image

"Cinco empleados bancarios y cinco clientes en el intervalo de una hora. Una ecuación muy rara"

por Moisés Romero Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Aprovechando estos días de calor soportable y una brisa suficiente para pasear, me dediqué ayer a observar las muchas oficinas bancarias, que aún siguen abiertas en mi barrio. Las cuentas no me salen", estimado director, me escribe Ramón L. economista jubilado. "En 10 entidades observadas hay coincidencia, salvo en 2, de una nómina bancaria elevada y muy pocos clientes entrando y saliendo de las oficinas. Casi todos son jubilados como yo. Ahora que tanto se habla del Fintech, de las criptomonedas, de las inversiones programadas por ordenadores y de la desaparición súbita del cara a cara entre inversores, entre ciudadanos de carne y hueso, estoy convencido, en efecto, de que las cuentas no salen y de que la comunicación personal está desapareciendo. En tres entidades entraron cinco clientes en una hora (sí, las secuencia es correcta, porque ando muchas horas fuera de casa) para ser atendidos, supuestamente, por cinco empleados..."

"Recuerdo la época de las buenas costumbres. Cuando hablo con mis antiguos compañeros de la Bolsa todos coincidimos: añoramos los muchos vividos en los parqués, gritando las órdenes, escuchando y divulgando rumores y noticias por anticipado. Echamos de menos el contacto humano, hablar de nuestras familias, de nuestras ilusiones, hablar, dialogar, hablar con alguien. Hasta que llegó la inteligencia artificial, que es la rama de la informática que desarrolla procesos que imitan a la inteligencia de los seres vivos..."

"La principal aplicación de esta ciencia es la creación de máquinas para la automatización de tareas que requieran un comportamiento inteligente. Por ejemplo, control de sistemas, planificación automática, respuestas a diagnósticos y a consultas de los consumidores, reconocimiento de escritura, reconocimiento del habla y reconocimiento de patrones. Los sistemas de IA (Inteligencia Artificial) actualmente son parte de la rutina en campos como economía, medicina, ingeniería y la Defensa, y se ha usado en gran variedad de aplicaciones de software, juegos de estrategia como ajedrez de computador y otros videojuegos..."

"La Bolsa, como el día a día de las oficinas bancarias, tienen mucho que decir y que contar en esta fotografía, porque desde hace varios años las principales gestoras del mundo y los especuladores avezados compran y venden acciones, según los programas de trader desarrollados por potentes ordenadores. Estoy convencido de que el matemático sudafricano, Seymour Papert, considerado pionero en esta ciencia, no tení­a previsto en sus estudios este nivel de actuación, que mueve el mundo. Los vigorosos y recientes rebotes técnicos que han desarrollado las Bolsas están basados, precisamente, en los programas de trader de los ordenadores, como antes lo fueron las fuertes caídas..."

"La Bolsa es un gran mercado en el que confluyen miles de sentimientos y pareceres, generalmente enfrentados. Por eso, unos compran y otros venden, es decir, hacen posible las transacciones. Mientras los sabios debaten el fenómeno, los operadores avezados insisten en que la psicología ofrece las mejores herramientas para invertir en Bolsa, porque permite investigar la mente humana, casi sentir las emociones y creencias de los actores. Esa es la clave, adivinar la próxima jugada. Y lo más importante, no es oro todo lo que reluce ni todo es ansia por ganar dinero. Los inversores siguen echando en falta el calor del contacto humano..."

Lacartadelabolsa.com


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+