image

"En los 20 últimos años, solo 24 días han sido causantes de la totalidad de las subidas en bolsa. Paciencia…"

por Moisés Romero Hace 3 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"¿No participó en el rally de comienzos de año? No se preocupe. Paciencia y espere nuevas oportunidades. Con frecuencia, los inicios del ejercicio se caracterizan por un frenesí especulativo especial, pura apuesta y trasiego de nuevos fondos acumulados al cierre del año anterior, vía fondos, seguros, pensiones, que entran de manera frenética en las acciones, porque tienen que cumplir unos coeficientes. Los clientes más jóvenes sufren una especie de síndrome de ansiedad por lo que han visto en estos primeros días, con tanta volatilidad, idas y vueltas de los índices y mucho fiesta, luces y champán, en determinados valores. Algunas acciones se han revalorizado en apenas unas semanas más de lo que van a subir en todo el ejercicio. Por eso, mucha calma y atención hasta que las aguas se serenen y el río de la Bolsa entre por cauce más sosegado. Más pronto que tarde lo veremos. Hace muchos años, más de cuarenta, uno de los mejores bolsistas de Bilbao hizo famosa una frase, que ha seguido viva con el paso del tiempo, y así seguirá: la Bolsa española tiene arrancadas de caballo y paradas de mula. Paciencia. Lo curioso es que no es ella sola la que dibuja tal comportamiento", me comentaba hace unos días el presidente de una gestora.

En los 20 últimos años, solo 24 días han sido causantes de la totalidad de las subidas en bolsa. Les pongo como ejemplo un ejercicio que realizó el analista Morgan Housel de Motley Fool.

Housel analizó los datos de la bolsa estadounidense desde 1900, estableciendo tres supuestos de inversión:

1. Betty: Desconoce todo sobre el mundo de la inversión, por lo que invierte cada mes desde 1900 1$ en acciones, independientemente de la situación económica, de si los mercados están sobrevalorados o no, de si llueve o hace calor…

2. Sue: Adicta a la inversión, invierte también 1 dólar en acciones todos los meses desde la misma fecha, pero intenta proteger el valor de su cartera saliendo del mercado cuando la economía está en recesión, y volviendo sólo después de que la economía oficialmente haya salido de ella.

3. Bill: Gestor de fondos con una operativa más dinámica. Invierte también 1$ al mes, pero para de invertir en acciones seis meses después de que la recesión haya comenzado, y sólo vuelve a entrar en bolsa seis meses después del fin de la recesión.

Después de 113 años de inversión, ¿quién ganó? Como vemos en el gráfico adjunto, los resultados de Betty son mucho mejores que los de Sue y Bill, que tienen resultados similares.

Imagen

Hay más si ha perdido repuntes en su trayectoria bursátil. Desde DWS lo ilustran con un sencillo gráfico. Tomemos como ejemplo un inversor que compra en abril de 2000. Era, como recuerda la gestora alemana, uno de los puntos más caros por valoración para la renta variable estadounidense hasta finales de 2007. Un momento terrible para comprar, ¿no? 

Imagen

Ciertamente así lo fue durante cinco largos años. La diferencia entre haber comprado en ese pico y hacerlo 12 meses después, tras la corrección, es una diferencia de rentabilidad del 6%; de estar en negativo a tener ganancias. ¿Y si se duplica el horizonte? Pues seguiría habiendo un margen amplio entre haber comprado caro o barato. Ahora bien, mantenerse hasta los 15 años prácticamente elimina esa brecha hasta apenas un 1% de rentabilidad anualizada de diferencia. 

¿Por qué ocurre esto? Según los expertos de DWS, solo a través de un ciclo de mercado podrá el inversor capturar la totalidad del risk premium de cada clase de activos en el momento de compra. 

Lacartadelabolsa.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+