image

Hay muchos inversores deseosos de unirse a la fiesta

por Carlos Montero Hace 8 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

“Este rally en las bolsas es el menos orgásmico de los últimos años”, me comentaba recientemente un inversor americano. ¿El motivo? Pues que la subida casi en vertical desde los mínimos de diciembre de Wall Street, ha imposibilitado que un gran número de inversores se aprovecharan de las alzas. “Todo el mundo esperaba un pull back para entrar al mercado. Lo esperamos en enero, lo esperamos en febrero, lo esperamos en marzo y seguimos esperándolo en abril. Ese retroceso no llega y la frustración aumenta. Todo el mundo tiene el miedo de comprar el último dólar”, añadía. 

Comprar el “último dólar” significa comprar justo antes de que empiece a caer el mercado. Es entendible ese miedo. El rally de la bolsa estadounidense, en Europa las subidas han sido claramente menores, ha sido uno de los más importante en los últimos años. Los niveles de sobrecompra son elevados, y todo el mundo cree que una corrección está cerca. También lo creían en enero, febrero, marzo... 

Bueno, no todo el mundo. El especialista en psicología del trading Brett Steenbarger cree que las bolsas seguirán subiendo en las próximas semanas. Estos son sus argumentos: 

En septiembre, observábamos una creciente debilidad en varios sectores y una línea de aumento/ descenso acumulativo que no podía alcanzar nuevos máximos a pesar de los nuevos máximos en los índices de gran capitalización. Eso me llevó a cuestionar las subidas. A la inversa, a principios de marzo eché un vistazo a lo que sucede después de un año que comenzó con meses con fuertes subidas consecutivas, y encontré una perspectiva sorprendentemente optimista. Un par de semanas más tarde, mi mirada de esa línea de aumento/descenso reforzó mi escenario alcista. Buen, pues esa línea ha seguido haciendo nuevos máximos. No hay signos de divergencias como ocurrió en el pico de 2018. Además, no estamos viendo ninguna expansión de nuevos mínimos a corto plazo, como ocurrió a finales del año pasado, que están en niveles bastante bajos, lo que históricamente ha conducido a rendimientos alcistas en los siguientes 20 días o más.  

Por lo general, si va a haber una debilidad significativa, vemos que algunos sectores lideran el camino hacia abajo, como lo hizo la vivienda en 2007. Esa debilidad simplemente no está presente en este momento. Más del 80% de todas las acciones de SPX cerraron por encima de sus promedios móviles de 3, 5, 10, 20, 50 y 100 días. Es una fortaleza subyacente importante. Desde 2006 solo hemos visto 23 eventos similares. De ellos 17 ocasiones las bolsas han sido alcistas en los próximos 20 a 50 días, mientras que únicamente en 6 ocasiones registraron signos negativos.  

Ya pensemos que las valoraciones están justificadas o no, o nos guste o no los pronósticos macroeconómicos, las acciones han encontrado una demanda significativa. Quizás esto no sea tan sorprendente en un mundo de tasas de interés bajas y un crecimiento moderado: las acciones de EE. UU. pueden ofrecer algunos de los pocos paraísos para el rendimiento y el crecimiento. También puede darse el caso de que el mercado de valores, que ha estado dispuesto a la administración actual de los EE. UU. desde las elecciones de 2016, muestre un comportamiento similar en caso de que aumenten las posibilidades de reelección. 
 
En cualquier caso, estamos viendo una fuerza subyacente importante y pocos signos de debilidad. Esto no significa que no se pueda producir una corrección en el corto plazo, pero lo probable es que si se produce ésta sirva para que muchos inversores se unan a la fiesta. 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+