image

¿Se ha convertido EE.UU. en una nación profundamente sospechosa y resentida con la gente rica?

por Carlos Montero Hace 3 semanas
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Los políticos no quieren o no pueden entender, que ya no estamos en la Edad Media, cuando la riqueza del señor feudal consistía en cuantas tierras poseía, y con cuántos siervos contaba para trabajarlas", comentaba recientemente el analista Guillermo Barba en interesante artículo en el que describía cómo ha evolucionado la riqueza a través de los siglos. Y más que la riqueza, la capacidad de mover esa riqueza. Una posibilidad que provoca que el éxodo de los activos sea muy acentuado en estos tiempos. Hablemos sobre ello:

De acuerdo con un informe publicado recientemente por Bloomberg, 108.000 millonarios dejaron sus países de origen en 2018. Los países que más ricos expatriaron fueron China, Rusia, Turquía y Francia, mientras que los países que recibieron más millonarios fueron Australia, Estados Unidos, Canadá, Suiza y los Emiratos Árabes. Quizás lo más sorprendente sea que Francia esté entre los países de los que se fueron más ricos, aunque si tenemos en cuenta los altos tipos impositivos del país quizás no sea tanta sopresa.

Normalmente, la "huida de la riqueza" está asociada a mayores restricciones de las libertades, lo que lleva a una menor inversión, mayor desempleo, peor comercio, menor generación de riqueza, y por tanto, más pobreza. Y por el contrario, los países con mayor facilidad de los negocios, reciben el mayor número de fortunas. Como por ejemplo, EE.UU....¿o no?

Pues según el propio Barba, muchas personas que trasladan su fortuna a EE.UU. pueden encontrarse con una sopresa desagradable. Nuestro amigo Simon Black, del blog Sovereign Man, opina que en Estados Unidos crece la corriente política que castiga la riqueza, desde demócratas tradicionales como Elizabeth Warren, hasta los “camaradas” Alexandria Ocasio-Cortez y Bernie Sanders.

“Si estos inmigrantes ricos permanecen en los Estados Unidos por unos pocos años más, encontrarán que el país se está convirtiendo rápidamente en lo que dejaron atrás: una nación profundamente sospechosa y resentida con la gente rica”, apunta Simon Black.

Algunos ejemplos son las declaraciones del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que dijo que la riqueza en la ciudad está en las “manos equivocadas”. La “reina bolchevique” (como la llama Black) Ocasio-Cortez encabezó la oposición contra una inversión en Amazon que habría generado 25,000 empleos, mientras que el ya citado Bernie Sanders propuso impuestos patrimoniales sorprendentemente altos, al igual que los impuestos a la herencia.

“Estos inmigrantes ricos que huyeron de los locos impuestos de Europa podrían darse cuenta pronto de que saltaron de la sartén y se lanzaron al fuego…”, advierte Simon Black.

¿Se ha convertido por tanto EE.UU. en un país poco amigable con la riqueza? No lo creemos, al menos no por ahora, pero sí es cierto que ese sistema ultracapitalista, a la búsqueda del beneficio por encima de todo, se está resquebrajando, y que no creemos que tarde mucho en aparecer opciones políticas que den visibilidad a otras sensibilidades que están presentes a nivel social. Por ahora, los ricos pueden seguir llevando su fortuna a EE.UU. que será bienvenida. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+