image

El riesgo de unas ciudades europeas cubiertas por el mar, ya no es solo una cosa de películas

por Carlos Montero Hace 3 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

En otras ocasiones les he comentado que no hay forma más rentable de acudir a los mercados financieros que analizar los cambios en los factores estructurales que los mueven, y posicionarse a favor de ellos. Pongamos un ejemplo: El envejecimiento de la población en las economías desarrolladas en las últimas décadas ha disparado el gasto social, y con él los ingresos del sector de cuidados de salud y relacionados. Otro ejemplo: El cambio del ser humano en la conciencia medioambiental, ha exigido a las compañías hacer profundas modificaciones en busca de productos más ecológicos o energéticamente limpios, lo que ha incrementado notablemente la actividad de las compañías relacionadas. “Identifica una tendencia de ciclo y déjate mecer por ella”, me comentaba siempre un antiguo jefe.  

Bien, pues ahora les voy a hablar de un factor estructural que está sucediendo frente a nuestras narices de una forma mucho más rápida de lo inicialmente previsto: El cambio climático en Europa. 

“El cambio climático se está acelerando en Europa, empujando a los agricultores y generadores de energía a las líneas del frente de una batalla con la naturaleza que amenaza con alterar la vida de los 500 millones de personas que ocupan el mayor bloque comercial del mundo”, afirmaba recientemente Jonathan Tirone en Bloomberg, y daba los siguientes datos: 

  • Las precipitaciones en el centro y norte de Europa fueron 80 por ciento por debajo de los niveles promedio, lo que resultó en pérdidas agrícolas e incendios forestales. Las fotos satelitales mostraron docenas de bosques suecos en julio que destruyeron más de $ 100 millones en bosques. 
  • Partes del centro y norte de Europa experimentaron hasta un 40 por ciento más de horas de sol que el promedio, y Alemania es el más soleado que se haya registrado. 
  • La preponderancia de días sin nubes en el norte de Europa ayudó a los alemanes a generar una cantidad récord de energía solar el año pasado. Sus 45 gigavatios de capacidad instalada proporcionaron a la mayor economía de Europa un 9 por ciento de su electricidad, mientras que obligaron a las empresas de servicios públicos a integrar más flujos variables de energía de fuentes renovables en sus redes. 
  • Pero esa luz solar afectó a otra fuente de energía europea: la hidroelectricidad. Los glaciares alpinos, cuyas aguas de fusión ayudan a rematar las centrales hidroeléctricas en Austria y Suiza, están desapareciendo a un ritmo más rápido. 
  • "El retiro de los glaciares tendría un gran impacto en los Alpes, ya que los glaciares son una parte importante del ecosistema, el paisaje y la economía de la región", dijo Harry Zekollari, un científico del clima en Suiza. “Atraen a los turistas a las cadenas montañosas y actúan como reservorios naturales de agua dulce. Los glaciares proporcionan una fuente de agua para la hidroelectricidad, que es especialmente importante en los períodos cálidos y secos ". 
  • Para evitar los efectos catastróficos del cambio climático desbocado (mares crecientes, tormentas, hambrunas y guerras), el mundo necesita invertir unos 2.400 millones de dólares al año hasta 2035 para reducir las emisiones de combustibles fósiles. Incluso un aumento de 1.5 grados tendría consecuencias masivas, incluyendo un "aumento de varios metros en el nivel del mar" durante cientos o miles de años y una extinción masiva de plantas y animales.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+