image

Bienvenido al mundo de la improbabilidad altamente probable

por Carlos Montero Hace 2 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

En los mercados financieros, probablemente de forma más notable que en otros escenarios, existe la tendencia a desarrollar modelos predictivos en base a los escenarios más probables, para posteriormente tomar decisiones operativas en función de esos modelos. Unos modelos que raramente toman en consideraciones los sucesos más improbables, cuyo efecto en los mercados serían los contrarios precisamente a los que están prediciendo. Seguramente han oído hablar de los “cisnes negros”, que son precisamente eso, los acontecimientos que el mercado no prevé y cuyo efecto en los mercados sería relevante.

Este pasado fin de semana leí un interesante artículo publicado por Felix Salmon en el que se habla sobre “la improbabilidad altamente probable”. Les resumiré lo más interesante:

Los eventos altamente improbables están a nuestro alrededor. Estos pueden darse en competiciones deportivas extremadamente emocionantes. Por ejemplo, después de ejecutar 10.000 simulaciones, un equipo de 18 analistas del gigante bancario UBS determinó que Alemania, con un 91% de probabilidades pasaría a la ronda de dieciseisavos de final, y que era de lejos, el país que con más probabilidad ganaría la Copa del Mundo. Sin embargo, Alemania no pasó de la fase de grupos.

Al mismo tiempo, en las primarias de mitad de mandato de junio, la política neófita de 28 años Alexandria Ocasio-Cortez destronó espectacularmente a Joseph Crowley, el poderoso congresista que presidió no solo el Partido Demócrata del Condado de Queens, sino también el Caucus Demócrata de la Cámara. Su aplastante victoria fue una consecuencia directa de otro resultado altamente improbable: la elección de 2016 de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Las elecciones de Trump se produjeron a raíz de un malestar electoral larvado, al igual que sucedió con el Brexit.

A los seres humanos les encanta leer el significado en lo inesperado y lo improbable, incluso donde no lo hay. Cuando Alemania no logra pasar de la fase de grupos de la Copa del Mundo, los expertos dicen que resultó ser un equipo más débil de lo que nadie pensaba; cuando Ocasio-Cortez vence a Crowley, decimos que se debe a que dirigió una poderosa campaña a las bases que en gran parte era invisible para la élite de los medios. Cuando Trump fue elegido presidente o cuando Gran Bretaña votó a favor de abandonar la UE se debe a… (inserte cualquiera de las mil explicaciones que se han dado).

Ninguno de estos argumentos son incorrectos, simplemente tienden a pasar por alto el simple hecho de que a veces ocurren sucesos improbables, y que por cada evento improbable que ocurre hay docenas que no suceden.

En ciertos contextos artificiales, la frecuencia de eventos improbables puede incluso cuantificarse: si juegas al backgammon o al juego de dados.

En el mundo real, las probabilidades tienden a ser bayesianas en lugar de frecuentistas, lo que significa que su improbabilidad no es algo que pueda medirse empíricamente, sino que es más bien una función de la evidencia disponible y de la dirección que señala la evidencia. No se puede medir la probabilidad de resultados en la Copa del Mundo o una elección volviendo a ejecutar el mismo experimento miles de veces, ya que estos son eventos que se juegan solo una vez.

En muchos sentidos, el evento realmente improbable de las últimas décadas fue la manera en la que gran parte del mundo ha experimentado estabilidad y previsibilidad. ¿Cuál fue la probabilidad de que, colectivamente, pudiéramos haber creado una cantidad sin precedentes de riqueza, salud y prosperidad? El difunto Hans Rosling sorprendió al público de todo el mundo al mostrarles los enormes logros que la humanidad ha logrado; los economistas tienden a trabajar asumiendo que casi todas las economías crecerán casi todos los años, y que los raros períodos de contracción o recesión son anomalías que generalmente pueden atribuirse a una política gubernamental equivocada. La suposición de crecimiento es generalmente cierta hoy en día, pero habría sido hilarantemente falsa durante la mayor parte de la historia humana. El crecimiento económico constante y compuesto es un fenómeno relativamente nuevo,

Sin embargo, algo está cambiando. Las nuevas corrientes políticas que se están instalando en países desde China hasta Hungría y México, por no mencionar a EE.UU., están explícitamente diseñadas para cambiar el viejo sistema y reemplazarlo por algo radicalmente diferente. El desorden y la imprevisibilidad solían ser el resultado de errores políticos y errores de cálculo; cada vez más, son el resultado deseado de los líderes políticos, con Donald Trump alegremente jugando el papel de mono en jefe.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+