image

Presión en los mercados americanos, ¿cubrimos nuestras carteras?

por Sergio Ávila de IG Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Después de la fuerte caída que tuvimos en los mercados en octubre, cuando se impuso el pesimismo sobre una política económica “hawkish” por parte de la FED, en la que el mercado anticipaba mayores subidas de tipos, así como un entorno de fuertes tensiones en materia comercial.

Tras el día de Noche Buena, el panorama general cambió de forma radical. De repente comenzaba a haber acercamiento en las negociaciones entre China y EE. UU. Trump retrasaba la imposición de mayores aranceles a los productos chinos y esto se sumaba a una postura más dovish de la FED, lo que provocó que, tras una caída de alrededor del 25%, comenzase una fuerte recuperación en los mercados.

Ahora nos situamos en el mes de mayo y surge la duda del típico refrán “Sell in May and go away”. Hasta el lunes, los indicadores técnicos comenzaban a mostrar sobrecompra en los principales índices, lo cual anticipaba una posible corrección a corto plazo que se sostenía con los niveles tan bajos de cotización del índice de volatilidad VIX.

La entrada en escena de Donald Trump indicando que impondrán aranceles del 25% en vez del 10% actual a 200.000 millones de dólares de productos importados chinos, y que incluso se podría extender a otros 325.000 millones, ha motivado una oleada de ventas con mucha fuerza esta semana. Este tuit de Trump se une a un tono menos “dovish” del esperado por la FED en la última reunión de política monetaria, que indicó que no bajaría tipos este año.

El mercado venía descontando posibles bajadas de tipos durante este año, lo cual era un buen punto de apoyo para que los mercados subieran, además, después de finalizar la temporada de resultados en EE.UU. con datos mejores de lo esperado.

El hecho de que se tuerzan las negociaciones comerciales mete presión al sentimiento de los inversores y esto podría volver a revivir los temores sobre la desaceleración económica global, que podría verse perjudicada ante un aumento de aranceles por parte del gobierno americano que podría conllevar una respuesta por parte de China.

La estacionalidad de mayo tiende a ver una caída a mediados del mes, incluso en los años previos a las elecciones (como este), que suelen ser años muy fuertes.

Por su parte, la encuesta de sentimiento de mercado de la American Association of Individual Investors muestra que tan sólo el 23,19% de los inversores se muestra bajista, por lo que por la teoría de la opinión contraria hace pensar que efectivamente la corrección estaba al caer.

El indicador del NYSE (de la Bolsa de Nueva York) – Advance Decline Issues, que se usa para confirmar el movimiento de los precios y detectar divergencias, ha retrocedido, pero se mantiene sólidamente por encima de su media móvil de 50 días, lo que denota una señal de que el mercado alcista de fondo continúa su curso. Tendría que caer por debajo de esta media móvil para sugerir que se está produciendo un grave descenso en los precios.

El indicador de miedo y codicia que crea la CNN llegó a niveles de 75 casi a los 78 que se considera nivel de codicia extrema y posible techo de mercado. En estos momentos se sitúa en el nivel de 42 situándose en niveles de miedo, por lo que indica que podría seguir descendiendo acompañado de caídas del mercado hasta niveles por debajo de 18 que sería miedo extremo, que podría utilizarse para pensar en entradas alcistas, aprovechando la corrección (siempre y cuando veamos divergencias alcistas y una moderación en el tono de las negociaciones comerciales).

El "Indicador de probabilidad de recesión" de la Fed de Nueva York se encuentra ahora en el 27%. Pero este no es un indicador infalible como pueden ver los picos en los años noventa. El S&P 500 generalmente alcanza su punto máximo un año antes de una recesión, pero otros indicadores, como los reclamos de desempleo y los indicadores principales, aún tienen que activar y señalar una debilidad.

En general, este es exactamente el tipo de retroceso que estamos viendo tras generar máximos debe esperarse y, de hecho, ser bienvenido, ya que brinda la oportunidad de obtener una mejor recompensa de riesgo en lugar de perseguir a un mercado en su punto más alto para los máximos del año. Los gestores de los fondos todavía están infraponderados en acciones, y la amplitud general del mercado (NYAD) sigue subiendo.

La economía de los Estados Unidos no está en recesión, y aún existe un incentivo para que tanto Estados Unidos como China lleguen a un acuerdo. Los recientes máximos históricos para el S&P 500 y el Nasdaq confirman que el mercado alcista sigue intacto y hasta ahora no hay señales de que haya una recesión a menos de un año. Con toda probabilidad, esta debilidad no es el comienzo de otra venta masiva como la de octubre de 2018.

Si marcamos niveles de Fibonacci en el SP500, tendríamos en los 2.809 en nivel del 23,8% y el 38,2% de Fibo lo tendríamos en los 2.716,3 puntos, la media móvil estaría ligeramente por encima y esa zona de los 2.755 puntos podría ser una referencia objetivo. Indicadores como el MACD o el RSI tienen pendiente negativa que confirman la presión bajista.

Imagen

Nos situamos en un momento de incertidumbre ante las noticias que puedan proceder de Washington tanto hoy jueves como mañana viernes, donde se reanudan las conversaciones entre China y EE.UU., que quitan protagonismo a los resultados empresariales.

El foco estará en aspectos como los derechos de propiedad intelectual, tecnológica y liberalización del mercado chino para evitar un mal desenlace que provoque un cambio brusco en el mercado


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+