image

Un brusco despertar para los inversores

Dan Ivascyn, Andrew Balls, Joachim Fels, PIMCO
por CapitalBolsa Hace 4 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

PIMCO, una de las gestoras de renta fija líderes del mundo, cree que la economía mundial y los mercados financieros se adentrarán, en los años venideros, en una nueva fase en la que podrían darse cambios radicales. En su reciente informe de Perspectivas Seculares presentado hoy en Madrid, que recoge las perspectivas de la gestora a largo plazo para los próximos tres a cinco años, los expertos de PIMCO advierten del posible riesgo de un «brusco despertar» para aquellos inversores que aun esperan que persista el largo periodo de volatilidad reducida y valoraciones elevadas registrado desde la crisis financiera mundial. Los autores de las Perspectivas Seculares, Dan Ivascyn, CIO del Grupo, Andrew Balls, director de inversiones en renta fija mundial, y Joachim Fels, asesor económico mundial, afirman que la década transcurrida desde el inicio de la crisis financiera se ha caracterizado por una represión financiera derivada de la regulación y el papel protagonista de los bancos centrales. A esto se ha sumado una política fiscal sumamente restrictiva, unos datos débiles de productividad y de crecimiento real de los salarios, baja inflación, una gran libertad de comercio y flujos de capital, y una reducida volatilidad macroeconómica sumada a fluctuaciones en los mercados poco significativas. Sin embargo, al mismo tiempo los niveles de deuda han seguido aumentando en todo el mundo.

Cinco jarros de agua fría

Para los autores, el contexto está ya cambiando profundamente, e incluyen el repliegue de los bancos centrales y las políticas fiscales expansivas, cambia la interrelación entre la política monetaria y la política fiscal, el debate sobre una mayor regulación pasa del sector financiero al tecnológico, y el nacionalismo económico y el proteccionismo siguen ganando enteros. Pero de cara al medio-largo plazo, PIMCO destaca cinco potenciales factores que pueden irrumpir con brusquedad en el paisaje macro, y que afectarán directamente a los inversores. Estos son sus “cinco jarros de agua fría”:

  1. Vuelta a una recesión. El escenario principal de PIMCO para los próximos tres a cinco años incluye una probable recesión en EE. UU., que también podría afectar a buena parte de la economía mundial.
  2. Aumento de la productividad. No es nuestro escenario base, pero puede haber un aumento de la productividad por las nuevas tecnologías. A largo plazo es bueno pero a corto hay que tener cuidado con tres factores clave:
    • Posible aumento del paro
    • Empresas que se vean en dificultades con la llegada de las nuevas tecnologías
    • Aumento de los tipos reales
  3. Temeridades fiscales. Aumentar la deuda pública cuando los bancos centrales están intentado salir de la política acomodaticia puede implicar:
    • Mayores primas en los tipos a largo plazo
    • Curvas de tipos más empinadas
  4. La trampa de Tucídides. El entorno geopolítico puede ser otra fuente de cambios bruscos. Esta metáfora hace referencia al escenario en el que una potencia nueva reta a otra ya establecida, ocasionando un conflicto (Atenas contra Esparta o, en la actualidad, China contra EE. UU.). Los catalizadores del conflicto serían comercio, propiedad intelectual o defensa.
  5. Populismo radicalizado. La posibilidad de una fuerte reacción populista es ahora más extrema que lo contemplado hasta ahora, especialmente si se alcanza un escenario de recesión. Algunas formas que podría tomar este giro populista son: redistribución de la riqueza a gran escala a través de más impuestos, proteccionismo agresivo, nacionalización de industrias clave o menor independencia de los bancos centrales.

Recesión en EE.UU.: escenario probable

El escenario principal de las Perspectivas seculares de PIMCO contempla una posible recesión en Estados Unidos, derivada de varios factores desencadenantes entre los que destacan el efecto cada vez menor de la reforma fiscal estadounidense y el riesgo de sobrecalentamiento económico, con una tasa de desempleo inferior al 4%, lo que podría llevar a la Reserva Federal a adoptar medidas más contundentes si aumentan las presiones inflacionistas. Según PIMCO, dicha recesión sería , en comparación con las recesiones de posguerra habituales:

  • menos profunda, porque de momento no hay indicios de un exceso de inversión o de consumo ni por parte de las empresas ni de las familias, y el sector financiero parece más estable que en ciclos anteriores;
  • más larga, porque los tipos de interés relativamente bajos, los abultados balances de los bancos centrales y el elevado déficit presupuestario (en EE. UU.) limitan el margen para aplicar medidas defensivas frente a una recesión. Además, una recesión podría traer consigo un mayor proteccionismo y una oleada de devaluaciones monetarias;
  • de mayor riesgo, debido a tres razones principales: las expectativas de inflación se hallan ya en cotas muy bajas en la actualidad; reaparecería la debilidad estructural de la zona euro; y existe un peligro latente de populismo.

Nuevo Neutral sigue siendo el telón de fondo. Repercusiones para los inversores.

A pesar de este escenario macro, PIMCO sigue considerando una referencia útil el concepto de «Nuevo Neutral». Según este término acuñado por la firma en 2014, los bajos tipos de interés de equilibrio actúan como ancla de los mercados mundiales de renta fija. En general, a pesar de la mayor volatilidad del mercado prevista, los mercados de renta fija probablemente se mantendrán dentro de una horquilla determinada.

Ahora bien, los inversores deberían prepararse ante un entorno más difícil y posicionarse para poder aprovechar las oportunidades que surjan de la mayor inestabilidad de los mercados.

Entre las principales repercusiones para la inversión destacan:

  • Volatilidad: el aumento previsto de la volatilidad reduce en general el atractivo de las posiciones en corto en esta estrategia.
  • Primas de riesgo: la vuelta a unas mayores primas de plazo y diferenciales de riesgo, y a unas curvas de tipos en general más pronunciadas, aumenta el atractivo del corto plazo.
  • Deuda pública de EE. UU. protegida contra la inflación (TIPS), materias primas y activos reales: estas inversiones constituyen una cobertura barata frente a posibles sorpresas de la inflación.
  • Deuda corporativa: PIMCO apuesta por un planteamiento más selectivo en la deuda corporativa y por una reducción del riesgo de crédito, con énfasis en exposiciones a corto plazo y posiciones sólidas con pocas probabilidades de impago.
  • Divisas: en general, el dólar estadounidense parece mantener un buen equilibrio con respecto a las demás divisas del G10, ya que el mercado presenta pocos desajustes en materia de valoraciones.
  • Mercados emergentes: sigue habiendo buenas oportunidades en todos los países y sectores. Los riesgos específicos de cada país y las subidas previstas de los tipos de interés estadounidenses, la evolución del dólar estadounidense y la consiguiente incertidumbre económica siguen cobrando importancia en el proceso de selección.
  • Países periféricos de la zona euro: PIMCO sigue siendo prudente con respecto a la renta fija de los países periféricos de la zona euro, ante la probabilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) retire su respaldo. En general, PIMCO se centra especialmente en inversiones que ofrecen un sólido perfil de riesgo y rentabilidad, y que no dependen excesivamente del apoyo del banco central.

Original La Carta de la Bolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+