image

De la venta clandestina a la inversión en acciones de cannabis, el nuevo "oro verde"

por CapitalBolsa Hace 1 semana
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen

Como producto de consumo, la marihuana ha estado marcada desde sus orígenes por una historia con más sombras que luces. Se trata de una planta que no goza de muy buena fama de cara a la galería, pero a todo el mundo se le olvidó este detalle cuando las acciones de cannabis se dispararon en 2018. Se acabaron los días de miradas de soslayo, negociando con nocturnidad para obtener los jugosos beneficios que aporta este producto.

Lo cierto es que el cannabis ha granjeado cuantiosos beneficios desde tiempos inmemoriales a productores, distribuidores, intermediarios y comerciantes de cáñamo. Eso sí, hablamos de su uso como fibra dentro del sector textil. Otra cosa es el negocio que rodea al consumo ‘lúdico’ de la marihuana. Hay países en los que no existe prohibición expresa en contextos domésticos para consumo propio, pero sí se penaliza duramente su producción, distribución y venta.

La excepción que abrió la brecha fue el uso del cáñamo como planta medicinal. La controvertida ‘marihuana terapéutica’ ha estado siempre bailando sobre un vacío legal que las farmacéuticas se han encargado de cerrar con millones de dólares. Cuando se comprobó que el cannabidiol es una sustancia con múltiples aplicaciones médicas, todo cambió. Los consumidores asiduos, ya sabían que la marihuana era perfecta para combatir el estrés, el insomnio y la falta de apetito, pero faltaban estudios científicos que respaldaran ese hecho.

Lo curioso es que a finales del siglo XX ya había información suficiente para aprovechar abiertamente los beneficios medicinales, amén de su rendimiento económico. Por alguna razón, ha habido que esperar a 2018 para que una compañía especializada en la producción de marihuana, Cronos Group, se colara en Wall Street. La empresa canadiense ha hecho historia cotizando en el Nasdaq, pero lo cierto es que la marihuana ya estaba presente en los mercados.

Hay que recordar que Cronos Group ya cotizaba en la bolsa canadiense previamente, y que el índice estadounidense alberga desde hace años firmas farmacéuticas que trabajan con la marihuana como materia prima para terapias y medicamentos en fase experimental. Ciertamente, la salida a bolsa de la productora canadiense de marihuana medicinal es el resultado de un largo proceso que ha llevado al cáñamo de la compraventa clandestina de marihuana a la inversión en acciones de cannabis.

Debido a la presión paulatina de las farmacéuticas y diversas empresas relacionadas de forma más o menos directa con el sector, actualmente existe un índice de acciones exclusivo para la marihuana, el BITA Global Cannabis Giants (BGCANG). Solo hay que echarle un vistazo rápido al gráfico para comprobar que las 20 compañías más potentes del mercado vinculadas al cannabis dieron un golpe de efecto a mediados de 2018, pasando de los 800 a los 1500 puntos en apenas tres meses.

Cierto que luego todo ha sido caer y caer, pero 2019 se está presentando como un buen año. El primer trimestre nos deja una subida muy interesante, partiendo nuevamente de los 800 puntos a comienzos de año y alcanzando los 1200 puntos en marzo. Detrás está, obviamente, Cronos Group, pero también otras compañías potentes como GW Pharmaceuticals (tirando del carro con la cotización más alta), Tilray, Canopy Growth, Aphria o Aurora Cannabis.

Un contexto propicio para invertir en marihuana medicinal

Hay tres factores que están favoreciendo la popularidad de los CFDs sobre acciones de cannabis, dando respaldo optimista a un análisis técnico alcista: un contexto legal favorable, unas perspectivas de negocio óptimas y una demanda creciente de productos saludables por parte de los consumidores. Obviamente, la legalización de la marihuana terminará siendo una de las variables determinantes, pero un mercado que se estima moverá decenas de miles de millones de dólares entre 2019 y 2020 también motiva.

Las estimaciones más moderadas superan los 30 000 millones de dólares, con expectativas de seguir subiendo en la próxima década. La única barrera que se ve en el horizonte es la de Trump, que no se aclara con el tema (seguramente presionado por Sessions y otros pesos pesados del republicanismo estadounidense). Pero la legalización del cannabis es una realidad cada vez más cercana, y la apuesta por el rally del BGCANG cada vez menos descabellada.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+