image

Los débiles datos de la Eurozona y los mayores rendimientos de EE.UU. impulsan al dólar

por Ebury Hace 4 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Otra caída en el PMI de actividad económica golpeó al euro y arrastró a todas las demás monedas europeas, las cuales perdieron entre un 0,8% y un 1,5% durante la semana. La libra tuvo un desempeño particularmente pobre, ya que la Unión Europea rechazó el intento de la primera ministra May de obtener concesiones adicionales a su acuerdo de Brexit después de cancelar la votación parlamentaria que, seguramente, habría perdido.

Todos los ojos están ahora puestos en la reunión de la Reserva Federal de esta semana. Se espera, en general, que el FOMC aumente los tipos pero la clave estará en ver la trayectoria que se espera para las alzas de 2019 que, posiblemente, se revise a la baja. Los titulares políticos sobre el Brexit y el conflicto comercial entre Estados Unidos y China también deberían aumentar la volatilidad de las divisas.

EUR

Hubo varios avances en Italia, donde el Gobierno propuso un nuevo y revisado objetivo de déficit, del 2% del PIB, que, creemos, está bastante cerca de un nivel aceptable para la Comisión Europea. Estas noticias, sin embargo, se vieron empañadas por la nueva caída en los indicadores PMI de actividad económica. Gran parte de esta caída se debió al surgimiento de los “chalecos amarillos” en Francia, problema que parece estar disminuyendo, pero que muestra unas cifras preocupantes, por lo que merecerá una gran atención en las próximas semanas. El BCE también parece estar preocupado, declarando, en su reunión de diciembre, que los riesgos se han movido a la baja. No vemos ninguna posibilidad de subidas de tipos en el tercer trimestre de 2019 por parte del BCE y estamos retrasando nuestro pronóstico hasta diciembre de 2019. 

Por el momento, sin embargo, mantenemos nuestras previsiones para el euro mientras esperamos nuevas cifras de inflación y el PMI de enero.

GBP

La volatilidad y la incertidumbre continúan siendo altas para la libra a medida que avanzamos en la recta final del año. La cancelación de la votación en el Parlamento, el pasado martes, y la negativa de la Unión Europea para renegociar ciertos puntos sustanciales perjudicaron comprensiblemente a la libra, cuyo rendimiento fue peor al de todas las divisas del G10, excepto el de la corona noruega. La gravedad de la situación se ve subrayada por la decisión de la Comisión Europea de seguir adelante con los preparativos para un Brexit sin acuerdo. Paradójicamente, el fracaso de May aumenta la posibilidad de llevar a cabo un ejercicio de última hora en el que el Brexit se posponga más allá de la fecha límite del 29 de marzo, tal vez abriendo la puerta a un nuevo referéndum.

USD

La fuerte inflación y los datos de ventas minoristas publicados en EEUU parecen confirmar que no habrá una recesión en EEUU en el futuro inmediato y, probablemente, sellaron el trato para un alza en la reunión del FOMC de esta semana. Esperamos que la previsión de la Fed para sus propias decisiones políticas sea modificada significativamente, en línea con las declaraciones de sus miembros. La previsión mediana para 2019 debería caer de tres alzas a una. Si bien los mercados se han enfocado completamente en tal movimiento, no estamos seguros de que los inversores y economistas lo hayan hecho, lo que abre la puerta a un potencial de venta de dólares, si nuestras opiniones resultan ser correctas.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+