image

"Sí o sí, el cambio climático afectará a la Bolsa y a los mercados. No escondan la cabeza dentro de la arena…"

Mar Revuelta de La Carta de la Bolsa
por CapitalBolsa Hace 4 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

"No vale mirar para otro lado o esconder la cabeza debajo del ala. Sí o sí, el cambio climático influirá, y mucho, en la Bolsa y en los mercados", me dice uno de mis gurus favortios. Once años, once (11) desoyendo las implicaciones del Cambio Climático. La Bolsa, como otras instituciones, no puede seguir mirando para otro lado. Hace ahora diez años (10) escribía que el cambio climático cotiza en la Bolsa desde hace algún tiempo, aunque no se perciba en el trasiego normal de las operaciones. El sector del petróleo y el gas es el "más sensible" a los riesgos asociados al cambio climático, según un estudio elaborado por la consultora KPMG, que también sitúa en 'zona de peligro' a la aviación, la sanidad, el turismo, el transporte y los servicios financieros. De los 18 sectores analizados en el informe --denominado 'Climate Changes Your Business'--, en el lado opuesto de la clasificación se encuentran las telecomunicaciones, la alimentación y el sector químico, calificados como "los menos sensibles". En el punto intermedio de la tabla aparecen el sector industrial, el farmacéutico, el de automoción, seguros, materiales de construcción, comercio minorista, minería y metalurgia, servicios públicos y construcción inmobiliarios. Ha llegado el momento, por tanto, de analizar con detenimiento este fenómeno, porque más pronto que tarde se instalará en las mesas de operaciones de las principales gestoras de fondos del mundo.

Escribíamos entonces, que según el director del área de Responsabilidad Social Corporativa de KPMG, José Luis Blasco, a la hora de analizar los sectores empresariales “hemos observado grandes diferencias entre ellos atendiendo a los riesgos asociados al cambio climático y su grado de preparación para abordarlos”.

De este modo, el sector del petróleo y gas, a pesar de encontrarse en “la mayor” situación de riesgo es, de entre todos los analizados, el que está “mejor preparado” para afrontar la crisis. Por el contrario, el sector del transporte es un sector de “menor riesgo” pero con el “peor” grado de preparación de entre todos los 18.

De cualquier manera, el estudio alerta sobre el hecho de que todos los sectores analizados “subestiman” el alcance total del riesgo que conlleva el cambio climático. “Pongamos el caso del sector alimentación y bebidas. Se supone que es un sector de bajo riesgo y, sin embargo, algunos acontecimientos recientes han puesto de manifiesto que este sector es altamente vulnerable a determinados riesgos asociados al cambio climático, como el aumento de los costes de los productos agrícolas”, explica Blasco.

Por otro lado, Blasco destaca que, a la hora de informar sobre los riesgos, “resulta sorprendente ver cómo las empresas parecen pasar por alto determinados riesgos derivados del cambio climático, aún cuando disponen de técnicas de gestión sólidamente implantadas para abordar otro tipo de riesgos”.

“Algunos riesgos se están materializando ya, con independencia del grado actual del cambio climático”, alerta el experto. “Las empresas deben tratar de ampliar su conocimiento sobre cómo afectan dichos riesgos a sus negocios y deben mitigarlos en consecuencia”, asevera.

A modo de conclusión, Blasco se muestra convencido de que las empresas que mejor conozcan los riesgos asociados al cambio climático a los que se enfrentan “se encontrarán mejor posicionados para gestionarlos, al tiempo que podrán aprovechar la ventaja competitiva que conlleva tener un entendimiento más completo y adquirirlo anticipadamente”.

***

Y 10 años después: El cambio climático es una realidad, y poco a poco empresas y países dan pasos para reconocerla, mediante contribuciones para su estudio y/o soluciones para poder reducir su impacto. La última en mover ficha ha sido Deutsche AM, con el desarrollo de un enfoque innovador para la gestión del riesgo climático.

La firma ha contado con la ayuda de Four Twenty Seven, asesoría de inteligencia climática con sede en California. Ésta ha mapeado las ubicaciones físicas de más de un millón de instalaciones corporativas en todo el mundo y ha utilizado modelos con criterios científicos y climáticos para evaluar la probabilidad de que se vean afectadas por riesgos como olas de calor, inundaciones y ciclones.

Gracias a este estudio, el primero de sus características, la gestora podrá cuantificar la exposición a eventos catastróficos de empresas concretas. La intención es incluir la calificación de riesgo climático de una empresa dentro de nuevos productos de inversión, así como evaluar las implicaciones de los eventos climáticos para empresas concretas en sus carteras de inversión.

Metodología

Para efectuar una calificación, se procede a identificar y categorizar la ubicación, actividad, y sensibilidad del negocio y de las instalaciones ante los riesgos climáticos. Los modelos de ciencia climática se aplican además para evaluar la exposición geográfica a los riesgos climáticos. El impacto de éstos sobre los negocios se mide desde una triple perspectiva de operaciones, cadena de producción y riesgo de mercado. 

Desde la gestora ponen como ejemplo de la utilidad de este estudio que se podría aplicar para determinar cómo la subida del nivel del mar podría afectar las infraestructuras del petróleo y gas en zonas costeras y marinas, cómo las inundaciones podrían interrumpir las cadenas de suministro o de qué manera puede el calor extremo afectar a la productividad laboral en los sectores agrícola y de la construcción. En consecuencia, en Deutsche AM consideran que el desarrollo de esta iniciativa brinda una visión creíble de la vulnerabilidad de las empresas ante el cambio climático: “Factores como el aumento del nivel del mar, las sequías, las inundaciones y los ciclones plantean una amenaza inmediata y cuantificable para las carteras de inversión”.

Como aperitivo, los resultados del primer estudio reflejan que, aunque ningún lugar del mundo es inmune a los riesgos del cambio climático, Asia parece particularmente vulnerable. Concretamente, se ha detectado que cinco de cada seis personas que ocupan las zonas con mayor riesgo climático de todo el mundo viven en Asia, con 145 millones de personas en China que viven en tierras amenazadas por el aumento del nivel del mar.

“Creemos que la industria de las inversiones debe analizar anualmente los riesgos climáticos. Tenemos el deber de comprender las consecuencias que tendrían en las valoraciones y la rentabilidad de las inversiones”, señala Nicolas Moreau, responsable de Deutsche AM. 

La iniciativa de Deutsche AM se suma a otras propuestas vistas a lo largo del último año. Un ejemplo destacado ha sido el desarrollo por parte de Morningstar de un nuevo rating de sostenibilidad y una familia de índices sostenibles. Más recientemente, Schroders lanzó la herramienta Climate Progress Dashboard, que ofrece a los inversores una perspectiva única sobre los progresos que los diferentes gobiernos y sectores están llevando a cabo de cara a cumplir el objetivo de limitar el aumento de la temperatura a 2°C y lograr la transición hacia una economía global con bajas emisiones de carbono.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+