image

¿Qué esperar de la reunión del BCE esta semana?

por Ebury Hace 4 mess
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

La reunión de este jueves del Banco Central Europeo en Riga, Letonia, se perfila como una de las reuniones clave, con una creciente expectativa en torno a si los legisladores podrían comenzar las discusiones sobre cuándo finalizar el programa de flexibilización cuantitativa del banco.

Un informe emitido por Bloomberg a principios de este mes afirmó que el BCE tendría una “discusión en vivo” sobre una posible retirada del QE durante la reunión de esta semana. Uno de los principales legisladores del BCE, Peter Praet, pareció apoyar esta posición y afirmó que el banco central debería evaluar si se han realizado suficientes progresos para garantizar un “desarrollo gradual de las compras netas”. Praet también adoptó una visión optimista sobre la economía de la zona euro afirmando que los salarios más altos abrirían paso hacia precios más altos.

La reciente especulación sobre un inminente anuncio en este sentido se debe a las cifras de inflación, mucho mejores de lo esperado en mayo, lo que rompió la tendencia de las decepcionantes noticias económicas de la zona euro. La inflación saltó al 1,9% desde el 1,2% registrado el mes anterior, su nivel más alto en poco más de un año (Figura 1). Los precios al consumidor, uno de los datos económicos más importantes para decidir sobre política por parte del BCE, también mejoraron, aunque aún se mantienen estancados en sólo el 1,1%. Esto todavía está muy por debajo del objetivo del banco central de “cerca pero por debajo del 2%”.

Figura 1: Tasa de inflación Eurozona (2013-2018)

Imagen

Creemos que hay más incertidumbre de lo habitual en torno a la reunión de esta semana. Si bien la mejora en la dinámica de la inflación podría provocar una discusión sobre una posible retirada del QE, está lejos de garantizar que cualquier estrategia de retirada se anuncie durante la conferencia de Mario Draghi. Tampoco está claro para nosotros qué reacción tendrá el Consejo sobre la agitación política causada por el nuevo gobierno populista italiano, así como la desaceleración general de los datos económicos de la zona euro.

La formación del gobierno de coalición en Italia ha disipado las preocupaciones de que el país pueda encaminarse hacia unas elecciones anticipadas en otoño. Los inversores, sin embargo, siguen preocupados por los planes del primer ministro, Giuseppe Conte, de recortar los impuestos y aumentar el gasto público, dada la posición fiscal ya precaria del país. La relación entre deuda y PIB de Italia ha estado por encima del 130% en los últimos años, una de las más altas del mundo. Los mercados financieros en Italia también siguen siendo frágiles después de la crisis política.

Los últimos datos de crecimiento de la zona euro también han sido suaves. Los PMIs de actividad comercial han seguido incumpliendo las expectativas, mientras que el crecimiento general en el primer trimestre cayó a su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2016. Esto se ha reflejado en la medida de Citi para las expectativas económicas de la Eurozona, las cuales se han mantenido en territorio negativo y alrededor de su nivel más bajo desde 2009 (Figura 2).

Figura 2: Índice Expectativa Económica en la Eurozona de Citi (2016-2018)

Imagen

Creemos que las preocupaciones en cuanto a los débiles datos junto con la debilidad en el mercado financiero italiano son suficientes para retrasar el anuncio del fin de la expansión cuantitativa para este año, probablemente hasta la reunión de julio.

Todavía creemos que, con la inflación subyacente todavía muy por debajo del objetivo, aún es posible una extensión de tres meses más de las compras de activos por parte del banco hasta diciembre. Incluso en el caso de que el BCE sugiriese que su programa de compra de activos podría llegar a su fin, no esperaríamos más que un rebote a corto plazo bastante modesto en el euro. En reuniones recientes, el BCE continuó enfatizando que cualquier aumento en los tipos de interés, lo que sigue siendo clave para los movimientos del mercado de divisas, está muy lejos. Los mercados de futuros actualmente no están valorando un aumento en los tipos del banco hasta mediados de 2019 que, en esta etapa, parece ser el primer punto en el que podríamos ver tipos más altos del BCE.

En un marco de tiempo más amplio, sin embargo, el fuerte rebote en los datos de inflación que vimos en mayo proporciona la primera evidencia tentativa de una tendencia alcista en este indicador económico crítico, así como que el repunte del dólar estadounidense frente al euro está llegando a su fin.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+