image

Aprenda a controlar su mente si quiere sobrevivir a estos mercados financieros

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Voy a traer a estas páginas parte del correo de un lector que recibí hace un par de días. “Seguí su consejo. Desde hace más de seis meses medito todas las mañanas. Me levanto sobre las 06:30, me ducho, y empiezo a meditar de las 07:00 hasta las 08:00 aproximadamente. Luego desayuno, enciendo el ordenador y me dispongo a seguir la sesión de los mercados financieros. La mejora de mis resultados en bolsa ha sido espectacular. Enfrento las operaciones con mucha mayor calma, con mayor objetividad, y no me pongo nervioso cuando las posiciones van en mi contra. Es pronto aún para saber si este cambio será permanente, pero por ahora mi cuenta de resultados tiene mucho que agradecer a la meditación”. 

Como saben, desde hace años llevo publicando en estas páginas los beneficios de la meditación tanto para la vida real, como para los mercados financieros. Como dice el especialista Jason Voss,  “la meditación es una práctica mental que ayuda a desarrollar dos habilidades que son fundamentales para los inversores: 

- Metacognición: La conciencia de la conciencia misma. 

- Control de arriba hacia abajo: Elegir qué pensar y cuándo pensarlo. 

¿Por qué necesitamos estas habilidades? Porque como inversores debemos ver el mundo por lo que es, no por lo que preferimos que fuera. Metacognición es ver el mundo por lo que es. Evitar sesgos, preferencias y prejuicios significa controlar nuestras respuestas a los estímulos del mundo. 

Por qué la meditación puede ser desalentadora 

Si te sumerges en la meditación, estarás inmerso en una avalancha de información sobre el tema. ¿Por qué? Porque muchas tradiciones de la meditación tienen sus raíces en las prácticas de millares de años. Hay un exceso de información que puede resultar desalentadora para el principiante. 

Consejos para la meditación 

Práctica: Como con cualquier cosa en la vida, no hay sustituto para la práctica rutinaria. La mayoría de los meditadores recomiendan practicar diariamente durante más de 10 minutos seguidos. Algunos sugieren que usted medite dos veces cada día, una en la mañana y otra vez antes de ir a la cama. 

Sea Paciente: Debido a que la meditación tiene como objetivo ayudarle a controlar lo que piensa y cómo lo piensa, los principiantes a menudo se sienten frustrados cuando no pueden "hacerlo bien". Según una investigación exhaustiva, el 57,5% de las personas tienen dificultad para concentrarse y el 89% divaga incluso cuando no hay ninguna distracción. Esto debería reconfortarle por dos motivos: 

- Usted no está solo: Muchas personas encuentran difíciles las exigencias de la meditación. 

- La meditación es un antídoto poderoso para una mente errante. 

Siéntase cómodo: La incomodidad física es una distracción que puede diluir la potencia de su meditación. Así que asegúrese de estar cómodo. Muchos creen que sólo se debe meditar en una postura de meditación dogmática. Otros meditadores recomiendan sentarse en una silla cómoda o en un sofá. Otros sugieren acostarse teniendo cuidado en no dormirse. Algunas actividades de meditación tradicional tienen un equivalente de movimiento, por lo que puede meditar mientras camina, nada, corre o monta en bicicleta. 

Un espacio tranquilo ayuda: Cuanto menos distracciones la meditación será mejor y más fácil. Practique en un lugar tranquilo donde las distracciones sean mínimas. 

No se fije metas: Mucho de la meditación es reducir nuestro apego mental a las distracciones diarias de modo que podamos recuperar nuestra capacidad de elegir cómo y qué pensar y restaurar nuestra conciencia. Introducir metas en una práctica de meditación derrota el propósito de dejarse ir. Esto puede resultarnos difícil porque gran parte de lo que hacemos está orientado a la consecución de objetivos. Usted progresará más rápido si deja las metas atrás. 

Obtenga ayuda: La instrucción cualificada puede mejorar su meditación, aunque encontrar un buen maestro no siempre es fácil. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+