image

Ebury prevé una suave presión de las principales divisas Latam frente al dólar en 2018

por Ebury Hace 1 año
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

PESO MEXICANO

Ebury prevé una depreciación del peso mexicano frente al dólar estadounidense en 2018. En concreto, ve su cotización en la cota de 19,25 a finales del segundo trimestre para acabar el año en el nivel de 19,75. El mismo comportamiento tendría la divisa mexicana frente al euro, que pasaría de un cruce de 22,70 en el segundo trimestre a terminar el año en 22,90.

Ebury asegura que la incertidumbre actual que rodea el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las relaciones con EEUU y las próximas elecciones internas suponen cierto riesgo para las perspectivas del peso, si bien otro aumento de los tipos de interés por parte del Banco Central de México y el alto nivel de los tipos de interés reales deberían compensar parte de esta presión a la baja.

El peso mexicano, recuerda Ebury, ha sido durante 2017 una de las monedas de mercados emergentes más volátiles del mundo. Tras unos impresionantes primeros nueve meses del año, la moneda volvió a su nivel más bajo desde marzo a finales de diciembre. En solo tres meses perdió el 12% de su valor. 

El REAL BRASILEÑO

Para el real brasileño, Ebury vaticina en 2018 cierta estabilidad frente al dólar estadounidense, aunque justo por debajo de los niveles actuales. “En nuestra opinión, esto aseguraría una apreciación modesta de la divisa frente al euro y una apreciación gradual frente a la libra esterlina”. En concreto, Ebury ve el cruce dólar/real brasileño en la cota de los 3,40 durante todo el ejercicio, mientras que respecto al euro se apreciaría desde el nivel de 4,00 a 3,95 a finales de año.

La moneda brasileña fluctuó dentro de un margen relativamente estrecho en 2017 en comparación con los dos años anteriores, aunque ha seguido siendo una de las principales divisas más volátiles del mundo. El Real se recuperó hasta su posición más fuerte en seis meses a principios de septiembre, aunque desde entonces ha vuelto a perder terrero y fluctuó dentro de un rango de 3,20 – 3,30 en los últimos tres meses.

Ebury cree que, si bien la actual turbulencia política en Brasil sigue presentando un riesgo negativo bastante significativo para la moneda en el corto plazo, las condiciones económicas están mejorando gradualmente y el alto nivel de los tipos de interés reales junto con las grandes reservas de divisas deberían continuar brindando respaldo al peso brasileño.

PESO CHILENO

Ebury ve al peso chileno bajo presión frente al dólar estadounidense este año. No obstante, la perspectiva de una mayor recuperación en los precios del cobre debería significar que su depreciación será gradual. En este sentido, la empresa especializada en intercambio de divisas ve el cruce dólar/peso chileno en el nivel de los 615 en el segundo trimestre, para depreciarse hasta los 630 a finales de año. Con respecto al euro seguiría una tónica muy similar, pasando de la cota de 725 en el segundo trimestre hasta los 730 al cierre del ejercicio. 

PESO COLOMBIANO

Ebury pronostica una depreciación del peso colombiano frente al dólar estadounidense en 2018, aunque espera que su declive sea relativamente gradual, devolviendo a la moneda a niveles de mediados de 2017 para finales del próximo año. Esto, en su opinión, aseguraría también una depreciación de la moneda frente al euro. En concreto, Ebury ve al peso cambiándose al nivel de 2935 en el segundo trimestre para alcanzar la cota de los 3000 a finales de año. En el caso del euro, pasaría a cambiarse en el rango de 3465-3480 entre el segundo trimestre y finales de 2018. 

SOL PERUANO

El sol peruano (PEN) se ha mantenido dentro de un estrecho rango frente al dólar estadounidense desde febrero de 2017 y el Banco Central interviene regularmente en el mercado de divisas para evitar una apreciación significativa de la moneda. Estas intervenciones han tenido un gran éxito y el sol se ha mantenido dentro de su reciente rango de 3,20 – 3,30 frente al USD durante todo el año pasado. Ebury considera que tanto el repunte de la actividad económica en el país y los mayores precios del cobre continuarán aliviando la presión a la baja sobre el sol, aunque ve su cotización frente al dólar este año en el extremo superior del rango de 3,20 – 3,30 este año.  En su cruce con el euro, ese rango quedaría establecido en 3,90-3,85. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+