image

Dinero "tonto", dinero "listo"...¿eso quién lo dice?

por Carlos Montero Hace 4 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Alguna vez les he hablado del “dinero tonto” y “dinero listo”. Se conoce como “dinero listo” a aquel de inversores institucionales, fondos de cobertura, o insiders, y tiene ese calificativo porque los datos de rentabilidad muestran que ha sido capaz de superar a los índices de referencia en el largo plazo. Por el contrario, “dinero tonto” es el de los fondos de pensiones, y el de los particulares, por todo lo contrario.  

Nunca ha estado de acuerdo con esas acepciones. De hecho, otros datos muestran como los gestores profesionales en promedio no son capaces de superar los índices de referencia, mientras que un inversor particular tiene la posibilidad de comprar un fondo índice, que sigue la evolución de un índice, por lo que en teoría, siempre podrá superar la rentabilidad del promedio del “dinero listo”. 

Por otro lado, y como dice el analista Adam M. Grossman, hay varias ventajas que tienen los inversores particulares respecto a los profesionales. Veamos: 

1. Enfoque a largo plazo.  Los gestores de fondos están sujetos a un escrutinio constante. No tienen el lujo de soportar largos períodos de bajo rendimiento. Para un gestor de fondos, cuando una acción se está quedando atrás, el camino de menor resistencia es simplemente vender y seguir adelante, incluso si esa acción puede recuperarse en última instancia. Pero como inversor individual, usted no está sujeto al mismo escrutinio. Puede usar la paciencia para su ventaja de una manera que los profesionales no pueden. 

2. Flexibilidad.  Si está gestionando un fondo de inversión, necesita docenas o incluso cientos de acciones para construir una cartera suficientemente diversificada. Eso es un problema porque simplemente no hay tantas grandes acciones. La realidad es que la mayoría de los resultados del mercado de valores están impulsados por un pequeño número de acciones en circulación. Contraintuitivamente, esto significa que la mayoría de las acciones terminan por debajo del promedio. 

Pero si está gestionando un fondo, no puede simplemente elegir una pequeña cantidad de acciones favoritas. Para gestionar el riesgo, un gestor de fondos necesita una cartera amplia. Esto puede disminuir el rendimiento. 

Como inversor individual, no está obligado a hacer esto. Mientras el núcleo de su cartera consista en fondos de índice, estará lo suficientemente diversificado. Eso le permitirá comprar tan pocas acciones individuales como quiera, limitando sus compras solo a sus mejores ideas. 

3. Conocimiento especializado.  Sea cual sea su profesión, tiene áreas de experiencia que no pueden ser igualadas por un administrador de fondos sentado en una oficina. Esa es una gran ventaja. Es posible detectar nuevas innovaciones antes de que sean más conocidas. 

4. Sin restricciones.  Prácticamente todos los fondos de gestión tienen un mandato establecido (acciones internacionales o acciones de tecnología, por ejemplo) y los administradores de fondos deben permanecer sujetos a él. Si están administrando un fondo de atención médica, por ejemplo, pueden intentar colarse en otros tipos de acciones. Pero si lo hacen, se exponen al riesgo de bajo rendimiento, y también al riesgo de que sean criticados por la junta directiva del fondo, el director de inversiones y los accionistas del fondo. 

Como individuo, no enfrentas estas mismas restricciones. Puedes comprar cualquier cosa. Esa libertad te da un grupo de acciones mucho más amplio para elegir. 

5. Cero costes.  Quizás la mayor ventaja que tienes es el costo . No es raro que los administradores de fondos reciban un pago de 1 millón de dólares o más, además de tener un presupuesto saludable para el personal de investigación y apoyo. ¿Quién paga todo eso? Los accionistas del fondo. Eso es una gran parte de por qué los fondos de índice son mucho más baratos; 

No necesitan pagar todos esos grandes salarios. 

Considere 2018. El índice S&P 500 bajó 4.4%, pero el fondo de gran capitalización promedio cayó un 6%. ¿Cuánto de esa brecha puede atribuirse a los costos? Esta es una pregunta fácil de responder. Dado que el promedio de los fondos de gran capitalización cobra alrededor del 1%, los costos representan más de la mitad del bajo rendimiento de los fondos. Como inversor individual, no tiene que incurrir en los mismos costos. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+