image

"Las noticias, buenas y malas, se agotan en Bolsa antes de ser anunciadas…"

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Todo va tan rápido que las noticias se agotan, las buenas y las malas, antes de que se publiquen. No olviden que hay determinados actores en el mercado con capacidad extrasensorial para acertar el futuro inmeditato. Un estudio publicado hace tiempo en The Wall Street Journal demostró que las acciones de las empresas que habían sido opadashabían subido en los días previos en una relación del 90%. Ya saben, pero algunos, muchos, insisten en tocar lo imposible (para ellos). Los clientes que llegan a nuestro banco buscan dioses al modo de Warren Buffet, expertos que convierten el polvo de la calle en oro, especialistas que multiplican el dinero por mil o insiders que dicen conocer muy bien los entresijos de las compañías cotizadas, es decir, que disponen de información privilegiada. Nosotros negamos la mayor y decimos que los expertos, nosotros incluidos, los especialistas y los insiders son/somos tan tontos como los demás. Que nadie diga que es el más listo de la clase de la Bolsa. Salvo los muy, muy, muy insiders, la información es abundante. Tanto, que apenas sirve para algo. Tampoco hay instrumentos o gestoras milagrosas en el medio y largo plazo, que es el criterio básico a la hora de invertir en Bolsa. Huye de los consejos de los compañeros de carrera, amigos cercanos que trabajan en asuntos de Bolsa, vendedores y comerciales de productos financieros, timadores, fanfarrones y de los que dicen que se las saben todas. La Bolsa ha cambiado mucho, demasiado. La dispersión del negocio, que era el último elemento de análisis disponible, ha desaparecido, con el auge de las plataformas de negociación, además de la tradicional de Bolsas y Mercados. Ya no sabemos de dónde vienen los tiros ni quién tiene la metralleta en sus manos. Los brokers ciegos nos han introducido en las tinieblas..."", me dice el presidente de un banco de inversión, que me envía los siguientes enlaces:

Javier Benegas‏ @BenegasJ Antes había que publicar rápido el hecho. Ahora hay que publicar tan rápido que ni hay tiempo para que el hecho acontezca y menos tiempo aún para su corroboración

***

Los Insiders son igual de tontos que todos los demás. El historiador de mercado Jim Stack de Investech, afirma que las ventas de Insiders nunca han sido una señal operativa fiable, y para sostener esta afirmación realiza el siguiente repaso histórico:

- A finales de 1982, el Dow Jones se acercó al nivel de los 1.050 puntos, señal que había demostrado ser una importante barrera durante 17 años. La venta de Insiders alcanzó su mayor nivel en una década, lo que en teoría debería ser una señal bajista. El Dow Jones superó resistencias.

- Irónicamente, en el verano de 1987, los Insiders se habían convertido en compradores agresivos. De hecho, sus compras alcanzaron récord en octubre de 1987, una semana antes de la crisis del 87.

- Las ventas de Insider se dispararon en 1991, según el mercado de acciones sufría la recesión de 1990 y las ganancias corporativas languidecían. Todo el mundo estaba convencido que los Insiders, que deberían conocer las empresas donde trabajan mejor que nadie, estaban en lo cierto y que el mercado caería. Nada más lejos de la realidad, 1991 fue el primer año de una carrera alcista de 9 años, que produciría el período más largo sin una corrección del 10%.

- Las compas de Insider alcanzaron en mayo de 1999 un máximo de 8 años, justo antes del pico de la burbuja punto.com

En palabras del famoso analista Barry Ritholtz, los Insiders son igual de tontos que todos los demás.

***

 

"Recuerdo el titular de Antonio Iruzubieta en LACARTADELA BOLSA: Una realidad muy cruda. Una mayoría de inversores tiene que perder para que unos pocos puedan ganar. Entre otras cosas decía que existe un dicho en Wall Street en ocasiones recordado en este blog,“the markets try to deliver the maximum amount of punishment for the most investors possible”, que una vez más invita a la reflexión. Es sinónimo de una realidad del mercado muy cruda. Una mayoría de inversores tiene que perder para que unos pocos puedan ganar. Y José Luis Martínez ahondaba hace en el mismo esquema: realmente es que no tenemos la información estadística adecuada para enfrentarnos a una crisis global como la actual. Y eso que llevamos siete años de “rodaje”, aunque aún nos llevará mucho tiempo no sólo entenderla como también valorarla de forma adecuada..."

"Significa esto que se ha terminado el juego sucio. No. Un estudio reciente de la Universidad de Nueva York refleja que el 25% de todos los anuncios de fusiones y adquisiciones corporativas, mostraban un volumen de operaciones irregulares días antes de ser anunciadas, con un significativo aumento de opciones de compra sobre las compañías intervinientes. Este estudio, que demuestra claramente la existencia de información privilegiada, refuerza el estudio realizado el año pasado por Journal of Finance and Quantitative Analysis, que encontró un importante aumento en el volumen de operaciones de las acciones que tres días después iban a sufrir subidas o bajadas de recomendaciones por parte de analistas que mueven mercado. Estudios anteriores realizados diez o más años antes, mostraban situaciones similares, incluso porcentajes de juego sucio más altos. Se demuestra que hay jugadores en Bolsa con las cartas marcadas y que la obligación de los Reguladores es perseguirlos, aunque la tarea no es, precisamente, fácil salvo que te pillen con las manos en la masa. Legislar estas actuaciones es algo que se viene haciendo año tras año, pero el Mercado muestra lo que muestra, en este caso, sus debilidades..."


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+