para abarcar a toda la región y poner en peligro los intereses de Estados Unidos.

“El presidente Donald Trump, su gobierno y las agencias de inteligencia han aprendido que una guerra contra Irán no se detendrá en las fronteras de Irán”, agregó Nasrallah desde un evento público en Beirut, capital del Líbano.

En su encendido discurso siguió lanzando amenazas a todos los países aliados de Estados Unidos en Medio Oriente.

“Una guerra significaría que toda la región se incendiará. Todas las fuerzas e intereses de Estados Unidos en la región serán exterminadas y los que conspiraron (con ellos) pagarán el precio; primero Israel, luego Al-Saud”, en referencia a familia gobernante en Arabia Saudita.

Estos comentarios de Nasrallah se produjeron cuando Arabia Saudita organizó una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica de 57 naciones en La Meca, ciudad sagrada para el Islam, para alentar una posición árabe unificada para aislar aún más a Irán internacionalmente.

El rey Salman acusa a Teherán de estar detrás de los ataques con aviones no tripulados a barcos comerciales en el Golfo, tratando de provocar disrupciones en el suministro internacional de petróleo. Esto fue negado por el presidente iraní, Hassan Rohani.

Hay que recordar que, desde la década de los setenta del siglo pasado, Israel y Líbano han estado en constante conflicto con diversos ataques armados en ambos territorios. Estados Unidos y la ONU han intervenido para que las dos partes alcancen un acuerdo para establecer los límites territoriales y marítimos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Líbano dijo a principios de junio que están cerca de establecer con Israel un marco para las negociaciones bajo los auspicios de las Naciones Unidas y supervisado por Washington para demarcar las fronteras. La zona es esencial para que el Líbano acceda a los recursos de petróleo y gas.

Israel y el Líbano reclaman cada uno unos 860 kilómetros cuadrados de mar dentro de sus propias zonas económicas exclusivas. Nasrallah dijo que apoya las posiciones del gobierno libanés en las conversaciones.

Sin duda la situación es mucho más tensa. Mientras Arabia Saudita intenta formar un frente unido contra su archirrival Irán, el ejército estadounidense ya ha reunido una fuerza masiva en la región, incluyendo un portaaviones y bombarderos B-52, justo a las puertas de Irán bajo el pretexto de contrarrestar “indicaciones claras de las amenazas a los intereses estadounidenses desde la república islámica.”

Por su parte Hezbollah, que significa “El partido de Dios”, exige a Washington no entrometerse en el conflicto y refrendó su derecho a armarse y dotar también de armas al Líbano para defenderse de Israel, el sionismo en general y su derecho a determinar sus fronteras.

La situación y tensión geopolítica global es un tema central para el mundo financiero -siempre sensible a las disrupciones bélicas-, y está empeorando bastante en varios frentes.

Eso no significa que no hay opciones financieras para sacarle provecho. Llamamos la atención de nueva cuenta sobre invertir en acciones de empresas de armamento como Lockheed Martin (LMT), que pese a encontrarse sus precios relativamente elevados, mantienen una perspectiva alcista. Guerra contra Irán o no, Estados Unidos está aprovechando para seguir vendiendo armas a los países árabes para su defensa, por lo que no tienen ninguna prisa.

En fin. Que las disputas comerciales entre las dos potencias económicas (EU y China), la crisis en Venezuela, en donde Rusia está sosteniendo al régimen socialista de Nicolás Maduro, y ahora el conflicto en Medio Oriente, donde una guerra contra Irán sería un riesgo grave para EU y aliados en la zona -en especial para Israel-, son algunos de los conflictos que están aquí y se quedarán por un buen rato. No hay que perderlos de vista por ningún momento, pues como le digo, los mercados seguirán moviéndose al son que la geopolítica le toque.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+