image

¿Qué son los depósitos en especie?

Ante la baja remuneración de los depósitos, los bancos han empezado a ofrecer depósitos en especie.
por Depósitos a plazo fijo Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

ImagenUno de los reclamos publicitarios más conocidos utilizados por los bancos es el hecho de ofrecer algún tipo de regalo a cambio de la contratación de un producto financiero, ya se trate de abrir una cuenta corriente, contratar un depósito o cualesquiera otras operaciones de vinculación. A estos regalos se los conoce como remuneración en especie.

Debido a la pronunciada bajada de los tipos de interés de los depósitos, algunos bancos han recuperado esta práctica tan habitual del pasado y han comenzado a ofrecer depósitos en especie. Después de todo, aunque el regalo en cuestión no tenga un elevado coste económico, la percepción de su valor suele ser mayor que la de un reducido tipo de interés.

¿Cómo se ofrece la remuneración en especie en los depósitos?

Debido a que el regalo en cuestión tiene un valor fijo que no puede ser alterado, los depósitos en especie se ofrecen bajo una serie de condiciones específicas. Concretamente, suelen exigir el compromiso de mantener el depósito durante toda la vigencia del mismo. Además, dicho depósito deberá realizarse por un importe mínimo pre-establecido. En caso de que la imposición a plazo sea cancelada antes de tiempo, lo más habitual es que se cargue cierta penalización equivalente al valor del regalo en cuestión.

Conviene tener esto muy presente. Es decir, por lo general estos depósitos no permiten cancelación alguna y, en caso de hacerlo, la solución no implica la restitución del regalo recibido, sino el pago de su coste. La TAE de los depósitos con retribución en especie

Antes de llevar a cabo la contratación de un depósito en especie, lo mejor es llevar cabo una comparativa de la TAE obtenida respecto a la de otros depósitos con remuneración en efectivo. Las entidades bancarias tienen la obligación de indicar el rendimiento económico equivalente en forma de TAE.

Lo cierto es que buena parte de los depósitos cuya remuneración tiene lugar mediante la entrega de regalos suelen ofrecer una rentabilidad dentro de la media o incluso por debajo del mercado. Es decir, la contratación de un depósito con remuneración en efectivo tiende a resultar más beneficiosa. Por supuesto, lo mejor siempre es llevar a cabo el correspondiente cálculo del rendimiento económico obtenido. Sólo así podremos salir de dudas.

¿Cuándo puede resultar interesante un depósito en especie?

Teniendo en cuenta que la remuneración real de estos depósitos suele ser inferior a la de aquellos que se remuneran en efectivo, cabría preguntarse si realmente vale la pena su contratación. Después de todo, siempre podremos comprarnos el producto con nuestro propio dinero.

La clave radica en que estos depósitos entregan el regalo al comiendo del contrato; esto es, cuando abrimos el depósito. Eso implica que, en realidad, estamos obteniendo la remuneración por anticipado en lugar de al vencimiento del contrato. Esta diferencia temporal supone un beneficio extra para el consumidor, dado que es como si hubiese obtenido el dinero antes y hubiese podido comprar el producto antes. En definitiva, los depósitos en especie resultan convenientes en el caso de depósitos a largo plazo; es decir, cuando podemos beneficiarnos de la entrega anticipada de la remuneración.

¿Cómo tributan los depósitos en especie?

El regalo que se nos proporciona constituye una remuneración en especie y, como tal, debe ser objeto de tributación en el IRPF. Después de todo, se trata de un rendimiento económico obtenido sobre el capital depositado en el banco en cuestión.

Para llevar a cabo el cálculo del rendimiento que debe declararse se ha de multiplicar por 1,2 el importe pagado por la entidad bancaria. Es decir, a aquella cantidad que nuestro banco nos indique como valor del regalo o producto añadírsele un 20%. La cifra resultante es la que deberá integrarse en la base imponible del ahorro.

¿Cuánto se paga de IRPF por los rendimientos en especie de los depósitos?

Estos rendimientos en especie cotizan de la misma manera que el resto de los importes consignados en la base del ahorro. En este año 2016, y tras la reducción de los tipos de IRPF, la cantidad a pagar se distribuye en 3 franjas:

  • Un 19% para los primeros 6.000 euros.

  • Un 21% a partir de 6.000 euros y hasta 50.000 euros

  • Un 23% desde los 50.000 euros en adelante.

Como es de suponer, la mayor parte de los particulares tributarán al 19% por los rendimientos obtenidos con sus depósitos o como consecuencia del ahorro.

Precaución con las retenciones

En el momento en que se nos entregue el regalo, el banco tiene la obligación de llevar a cabo una retención en nuestra cuenta por el equivalente al 19% del valor de la remuneración, tal y como la hemos calculado un poco antes en este artículo. Si bien, este tipo de retenciones no suelen suponer grandes cantidades, conviene ser previsores y tenerlo en cuenta para evitar quedarnos en descubierto y sufrir algún tipo de penalización por parte de nuestro banco. Después de todo, sería el colmo contratar un depósito y terminar con una rentabilidad negativa como consecuencia de la retención en cuenta.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+