image

"Escuchar a los pronosticadores de hoy es tan loco como cuando se miraba las tripas de las ovejas"

por Carlos Montero Hace 6 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

“El mundo de las inversiones está lleno de mitos, por lo que separar los hechos de la ficción es vital si quiere tener éxito a largo plazo como inversionista”, afirmaba recientemente el analista Rupert Hargreaves. Si alguien ha desmontado esos mitos durante su carrera mejor que cualquier otra persona es el mítico inversor Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway, y mano derecha de Warren Buffett. Veamos algunos de estas “desmitificaciones” comentadas por Hargreaves: 

Primero, Munger ha advertido repetidamente a los inversores que hay muchas personas que intentarán venderte la mejor historia. Estas historias deben ser ignoradas: 

Munger: "Las personas siempre han tenido este deseo de que alguien les cuente el futuro. Hace mucho tiempo, los reyes contrataban a personas para que leyeran las tripas de las ovejas. Siempre ha habido un mercado para las personas que pretenden conocer el futuro. Escuchar a los pronosticadores de hoy es tan loco como cuando el rey contrató al vidente para mirar las tripas de las ovejas". 

Tratar de conocer el futuro es imposible, y la previsión es igual de impredecible. Algunas encuestas han demostrado que, en promedio, los pronosticadores están equivocados con más frecuencia de las que aciertan. Esto es algo que todo inversor debe considerar antes de creer lo que dicen los analistas de Wall Street. 

Como mencionó Munger en la cita anterior, siempre ha habido, y siempre habrá, alguien dispuesto a intentar predecir el futuro. La mayoría de las veces, le dirán lo que quiere escuchar. Es mejor ignorar estos pronosticadores, ya que pueden llevarlo a tomar decisiones con las que podría sentirse cómodo basándose únicamente en rumores y especulaciones. 

La advertencia de Munger sobre el pronóstico se relaciona bastante bien con su siguiente consejo, que es estar al tanto de los optimistas: 

Munger: "El filósofo griego estaba claramente en lo cierto acerca de que un exceso de optimismo es la condición humana normal, incluso cuando el dolor o la amenaza de dolor están ausentes". 

La gente en general tiende a ser optimista porque es todo lo contrario. La investigación muestra que psicológicamente, las personas sienten más las pérdidas que disfrutan las ganancias, por lo que es más fácil ser optimista que ser pesimista. Esto es particularmente cierto en el caso de los analistas de Wall Street, que generalmente tienen una perspectiva alcista en el mercado y las acciones que cubren. Es inusual ver una calificación de venta en compañías de primer orden, o de hecho, de cualquier compañía. 

Ser demasiado optimista empañará tu juicio y evitará que hagas preguntas difíciles. En lugar de tomar la opinión del optimista de "cuánto puedo ganar", cada inversor debe verse a través de la lente de "¿cuánto puedo perder?" 

El siguiente mito de inversión se refiere al riesgo beta y de cartera: 

“La teoría de la cartera Beta moderna y similares, nada de eso tiene sentido para mí. Estamos tratando de comprar negocios con ventajas competitivas sostenibles a un precio bajo, o incluso a un precio justo. ¿Cómo pueden los profesores difundir esta [tontería de que la volatilidad de una acción es una medida de riesgo]? 

Una vez más, este consejo se une a los dos anteriores. Todos quieren ser pronosticadores y todos intentan predecir el futuro. Los académicos creen que la versión beta puede ayudarlo a hacerlo, ya que, en teoría, le permitirá crear una cartera en torno a un rango determinado de volatilidad. Esta idea también juega muy bien con el mito del optimismo, ya que los partidarios de la versión beta tienen la esperanza de que les ayudará a reducir las pérdidas. Esto simplemente no es cierto. 

Munger cree que estos tres mitos dominan las mentes de los inversores. Si bien las personas siempre han tenido un deseo de pronósticos, la mayoría de las veces, sus predicciones son incorrectas. Además, los humanos tienden a ser optimistas y, por lo tanto, las proyecciones rara vez consideran la desventaja. Finalmente, los inversionistas deben enfrentar el hecho de que el riesgo de capital no puede condensarse en una fórmula clara. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+