image

Los 6 errores más grandes que los inversores normales cometen (Parte I)

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

En muchas áreas de la vida, a menudo somos nuestros peores enemigos. El reino de las finanzas personales no es diferente. 

¿Cuál es la mayor amenaza para lograr la independencia financiera? 

Desafortunadamente, es tu propio cerebro. 

Puede invertir en todas las cosas correctas, minimizar los aranceles e impuestos, e incluso diversificar sus tenencias. Pero si no dominas tu propia psicología, todavía es posible caer víctima del auto-sabotaje financiero. 

La infografía de hoy es de Tony Robbins, y usa datos y puntos de conversación de su libro número 1 de libros más vendidos, "Invencible: su libro de apuestas sobre la libertad financiera", Posteriormente publicamos entre hoy y mañana, los seis errores más comunes que comenten los inversores, y cómo solucionarlos. Hoy analizaremos los tres primeros:

Imagen

El gráfico se basa en un capítulo del libro que revela las limitaciones psicológicas claves del cerebro humano. Resulta que estos instintos de supervivencia falibles han sido incorporados a nuestros cerebros durante millones de años, y se vuelven muy molestos cuando intentamos tomar decisiones financieras racionales. 

Para superar estos instintos, los inversores deben adoptar sistemas, reglas y procedimientos simples que puedan garantizar que las decisiones sobre el dinero que tomamos estén en nuestro mejor interés a largo plazo. 

SEIS ESCOLLOS PSICOLÓGICOS A EVITAR 

Recuerde estos seis escollos, y cómo contrarrestarlos, y podrá evitar los errores más grandes que los inversores cometen con frecuencia. 

ERROR # 1: Buscando la confirmación de tus propias creencias. 

Tu cerebro está conectado para buscar y creer información que valida tus creencias existentes. Nuestras mentes aman la "prueba" de lo inteligentes y correctos que somos. 

Los medios de noticias (MSNBC, Fox News, etc.) tienden a favorecer un punto de vista 

Google y Facebook filtran nuestros resultados de búsqueda 

Los rumores sin fundamento pueden correr sin control, siempre que refuercen los puntos de vista existentes 

Esto puede ser excepcionalmente perjudicial en la inversión. 

Convencerse de que una acción o estrategia en particular es correcta, sin tener en cuenta pruebas contradictorias, puede ser el clavo en el ataúd de la libertad financiera. 

La solución: Bienvenidas opiniones que contradicen las tuyas. 

Los mejores inversores saben que son vulnerables al sesgo de confirmación, y hacen preguntas activamente y buscan opiniones calificadas que no estén de acuerdo con las suyas. 

Ray Dalio, por ejemplo, busca el detractor más inteligente de su idea, y luego trata de descubrir su razonamiento completo detrás de su opinión contraria. 

ERROR # 2: Combinar sucesos recientes con tendencias actuales. 

Uno de los errores de inversión más comunes, y peligrosos, es creer que la tendencia actual continuará. 

En psicología, esto se conoce como sesgo de actualidad, o poner más peso en los eventos recientes al evaluar las probabilidades de que algo suceda en el futuro. 

Por ejemplo, un inversor podría pensar que debido a que una acción ha tenido una buena evolución recientemente, también lo hará en el futuro. 

La solución: re-equilibre. 

La mejor manera de evitar esta toma de decisiones impulsiva y defectuosa es comprometerse con las asignaciones de cartera (es decir, 60% acciones, 40% bonos) por adelantado, y luego volver a equilibrar de forma regular. 

ERROR # 3: Exceso de seguridad 

Las personas muy exitosas e impulsivas a menudo asumen que serán tan buenas para invertir como lo son en otros aspectos de su vida. Sin embargo, este exceso de confianza es un sesgo cognitivo común: constantemente sobreestimamos nuestras habilidades, nuestro conocimiento y nuestras perspectivas futuras. 

La solución: sea real y honesto. Al admitir que no tiene una ventaja especial, se otorga una ventaja enorme, y vencerá a los inversores que se muestran confiados y que se engañan creyendo que pueden superar al mercado. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+