image

El gráfico semanal: Lyft y Uber, ¿una nueva etapa en las tecnológicas?

por Renta 4 Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

El oro, al que dedicábamos nuestra sección hace siete días, ha subido ligeramente esta semana cerrando el viernes los futuros en 1.286,5 dólares la onza frente a los 1.280 a los que cerró el viernes anterior.

La fuerte volatilidad provocada por las tensiones en la negociación comercial entre China y EE.UU. ha ayudado a esa subida del oro, pero a la vez ha hecho subir la volatilidad, llegando el Vix, al que dedicábamos nuestro Gráfico hace tres semanas, a superar el 20% el jueves, aunque finalmente cerró la semana en el 16,1%.

En ese entorno de menor complacencia por la deriva de las negociaciones comerciales chino americanas, ha tenido lugar el estreno en Bolsa de Uber el pasado viernes, que algunos han calificado como la salida a Bolsa más esperada después de Facebook. El estreno se saldó con una caída del 7,5% en la primera jornada de negociación, pese a que había fijado el precio en 45 dólares por acción, el mínimo de la banda a la que habían valorado las acciones las entidades colocadoras.

El mal estreno de Uber tal vez no deba sorprender, si consideramos el precedente de su gran competidor, Lyft. Lyft salió a Bolsa a fines de marzo y aunque en los primeros momentos logró subir un 23% finalmente cerró la sesión inaugural con una ganancia mucho más modesta, del 8,7%. Hoy las acciones de Lyft pierden casi el 30% del precio al que se colocaron, 72 dólares por acción, ya que cerraron el pasado viernes a 51,09 dólares por acción.

El Gráfico que adjuntamos muestra la evolución de la cotización de Lyft esta última semana y de la cotización de Uber el viernes. ¿Están señalizando Lyft y Uber un cambio en la percepción de los inversores hacia las tecnológicas? Es pronto para decirlo, pero desde luego la recepción de las Bolsas a estas dos innovadoras compañías dista mucho de la que se dio a Beyond Meat hace una semana o de la que se dio a Facebook, Netflix u otras tecnológicas en su día. Tal vez la confianza y la generosidad que han mostrado los inversores hacia compañías disruptivas que generan fuertes pérdidas con el objetivo de llegar a una posición dominante de sus mercados está siendo sustituida por las dudas sobre si finalmente esa posición dominante llegará o no a ser una realidad.

Son dudas que no tienen, hoy por hoy, una respuesta segura, pero, de momento, y en tanto en cuanto no haya mayor visibilidad, estaríamos al margen de Lyft y de Uber.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+